9 mayo, 2021

¿Cómo comprender el nuevo mundo, con nuevos actores, dictaduras y repartos de poder

Obra generada por un ordenador del matemático y artista local Ben F. Laposky, utilizó un osciloscopio para crear una representación visual de señales eléctricas. (Tomado de revista Retina)

Jairo Ruiz C. (*)

Este año el Foro de Davos se celebró en forma virtual entre el 25 y el 29 de enero, con la participación de l.507 asistentes entre los cuales están aquellos que deciden el futuro del mundo, continuará en mayo, en Singapur, como un signo de que el eje económico del mundo, se esta trasladando al continente asiático.

La conclusión mas importante es que el Coronavirus ha trasformado literalmente nuestra forma de vivir, de trabajar y comunicarnos, y ha acelerado los procesos digitales a tal punto, “que el mundo ya no será como lo conocíamos.”

Klaus M. Schwab, el creador del Foro en 1971 y quien lo ha dirigido hasta esta quincuagésima reunión, manifestó que esta pandemia ha puesto en evidencia que no importa en que rincón del mundo suceda algo, ello puede influir en el destino de toda la humanidad  y que no puede controlar el Coronavirus, si no se ponen de acuerdo todos los gobiernos para controlarlo.

La ley del más rico

Sin embargo, la advertencia ha caído en oídos sordos porque, aunque todos saben que mientras haya coronavirus en algún rincón del mundo existirá el peligro de una nueva pandemia, los países mas ricos que representan apenas el 14% de la población se han apoderado de 50% de las vacunas dejando a su suerte a al 86% de los habitantes.

Declararon de extrema urgencia luchar contra el calentamiento global, asunto sobre el cual países como Estados Unidos y China, no están tomando medidas eficaces porque siguen siendo grandes consumidores de combustibles fósiles especialmente de carbón.

En esa reunión, a la que muchos pagan verdaderas fortunas por asistir, los dirigentes coincidieron en que el mundo, cuando podamos verlo de nuevo desde la intemperie, ya no será el mismo.

Lo que cambió

Para comenzar: se han perdido 500 millones de puestos de trabajo, de los cuales solo la mitad se recuperará en varios años; la brecha entre naciones ricas y pobres aumento y millones de seres humanos fueron impulsados a la pobreza, en tanto que la clase media, ha disminuido considerablemente.

La virtualidad se impuso en todos los órdenes y llegó para quedarse en la educación, en los trabajos, en el comercio, las finanzas etcétera, cambiando nuestra forma de vida.

Los que deciden

Naturalmente se hicieron presentes, en forma virtual, los presidentes y primeros ministros de las naciones occidentales, quienes en conjunto dijeron prácticamente lo mismo sobre la necesidad de cooperación internacional, salvar el planeta, combatir el terrorismo, etc.

Los que marcaron la pauta y realmente dan las claves para comprender el nuevo mundo, fueron los primeros ministros de China y Rusia cuyos discursos recomendamos.

Xi Jinping en su discurso ya no habló, como hasta ahora lo había hecho, como el vocero de un país en vía de desarrollo, por el contrario, propugnó por la libertad de comercio, la reducción de todas las barreras arancelarias y el libre intercambio, conceptos  que hace pocos años promulgaban las grandes potencias occidentales.

¿Cómo es eso?

¿Cómo es que el representante de un régimen comunista se presenta ahora ante el mundo como el defensor de esos conceptos atribuibles al neoliberalismo?

En la pandemia, y pese a ella, China fue el país cuya economía creció mas en el mundo y Estados Unidos el que mas sufrió, no solo por el Covid-19 si no por el mal gobierno de Donald Trump. China un desarrollo equilibrado, reduciendo las desigualdades económicas y bajando el índice de pobreza que era superior al 10 por ciento, a menos de un 4 por ciento. Sin embargo, Estados Unidos lo sigue superando como potencia económica y China sigue en el segundo puesto. Pero entre los 10 mayores bancos del mundo, cinco son chinos.

La tecnología

En otros aspectos, como la tecnología, hay quienes aseguran que Estados Unidos tardará diez años en alcanzarlos pues mientras ellos apenas inician la 5G, China ya tiene el sistema y superordenadores que hacen en 4 horas operaciones que los computadores binarios tardarías seis mil años en realizar.

