16 junio, 2021

Los jóvenes de abril se enfrentan a una dictadura y a los viejos estilos de hacer política en la oposición

 

 

Foto de Frank Cortez / NM

Juan Ramón Huerta

Tres años después de la gesta de los jóvenes de abril, estos se mantienen como factor de influencia entre los sectores que han tomado el protagonismo en la política de oposición sostiene el joven camoapeño Aviel Bodán, quien lucha desde el año 2017, cuando la oposición le ganó la alcaldía al Frente Sandinista.

Bodán admite, en su caso, que no tenía idea de los símbolos y claves de la política pero se metió y ahora ve las cosas desde otras perspectivas.

“Siempre esperé nuevas luchas estudiantiles en los recintos universitarios, incluso, en los colegios de secundaria. Pero, soy honesto, jamás imaginé la magnitud, la fuerza de las protestas estudiantiles iniciadas en abril del 2018. Digo iniciadas porque esto no ha acabado”, respondió el ex coordinador de la Juventud Sandinista entre 1990 y 1992, el escritor Henry Petrie, meses después de la proeza.

Visionarios pero con muchos muros

El científico social, el doctor Andrés Pérez Baltodano vio la gesta de este modo: “La Revolución Cívica de Abril’ que inició la generosa, valiente, creativa y patriótica juventud universitaria definió con claridad la visión, y los fundamentos de la plataforma de gobierno que la nueva administración deberá realizar, para edificar la Nicaragua democrática, con desarrollo integral sostenible y equidad, que supere el ciclo fallido que ha caracterizado su vida política republicana (desde 1821).

Sin embargo, hay sectores que le niegan el protagonismo total a los jóvenes y en ese argumento reclaman derechos. Sobre esto, el investigador Ernesto Valle, un defensor a capa y espada de los jóvenes de quienes dice, las generaciones adultas desconfiaron, no se arriesga a ubicarlos como protagonistas únicos de las protestas de abril de 2018, al contrario, “fueron catalizadores de otros sectores sociales, incluyendo a los campesinos, un hecho inédito en Nicaragua”.

Foto de Humberto Castilla / NM

Los jóvenes están en los territorios

A tres años de aquella gesta, los rostros de la política están como pasaditos, vienen haciendo política desde la anterior dictadura e incluso han participado en pactos y otros vicios que los jóvenes juraron acabar.

“No es tiempo, seguimos “incidiendo”, es difícil tratar con ellos pero se pueden lograr consensos y puntos de acuerdos, declara Aviel Bodán.

Hay personas que provienen de ONG u organizaciones sociales que se presentan ante los jóvenes como sus “mentores” y ellos tienen que aguardar, tener paciencia porque “nos interesa ocupar nuestros espacios que fueron ganados en abril”, sostiene una joven activa en las redes territoriales.

“Nosotros no somos mediáticos, estamos en redes, en los territorios, nos vamos ganando la confianza de la gente”, afirma Aviel Bodán quien defiende el derecho que tienen miles de jóvenes de optar a cargos de elección popular, hecho que no debe asombrar a quienes un día fueron jóvenes y soñaron con hacer cambios en Nicaragua.

No son los mismos

Pero, ¿los jóvenes de abril han cambiado? En entrevista con el medio digital Cultura Libre, las jóvenes Eloísa Altamirano, Madelaine Caracas y Ariana Moraga recuerdan su experiencia de abril, todas protagonistas de las marchas en protesta por la indolencia del gobierno frente al incendio de la reserva Indio Maíz.

Las jóvenes coinciden con el testimonio de Bodán y, en el caso de Moraga ilustra cómo los adultos en la política ven a los jóvenes, “nos llevan para pegar papeletas”, pero nosotros hemos cambiado esa percepción, porque “somos seres pensantes que queremos cambiar Nicaragua”

Eloísa Altamirano

Luego de las marchas por el incendio de Indio Maíz, la reacción del diputado del FSLN, Edwin Castro fue calificar a los jóvenes como “delincuentes”, “ladrones” por lo que el 17 de abril, Castro fue emplazado por los jóvenes desde las afueras de una aula donde se encontraba el diputado impartiendo clases en la Universidad Centroamericana.

Madelaine Caracas

Madelaine Caracas, personalmente lo emplazó a que les repitiera lo que horas antes había expresado acerca de los estudiantes. El diputado desde el aula solo sonreía, luego fue protegido por la vigilancia privada de la universidad, cuyas autoridades amenazaron con expulsar a los estudiantes pero finalmente no lo hicieron.

Ariana Moraga

Tres años después, las tres jóvenes recuerdan abril de 2018 y cuánto han aprendido de esa experiencia. Altamirano, Moraga y Caracas expresan, conmovidas, que la Nicaragua que ellas soñaron no ha llegado, sigue lacerada por la represión de una dictadura.

Y llegó el despertar de los jóvenes

El investigador social de la Universidad Centroamericana, Mario Sánchez recuerda, en entrevista realizada por Nuevas Miradas, un año después de la gesta que los estudios anteriores a abril daban algunas pistas de “mucha insatisfacción, un espíritu crítico, incluyendo grupos religiosos provenientes de varias denominaciones; malestares sobre el activismo en las rotondas, la agresión a los ancianos y jóvenes de ´OcupaInss´”, una de las primeras agresiones de magnitudes muy severas de parte de los aparatos partidarios del gobierno de Daniel Ortega contra una demanda social de jubilados con el apoyo de jóvenes.

“Ellos fueron creando sus propios vasos comunicantes, sus foros, debates; desde ´OcupaINSS´, Bosawás, Indio Maíz y la minería como es el caso de Rancho Grande donde se juntaron con pobladores, campesinos y la iglesia, se opusieron a una concesión minera y el gobierno tuvo que retroceder.

¿Por qué los jóvenes se rebelaron contra el gobierno de Daniel Ortega?

Video de Carlos Morales Zapata / NM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!