21 octubre, 2021

1909: José Santos Zelaya, las compañías EEUU, Cannon y Groce y el agresivo Philander Knox

José Santos Zelaya luego de haber salido de Nicaragua, recorre las calles de Nueva York. Henkel – Zelaya – W.G. Dempsey (LOC) (Photo credit: The Library of Congress)

Nuevas Miradas

El colega periodista colombiano, Jairo Ruiz Clavijo, colaborador de Nuevas Miradas ha preparado crónicas cortas acerca de la historia de América Latina en el contexto del bicentenario de la independencia de varios países de América.

El propósito de estas croniquillas no es otro que rescatar la memoria de América Latina, contar la historia desde el punto de vista latinoamericano, de una raza trietnia que lleva en sus venas sangre indígena, europea y africana, hecho que muchos se niegan a aceptar por mas que las ondas de sus cabellos sean testimonio innegable de nuestra ascendencia negra.

Jairo Ruiz Clavijo

Philander Knox, era secretario de Estado del gobierno de los Estados Unidos, abogado y accionista de la empresa The Rosario and Light Mines.

El presidente de Nicaragua, José Santos Zelaya, no trata con el debido respeto a la empresa y pretende que pague impuestos que jamás pagó, a la vez, la Iglesia que se la tiene jurada desde que Santos le expropió unas tierras, suspendió los diezmos y primicias y le profanó el sagrado sacramento del matrimonio con una ley del divorcio.

De modo que la iglesia aplaude cuando el gobierno de los Estados Unidos rompe relaciones con Nicaragua y envía unos cuantos marines que tumban al presidente Zelaya y ponen en su lugar al contador de la empresa The Rosario and Light Mines.

Nicaragua queda con una gigantesca deuda porque debe pagar una jugosa indemnización a Estados Unidos “por los daños morales causados por el expresidente Zelaya quien ofendió gravemente a las empresas norteamericanas cuando pretendió cobrarles impuestos”.

José Villareina, con mujer y tres hijos, minero de la empresa Rosario Mines, escarba oro en los socavones de Siuna, desde1952 para la empresa norteamericana.

A la 1:30 de la tarde se asoma por una de las chimeneas y un vagón de mineral le arranca la cabeza. Treinta y cinco minutos después, la empresa comunica al muerto que de conformidad con los artículos 18, 115 y119 del Código del Trabajo, queda despedido por incumplimiento de contrato.

Como Nicaragua no tiene con qué pagar, los bancos norteamericanos le prestan, pero como no tiene garantías, Philander Knox envía de nuevo a los marines que se apoderan de las aduanas, los bancos y el ferrocarril.

Fuente: Nicaragua: La revolución sandinista. Una crónica política 1855/1979, México, Era, 1982 y Estás en Nicaragua, Barcelona, Muchnik, 1985

La otra versión

https://www.elnuevodiario.com.ni/especiales/265183-ejecucion-cannon-groce-1909/

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!