17 junio, 2021

¿Es posible todavía integrar una alianza electoral que lleve unido al pueblo nicaragüense a las elecciones?

Francisco Samper Blanco (*)

Con la aprobación de la contrarreforma electoral, la designación de los magistrados del Consejo Supremo Electoral y finalmente con la autorización del calendario electoral, la dictadura trancó las puertas para una contienda electoral competitiva. No hay condiciones electorales ni mínimas ni máximas.

Ante esa situación, mi opinión es que los precandidatos y las organizaciones políticas y sociales suscriban un Gran Acuerdo Nacional para convocar a la población a una campaña de boicot absoluto a las elecciones del 7 de noviembre, tal como lo plantearon 36 ciudadanos en una Proclama Nacional.

No obstante, considero que una posible participación electoral podría tener un resultado probablemente positivo si las organizaciones opositoras participen en un solo bloque electoral.

Aquí cabe la pregunta, ¿es todavía posible una alianza electoral-legal de los bloques opositores? Contesto como suelen responder los economistas: depende.

Resulta que el plazo para inscribir alianzas feneció el 12 de mayo y el jueves 13 de mayo el Consejo Electoral de la dictadura autorizó las Alianzas inscritas, entre ellas la que integra el partido Ciudadanos por la Libertad (CxL) con un pequeño partido de la Costa Caribe.

Por su parte, el numeral 2 del artículo 64 de la Ley Electoral y su contrarreforma establece que la alianza debe de constituirse en escritura pública, el cual es un requisito indispensable para presentar candidatos.

Entonces, ¿es posible todavía? En este tipo de escritura pública, cualquier notario público o estudiante egresado de derecho lo sabe, se deja una cláusula abierta en la que se establece que puede incorporarse a la Alianza otros partidos que estén de acuerdo adherirse a la misma.

Por tanto, es posible. Esto permitiría que los dos bloques opositores continúen negociando a través de sus partidos legales (PRD y CxL), que de llegar a un acuerdo allanaría el camino al PRD y al bloque de la Coalición adherirse a la Alianza Legal. En ese sentido, podemos señalar que todavía tiene un buen trecho porque hasta el 28 de julio es la fecha límite para presentar las candidaturas, pero entre más rápido se ponen de acuerdo es mejor, para cerrarle el camino a las maniobras de la dictadura.

En el contexto de una renegociación es indispensable abandonar las recriminaciones mutuas y los ataques sucios de los operadores de ambos bloques; asimismo, se requiere una negociación de inter pares (entre iguales) y no de primus inter pares (el primero entre iguales) que solo conduce a un callejón sin salida. Ir por caminos separados simplemente se promueve el voto inútil.

Espero que estas breves notas caigan en tierra fértil. Sería interesante que las bases de ambos bloques presionen en ese sentido. No hay tiempo que perder.

Pero tengo una duda, ¿CxL incorporó esa cláusula en la escritura de constitución de la Alianza?  No conozco la escritura pública, no obstante, deduzco que sí, ya que ese partido tiene buenos abogados y asesores que tuvieron que prever esa casuística.

Si no está incorporada, lo consideraría no una pifia, sino omitida por oscuros y poderosos intereses políticos y económicos.

Ojalá haya sido incorporada, de lo contrario el acto del 12 de mayo (de inscribir la alianza) cierra toda posibilidad de alianza y el voto inútil irradiará el panorama electoral.

(*)Economista, abogado y notario público

Francisco Samper Blanco

Seguridad Social y otros temasColumna semanal que se publicará los días martes donde se analizan los problemas de la Seguridad Social en el país y temas específicos derivados del mismo. Se pretende abordar hechos de actualidad económica y jurídica que permita a los lectores elaborar sus propios juicios de valor.

Ver todas las entradas de Francisco Samper Blanco →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!