31 julio, 2021

¿Cuántos años se requiere trabajar en Nicaragua para obtener el 70 por ciento de su salario como pensión?

Archivo / NM

Francisco Samper Blanco (*)

Un colega amigo llegó a mi casa de habitación para consultarme sobre su futura pensión de jubilado. Me preguntó, ¿cuántos años tendría que laborar para obtener una pensión equivalente al 70 por ciento de mi actual salario promedio mensual?

¿Y por qué el 70 por ciento? Pues bien, es el porcentaje máximo o “techo” que el trabajador puede recibir en concepto de su pensión vitalicia. Así lo establece el literal d) del artículo 85 del Reglamento de la Ley de Seguridad Social: “la tasa de reemplazo máxima es de 0.7”. O sea, si un trabajador devengaba un salario promedio mensual de C$15 mil córdobas puede aspirar a una pensión hasta de 10,500 córdobas.

Los financieros y actuarios denominan ese “techo” máximo como “tasa de reemplazo”. Y de forma sencilla la podemos definir como el porcentaje de ingresos en la jubilación respecto de los ingresos previos como trabajadores activos. Pero volvamos a la pregunta del amigo.

¿Cuántos años se requiere trabajar para obtener el 70 por ciento de su salario promedio mensual?

El decreto 06-2019, publicado en La Gaceta No. 21 del 1 de febrero de 2019 modificó la tasa de reemplazo consignada en el artículo 85 del Reglamento a la Ley de Seguridad Social. Antes de la reforma al reglamento, la tasa de reemplazo era del 80 por ciento cuando la remuneración base mensual era mayor que el doble del salario mínimo vigente y de 100 por ciento cuando la remuneración base mensual era menor que el doble del salario mínimo vigente.

El Decreto 06-2019 unificó la tasa de reemplazo y la ubicó en 70 por ciento. Aplicando los cálculos con la fórmula del artículo 85 del Reglamento, un trabajador tendría que cotizar 2,750 semanas, es decir laborar 52 años y 11 meses para logar obtener lo equivalente al 70 por ciento de su salario promedio mensual.  Mi amigo tiene aproximadamente 32 de años de estar cotizando, le faltan 20 años por delante.

Antes de la reforma el trabajador necesitaba cotizar 1,642 semanas, o sea, 31 años y 7 meses para lograr obtener el 70 por ciento de su salario promedio mensual.

Señalemos que algunos financieros y actuarios expresan que la tasa de rendimiento por el pago de las cotizaciones del trabajador y del empleador para el programa de Invalidez, Vejez y Muerte, IVM (las cuales son para financiar las pensiones de los jubilados) es muy alta, es decir, tienen un excesivo rendimiento.

Explico: se refiere a que los montos de las pensiones mensuales que reciben los jubilados a partir de su fecha de jubilación hasta el resto de su vida, son muchos mayores a los montos de las cotizaciones que pagan los trabajadores (7 por ciento de su salario) más el pago de las cotizaciones de los empleadores (de 12.5% a 13.5%). Y es muy cierto.

Sin embargo, debemos de aclarar que las pensiones de los jubilados son para subsidiar el poder adquisitivo o poder de compra de los trabajadores cuando estos se encuentran en su fase inactiva. Y digo subsidiar porque precisamente el pensionado pierde poder adquisitivo. La tasa de reemplazo que finalmente obtengamos cuando nos corresponda jubilarnos (será casi imposible llegar al 70 por ciento) nos dará un indicador de la pérdida de poder adquisitivo que la persona de tercera edad va a sufrir en el tránsito a la situación como jubilado.

Por tanto, no se trata solamente de aplicar fórmulas matemáticas y decir alegremente que se obtiene un gran rendimiento. La Seguridad social es un derecho humano y está basada en la solidaridad social; su propósito es evitar que el trabajador en su vejez se derrumbe en la pobreza o extrema pobreza.

En ese sentido, coincido con el maestro y eminente economista francés Thomas Pikkety, quien afirma que la pensión de los jubilados en el denominado sistema de reparto es el “patrimonio de quienes no tienen patrimonio”. Efectivamente, sin las pensiones de la seguridad social la desigualdad crecería de forma exponencial y al final lo que tendríamos es un ejército de ancianos zombis que deambularían en todas las ciudades del mundo. ¡La pensión es nuestro patrimonio!

(*)Economista y abogado

 

Francisco Samper Blanco

Seguridad Social y otros temasColumna semanal que se publicará los días martes donde se analizan los problemas de la Seguridad Social en el país y temas específicos derivados del mismo. Se pretende abordar hechos de actualidad económica y jurídica que permita a los lectores elaborar sus propios juicios de valor.

Ver todas las entradas de Francisco Samper Blanco →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!