Y en la carrera aeroespacial, China está lanzando mayor número de satélites al espacio y muchos de ellos con fines que ignoramos. Este punto es importante porque en el futuro el agua se traerá de la Luna y Marte y en nuestro satélite hay suficiente Helio para suministrar energía por siglos al planeta.

En el mar, donde la armada norteamericana tenía tantos barcos como sumados los de todas las otras naciones del mundo, China acaba de igualarlo hace apenas tres semanas, aunque el país del norte tiene el único crucero impulsado por energía atómica.

¿Rusia europea?

La otra persona que marcó el rumbo fue el primer ministro ruso, Vladimir Putin, quien dejó en claro un par de cosas: Primero, su solidaridad total con occidente al manifestar que Rusia es europea y su cultura es la occidental; y segundo, que ellos aspiran a lograr un acuerdo con la Unión Europea (Unión que sería gravísima para los estados Unidos y que siempre han combatido) pero que debe tenerse muy  en cuenta que Rusia es el país mas grande del mundo y su extensión es varias veces la de toda Europa.

¿Con quienes estar?

Quedó así planteado un enfrentamiento, una especie de guerra fría entre América y Europa, y el continente asiático encabezado por China.

Si China ha hecho mucho en el espacio, mucho mas ha hecho en la Tierra.

Desde hace varios años, los préstamos de los bancos chinos a las naciones de todo el mundo ha superado los préstamos del Fondo Monetario Internacional y el BID; si sus bancos quisieran exigir sus cobros, media humanidad, incluyendo los Estados Unidos, quebraría media humanidad porque es el mayor prestamista mundial.

Ya lo decía Napoleón: Hay dos maneras  de esclavizar a una nación, una es por la guerra y otra por sus deudas.

China, en la emergencia, fue el único país que ayudó a los demás: prestó asistencia científica y de vacunación a 150 naciones del mundo y envió comisiones de especialistas a 50 de ellos.

Las proyecciones

China, con su programa de la Ruta de la Seda, construyó un ferrocarril que atraviesa literalmente todo el continente asiático y europeo circulando por regiones donde las diferencias climáticas llegan a ser de 80 grados centígrados; China es actualmente el mayor inversor y en país con mas presencia en el continente africano, que lo necesita para atender las múltiples necesidades de su población, y tiene una innegable influencia en el medio oriente así como en Europa porque es el segundo o primer socio comercial de varias naciones del viejo continente.

En América, China construye un ferrocarril de alta velocidad que parte del océano Pacífico y termina en Atlántico es, además, el mayor socio comercial de Venezuela, Argentina y  Brasil. Ganó la más grande licitación en la historia del pais: La construcción del metro de Bogotá que representa para Colombia una gran inversión del país asiático y la influencia cultural, pues son los que gestionaran los aspectos fundamentales.

Pero la China, como lo dijo Putin, representa para nosotros una cultura no solo extraña sino contradictoria en muchos aspectos: Comer carne de res y de cerdo, es para ellos tan asqueroso como para nosotros comer murciélagos y perros; su cultura, su religión favorecen la acción comunitaria, mientras nosotros somos individualistas.

¿Vivir en una dictadura?

El régimen chino es una dictadura: la dictadura de los datos. Millones de cámaras con programas de reconocimiento facial controlan al segundo lo que hace el pueblo chino y los sancionan de inmediato incluso si no respetan como peatones la luz de un semáforo. Sus algoritmos les permiten saber cuánto gana y en qué gasta ese dinero cada habitante.

Nosotros, como ellos, confiamos a nuestros teléfonos nuestros deseos, alegrías y tristezas. Los chinos también, pero todo esto lo conoce y clasifica el Estado de manera que todos los chinos llevan un espía en su bolsillo.

En resumen, es un régimen en el cual no quisiera vivir y creo que ustedes tampoco: me gusta hablar mal del gobierno, despotricar del  presidente, maldecir a los políticos y ser indisciplinado.

Por mas que la China prometa una calidad de vida “medianamente acomodada” para todos, prefiero seguir en la pobreza que vender mi libertad.

¿Y usted?

(*) Periodista colombiano, colaborador de Nuevas Miradas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!