17 junio, 2021

Periodismo ciudadano devela cómo madereros acaban con la única reserva forestal y turística de Estelí

Nuevas Miradas

El chorrito de agua cae de una roca que muestra sus fisuras y rasgos, denotan que un día hubo musgo o maleza de bosque en su pretil. Alrededor de esto ya no hay pinos, se acabó hasta el aroma a la resina.

La escena de un vetusto rótulo que un día anunció a los viajeros, exploradores y cazadores de venados que ahí hubo árboles de pino, aparece solitario, podría ser el último en salir para leña.

Los quetzales volaron hace rato, los rastros de las motosierras y camiones son infernales; el paso a la vegetación emergente es como un epitafio al bosque. Arboles de otras especies esconden a por lo menos cuatro acopios clandestinos de madera; un camiocito blanco espera cargar madera que sale de aserraderos improvisados.

Esta es una radiografía de cómo acaban con la única reserva hídrica que tenía la ciudad de Estelí; el borbollante macizo de Estanzuela languidece paulatinamente y con ello el único destino turístico de Estelí.

Los comunitarios se han unido para clamar al mundo que su bosque se acaba, muere la reserva de El Tisey-Estanzuela. Los pobladores han hecho uso del Periodismo ciudadano de denuncia, muy profesional, a través de Nuevas Miradas y aquí se lo presentamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!