13 junio, 2021

Forjar un contrapoder como el que salió a las calles en abril de 2018

Oscar-René Vargas

La experiencia del 1990 confirma que el autoritarismo no va a desaparecer por la simple presencia de las cinco crisis o por su creciente aislamiento internacional. Su remoción requiere la movilización popular y la creación de un contrapoder. El movimiento social tiene que construir un poder fáctico que es la sociedad organizada.

Dado que la lucha por los derechos humanos no ha sido una concesión graciosa de un gobierno determinado, sino más bien ha sido y es la expresión de una conquista social de “los de abajo”, resulta ingenuo pensar que la democracia real se logrará prescindiendo de un contrapoder de la calle o confiando en el poder de los otros a través de arreglos políticos “en frío”.

El movimiento popular debe aprender a ambicionar el poder con la misma naturalidad con la que lo hacen los poderes fácticos económicos y perseguirlo con la misma vocación para utilizarlo, al menos, en un doble propósito: de una parte, modificar la correlación de fuerza; y de otra, ampliar la voluntad de alcanzar el poder como la estrategia de hacer política.

En otras palabras, no hay que olvidar que la lucha de abril 2018 fue y es para forjar un contrapoder que permita alcanzar el mando, para poder decidir, para influir y para transformar las estructuras de poder de la sociedad autoritaria en la que se sustenta la dictadura.

Solamente se puede derrotar a la dictadura forjando un contrapoder, lo que permitiría abrir el camino para avanzar hacia una Constituyente soberana y democrática que sepulte para siempre el nefasto régimen de corrupción, impunidad, pobreza, desigualdad, desempleo y endeudamiento familiar.

El dinero público es sagrado. Existe una hipocresía social en la clase dominante. Se practica un comportamiento asimétrico respecto del gasto y del ingreso. Los actuales poderes fácticos, teóricamente, condenan la malversación de fondos públicos y la corrupción, pero contemplan con magnanimidad el delito fiscal, como si no dañasen de la misma forma -y seguramente en mayor medida este último- a la Hacienda Pública. Los que votan a los ladrones, son cómplices.

Nicaragua no tiene horizonte con la permanencia de la dictadura Ortega-Murillo, si la dictadura se mantiene los jóvenes van a vivir peor que sus padres ni podrán cobrar ninguna pensión, el país se está acostumbrando a que la clase dominante se enriquezca a través del robo y exoneraciones, a que los jueces sean premiados por condenar a los opositores autoconvocados sin pruebas, sin embargo, existen poderes fácticos que no quieren cambiar y están pactando la continuidad del régimen moribundo.

Nicaragua necesita modificar el rumbo y para ello hace falta un plan estratégico, que desande lo andado y construya cambios que reestructuren el orden social, político, cultural y económico relativos al modelo productivo y de desarrollo, afectando los privilegios de los poderes fácticos y fomenten políticas que satisfagan las amplias necesidades de la mayoría de la población, al tiempo que respeten la vida social, cultural, ambiental y los derechos humanos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!