21 octubre, 2021

“¡No, yanqui, no!”

En la foto, Bill Gentile; corresponsal Bruno Lopez Kupitsky, intermedio, y el corresponsal / asistente del jefe de oficina / editor Juan Tamayo, al fondo. Copyright Foto cortesía de Oscar Sabetta.

Nuevas Miradas ofrece cada domingo, extractos del libro “Espérenme: Historias Verdaderas de Guerra, Amor y Rock & Roll” o memorias del fotoperiodista Bill Gentile, como la coronación de una fructífera y actualizada carrera que no la dejó llevar por lo tradicional y que al contrario, se ha reinventado. “Espero que las historias sirvan para evitar que los nicas vuelven a pelear entre ellos mismos. Espero que la guerra no vuelve a ocurrir en Nicaragua. Nunca. Jamás.”

Extracto (*)

Aparte de los periodistas jóvenes e idealistas, la oficina de la Ciudad de México de United Press International, UPI, estaba llena de asistentes mexicanos.

Angel tenía 50 años, cabello fino y rizado, lentes toscos, dentadura escasa, pero una sonrisa fácil de todos modos.

Víctor, de 40 años, corto, corpulento y peinado hacia atrás, con su bigote delgado como un lápiz, demasiado inteligente y astuto para estar haciendo este tipo de trabajo. Mario, de 50 años, más formal que los otros dos, más alto que ambos, calvo y de piel oscura, con la voz aguda de un adolescente y un poco lento para hacer este tipo de trabajo.

Cuando llegué allí por primera vez, estos tipos eran responsables de escribir nuestras historias en inglés en máquinas de teletipo para transferirlas a la sede mundial de UPI en Nueva York.

Con la llegada de las computadoras al final de mi período de tres años allí, tuvieron que hacer todo lo demás, como asegurarse de que las máquinas de cable de noticias tuvieran papel, mantener los archivos en orden y salir a comprar tacos y refrescos en nuestro lugar favorito al otro lado de la calle.

Angel era mi favorito. Fue el más abierto. Tenía el mejor sentido del humor. Una noche, cuando regresó tarde de un recado, fingí enojo con él por su tardanza, lo tomé en mis brazos y lo sostuve a mitad de camino por una de las grandes ventanas abiertas, amenazando con tirarlo por la ventana.

“¡No, yanqui, no!” (¡No, Yankee, no! ”) Gritó.

(*) Este extracto es uno de una serie que precede al lanzamiento de mis próximas memorias. El libro se llama: “Espérenme: Historias Verdaderas de Guerra, Amor y Rock & Roll”

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!