13 junio, 2021

Un régimen con escenas patéticas de entretenimiento, promesas y represión

María Teresa Blandón

Presentadoras de canales de televisión de la familia Ortega-Murillo bailando encima de un actor extranjero invitado y opositores viscerales diciendo toda clase de groserías machistas en las redes sociales.

Decenas de policías escoltando al mismo actor para que miles de personas en León y Granada le tomen fotos como si fuera un héroe.

Intensos debates sobre la pelea de un boxeador denunciado por agredir mujeres y negarse a pagar la pensión a su hijo, convertido en héroe del deporte que pone al servicio del régimen Ortega-Murillo.

Celebración de matrimonios masivos y concursos para celebrar los embarazos adolescentes organizados por la radio que se hizo famosa por denigrar a las mujeres.

Promoción de fiestas con grupos musicales pagados con fondos públicos, en donde la principal atracción es el consumo de licor; forma parte de una estrategia de distracción que tiene como objetivo evitar que la gente reflexione sobre los graves problemas que enfrenta el país.

A lo anterior se suma la lluvia de promesas que ha caracterizado al régimen Ortega-Murillo desde su retorno al gobierno en donde como ya sabemos abundan los megaproyectos, estadios modernísimos, carreteras, puentes y pasos a desnivel con calidad de primer mundo, hospitales dotados con la mejor tecnología y mucho más.

Mientras el régimen lleva a cabo su estrategia de entretenimiento y de promesas de un futuro lleno de progreso, trabajo y paz, la realidad es lo que es.

Caminos rurales en pésimo estado que obligan a la gente del campo a viajar en condiciones de altísimo riesgo; calles desbaratadas en los barrios pobres; mercados que no cuentan con las mínimas condiciones de higiene; basureros por todos lados; una generalizada escasez de agua en todo el país; la imparable tala de árboles denunciada por organizaciones ambientalistas; entre muchos otros problemas que, si bien no son nuevos, se han agravado durante los últimos quince años.

Las comunidades que han sido mayormente afectadas por los huracanes a duras penas logran sobrevivir gracias a la asistencia que han recibido sobre todo por parte de organismos nacionales e internacionales, quienes han hecho lo posible por cubrir necesidades urgentes.

Junto al desempleo, los bajos salarios, el alto costo de la energía eléctrica, el régimen en complicidad con las empresas privadas que venden combustibles, mantienen una escalada de incremento de precios que hace cada vez más difícil la compra de bienes esenciales para la vida.

Las promesas de progreso, amor y paz para el futuro, también contrastan con un poder judicial que continúa condenando a presos políticos con falsas acusaciones que ni siquiera se molestan en disfrazar; con carceleros que continúan agrediendo a los presos de consciencia e instigando a reos comunes para que hagan lo mismo, tal y como ha sido denunciado por ellos mismos y sus familiares.

Estas promesas también se contradicen con el acoso político, las amenazas directas y el asedio policial de que son víctimas periodistas independientes, excarcelados, organismos de derechos humanos, líderes de la oposición, colectivos de mujeres y cualquier persona que se atreva a denunciar abusos por parte del régimen.

Entretenimiento de masas, promesas fantasiosas, represión y discursos amenazantes forma parte de una estrategia electoral dirigida a los simpatizantes del régimen, a los desengañados que son la mayoría y por supuesto a los adversarios.

Después de quince largos años de promesas incumplidas, de manipulación, chantaje y el uso cada vez más frecuente y generalizado de la violencia, al régimen Ortega-Murillo ya no le queda ninguna credibilidad, ni ninguna fuerza para boicotear a un nuevo gobierno que cuente con el respaldo de la mayoría de nicaragüenses.

María Teresa Blandón

Palabras Francas | Para que no se las lleve el viento, columna semanal de María Teresa Blandón.

Ver todas las entradas de María Teresa Blandón →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!