14 mayo, 2021

Abril en la memoria para tomar fuerza y exigir la unidad

María Teresa Blandón

El movimiento feminista de Nicaragua realizó este 17 de abril un hablatón radial para conmemorar las protestas de abril. Representantes de las madres de abril, del comité de presos y presas políticas, del movimiento costeño auto-convocado, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos y de colectivos de jóvenes organizados dentro del país y en el exilio, compartieron sus reflexiones acerca de los significados de abril, los aprendizajes acumulados durante tres años de resistencia, los desafíos en el actual escenario y las miradas hacia el futuro de Nicaragua.

Estas valientes y sabias mujeres jóvenes y adultas, nos recuerdan que la violación de derechos humanos en Nicaragua es un problema estructural agravado por la represión desatada por el régimen Ortega-Murillo, por la instalación de un estado policial y la militarización de amplias regiones del país, incluyendo la costa Caribe.

El régimen Ortega-Murillo ha convertido al Estado en un instrumento de discriminación, segregación y exclusión de todos aquellos ciudadanos y ciudadanas que no están dispuestos a comportarse como mendigos que piden limosnas a quienes manejan a su gusto y antojo a las instituciones públicas.

La ciudadanía no tiene ningún lugar para denunciar la violación de sus derechos individuales y colectivos. Desde mucho antes de abril las instituciones del Estado están bajo el control del FSLN, el que ha pervertido el significado de los derechos, convirtiéndoles en favores que el comandante y su compañera prodigan únicamente a quienes los alaban.

Hasta la ayuda humanitaria después de la ocurrencia de los huracanes Eta y Iota, y la atención a la pandemia del Covid19 han sido objeto de una vergonzosa campaña electorera, en donde abundan las acciones de intimidación en contra de quienes intentan actuar desde una auténtica solidaridad.

Las Madres de Abril que a través del museo de la memoria han documentado decenas de asesinatos de sus hijos, hermanos, padres, maridos, luchan para acabar con la cultura de la impunidad que constituye el principal fermento de la violencia de Estado.

El Comité de familiares de presos y presas políticas denuncia el montaje de falsos juicios, la imposición de absurdas condenas, el recrudecimiento de los tratos crueles y degradantes por parte de los carceleros entre los que se destaca la negación de atención médica, la no recepción de alimentos que llevan las familias para obligarles a comer las famosas chupetas, las amenazas constantes y la imposición de castigos.

Frente a tanto despojo de derechos y libertades, estas poderosas mujeres proponen al conjunto de la sociedad nicaragüense continuar fortaleciendo la acción colectiva para defendernos de la violencia del Estado y otras formas de violencia como la violencia machista y la que se ejerce en contra de las minorías sexuales y de género; asumir responsabilidades en defensa de la verdad, la justicia y la no impunidad; fortalecer el diálogo para recuperar el derecho a tener derechos.

Nos proponen seguir organizándonos no solo para elegir candidaturas en un contexto electoral incierto, sino para democratizar el ejercicio del poder, para recuperar el Estado por ahora secuestrado por el régimen Ortega-Murillo y sus principales socios.

Desde su propia fuerza estas mujeres le demandan a los principales bloques de oposición unirse para lograr la liberación de los presos y presas políticas; comprometerse con la justicia para las víctimas de la represión y no aceptar ningún chantaje por parte del régimen en materia de reformas electorales, teniendo claro que los ilegítimos son ellos.

María Teresa Blandón

Palabras Francas | Para que no se las lleve el viento, columna semanal de María Teresa Blandón.

Ver todas las entradas de María Teresa Blandón →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!