21 octubre, 2021

1910: El Almirante negro y el abogado caro

Foto de Portal das Missões / NM

Nuevas Miradas

El colega periodista colombiano, Jairo Ruiz Clavijo, colaborador de Nuevas Miradas ha preparado crónicas cortas acerca de la historia de América Latina en el contexto del bicentenario de la independencia de varios países de América.

El propósito de estas croniquillas no es otro que rescatar la memoria de América Latina, contar la historia desde el punto de vista latinoamericano, de una raza trietnia que lleva en sus venas sangre indígena, europea y africana, hecho que muchos se niegan a aceptar por mas que las ondas de sus cabellos sean testimonio innegable de nuestra ascendencia negra.

Jairo Ruiz Clavijo

La Armada brasileña castiga con azotes sus marinos por la menor indisciplina. Casi todos exhiben espaldas y torsos flagelados y en la bahía de Guanabara se subleva la marinería: tres oficiales caen pasados a cuchillo, lucen pabellón rojo los navíos de guerra y un marinero raso es el nuevo jefe de la escuadra.

Joao Cándido, el Almirante negro despierta a Río de Janeiro con dos cañonazos y advierte desde la nave capitana: si no se prohíbe el azote, arrasará a Río sin dejar piedra sobre piedra; también exige una amnistía. Las bocas de los acorazados apuntan a los mas importantes edificios:

– Queremos respuesta y ya

La ciudad en pánico obedece, el Gobierno declara abolidos los castigos corporales en la Armada y dicta el perdón a los alzados.

Joao Cándido, se quita el pañuelo rojo del cuello y somete la espada. El Almirante vuele a ser marinero.

Pero Rui Barbosa, el abogado que hace 6 años se opuso a la vacuna, condena con toda severidad la violencia y la barbarie de la rebelión de los marineros, quienes no han plantado su demanda, como es debido, civilizadamente, por los medios constitucionales, utilizando los canales competentes dentro del marco de las normas jurídicas en vigencia.

Se aprueban nuevas leyes y los oficiales asesinan a los rebeldes recién amnistiados, muchos marineros mueren fusilados en alta mar, muchos mas sepultados vivos en las catacumbas de la Isa de las Cobras llamada la Isla de la Desesperación, donde les arrojan agua con cal cuando se quejan de sed.

El Almirante negro va a parar a un manicomio y Rui Barbosa cobra sus honorarios a la empresa Light and Power, que en el Brasil manda mas que Dios.

Fuente: Edmar Morel, A revolta da chivata, Río de Janeiro, Graal, 1979

La advertencia de la Marina a Lula por estatua en homenaje a João Cândido

Carlos Haag

En una parodia de la relatividad científica, el tiempo militar pasa más lentamente que el civil y un siglo puede no ser tanto tiempo cuando se trata de un tema delicado para las Fuerzas Armadas.

En 2008, al inaugurar en Río de Janeiro una estatua del marinero João Cândido (1880-1969), líder de la llamada “Revolta da Chibata” de 1910, el presidente Lula promulgó una ley de amnistía póstuma para el jefe de una rebelión y sus participantes. La Marina afirmó entonces “no reconocer heroísmo en las acciones de aquel movimiento” y que no “tiene por qué oponerse a la colocación de la estatua, siempre y cuando se tenga el cuidado de evitar inserciones ofensivas a la Fuerza y a las víctimas de los amotinados”. No fue la primera reacción negativa de los hombres de mar. “En la década de 1930, el periodista Aporelli, conocido como el Barón de Itararé, intentó publicar una crónica del suceso y fue miserablemente asaltado por oficiales de nuestra Marina de Guerra, que lo dejaron desnudo después de darle una paliza en una acera de Copacabana”, escribió Oswald de Andrade, para quien la rebelión y sus reivindicaciones tenían ecos del Acorazado Potemkim, film soviético de Eisenstein. En 1964, el periodista Edmar Morel fue cesanteado en sus derechos políticos por haber escrito en 1959 A revolta da chibata, actualmente un clásico, publicado nuevamente ahora por Editora Paz e Terra, por ocasión del centenario de la rebelión en 2010.

(Extracto del artículo El almirante negro y su acorazado plateado, en ocasión del centenario de la llamada “Revolta de Chibata”)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!