21 octubre, 2021

“(…)No serán perfectos tiempos, (pero) sí más agradables para habitar en este Nicaragua(…)”

Niño con macho – Bocay Sergio Simpson / NM

Sergio Simpson

Habito en territorio con deficiencias para forjar la paz y el porvenir de la mayoría. Repetidas hostilidades sangrientas y lamentaciones porque acá destacan zozobra y pobreza.

Sinnúmero de adultos y jóvenes muestran desagrado, censuran la violencia como respuesta a las contradicciones políticas sociales y familiares, desprecian con enojo las limitaciones económicas.

Aun con el riesgo, una cantidad relevante de personas decide continuar su propósito de crear un sistema socialdemócrata, vivir en democracia para optimizar la existencia.

Forman parte del movimiento cívico apoyando a romper la tradición de matanza entre nicaragüenses, opuestos a continuar con gobiernos neocoloniales feudales en beneficio de minoría.

Muchos de quienes se han involucrado directa o indirectamente en la política nacional marcharon al exilio, no se sentían seguros. Otros se fueron buscando mejorar su estado financiero y/o realizar activismo.

Algunos se desligaron de los acontecimientos políticos y se aprestan a ocuparse de su vida, desilusionados por las relaciones humanas y no alcanzar inmediatos resultados.

La coexistencia en este ambiente socio político no es favorable. Empero, se vive esta gestación de asumir nuevas acciones personales que puedan superar la ignorancia y potenciar el conocimiento.

Algún día, quizá los habitantes nicas estarán en correspondencia con las bellezas naturales exuberantes y valiosas que han venido destruyendo, si acaso logran un cambio antes de la extinción.

De suceder la transformación, no serán perfectos tiempos, sí más agradables para habitar en este Nicaragua que ahora se encuentra condenado por el enraizado procedimiento arbitrario y destructor.

Un comentario en «“(…)No serán perfectos tiempos, (pero) sí más agradables para habitar en este Nicaragua(…)”»

  1. Todos deseamos una Nicaragua en paz. Los tuticuanti. Los cuánto tipo, pero a pesar de ello observo con serenidad al niño que con tremenda dignidad jala su caballo. Jalemos nosotros la carreta al por venir. Seamos optimistas. Ante los que unos ven la crisis con desesperación, otros con optimismo soñamos un bello por venir. Dios está ensima de todo, pedir y se OS dará. Amamos los unos a los otros. César no ha pasado el Rubacon.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!