24 septiembre, 2021

Pobladores de Villa Libertad ven solución al cerco de basura en la gestión comunitaria, ¿quién se apunta?

La joven pasante, Cindy Morales, inicia –con el presente reportaje sobre la basura en Villa Libertad, mismo que fue hecho para cumplir con un requisito académico pero actualizado y adaptado para Nuevas Miradas– una serie de piezas periodísticas como parte de su programa de prácticas profesionales para optar a su título de licenciada en Comunicación de la Universidad Centroamericana. Le damos la bienvenida y le deseamos mucha suerte.  

 

Cindy Morales (*)

Villa Libertad, en Managua es uno de los lugares emblemáticos en la acumulación de basura, precisamente de ese 20 por ciento y un poco más que no se recolecta, según informe no actualizado del Banco Central de Nicaragua.

El mismo informe de 2013 proyecta a nivel internacional para el año 2025 una producción de basura de 2.3 billones de toneladas, con un incremento de la generación per cápita de 0.7 a 1.42 kg por persona por día. En Nicaragua se proyecta que la generación per cápita prácticamente se duplicará, de 0.7 a 1.5 kg por persona por día.

El departamento de Managua  produce a diario 1.800 toneladas de basura y la mayor concentración de esta se encuentra en avenidas, causes y puentes de la ciudad.


En Villa Libertad, pobladores interesados en soluciones

En Villa Libertad frente a lo que hace 44 años era un simple puente peatonal vive Luciano Medina de 78 años de edad, recuerda cómo hace 4 años ese simple puente se fue convirtiendo en un botadero ilegal de basura.

Medina dice que “en estos 6 años se ha hecho un vicio venir a tirar la basura aquí y para nosotros como pobladores ha sido muy difícil; aquí hay animales muertos, ramas de árboles, papeles higiénicos usados y cosas íntimas.

Mensualmente paga treinta córdobas  por el servicio de recolección de basura pero la acumulación a la orilla y dentro del puente sigue estando a diario. “Nosotros como pobladores hemos hablado de este problema para buscar soluciones, pero la verdad es que si el de fuera viene y bota basura nosotros que estamos pegados también lo vamos a hacer”.

Cuando llueve el agua circula por las canaletas, pero la basura que esta encima ahí se queda y es peor porque las cosas se pudren y el hedor no se aguanta”.

A diario las calles de Managua amanecen con basura regada, las avenidas con muchas bolsas plásticas, frutas a medio comer y botellas. ¿Y será acaso que la basura puede más que nosotros?

Jeffrey Morales vive a escasos 5 metros del puente que ahora funciona como basurero y afirma que “la basura da mal aspecto a la rotonda, desde hace 6 años nos juntamos con los vecinos para quitarlo pero la gente viene por la madrugada a botarla para que nadie los vea”.

¿Qué dice la Alcaldía?

Entre los habitantes de este sector y algunas personas aledañas han enviado cartas a la Alcaldía con el fin de acabar con este problema, han enviado a inspectores, pero las cosas no cambian; “no cambia esa cultura  que la gente ha adoptado por botar la basura donde se le da la gana y la verdad es que la basura puede más que nosotros es triste, pero es así”.

En declaraciones a medios oficialistas, el Secretario General de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, ha afirmado que el sistema recolector de basura consta de 140 rutas de recolección que trabajan en 2 turnos de 70 rutas; la primera es lunes, miércoles y viernes y la segunda martes, jueves y sábado, levantando el 95% de la basura de la ciudad.

Foto tomada de El 19 Digital

La Alcaldía de Managua cuenta con 100 camiones recolectores de basura en la capital, ¿pero acaso no son suficientes o la gente no quiere ser responsable y sacar su basura cuando estos pasan?

 

Desechos cierran las calles

Natalie Pérez es una universitaria que transita todas las tardes por el puente del andén F del barrio Villa Libertad para poder llegar al andén I donde habita.

Pérez relata que “la gente va a botar basura ahí como si fuera basurero municipal por más que se hacen proyectos la gente sigue botando basura ahí. Yo en las tardes a veces no puedo pasar porque la basura esta regada por toda la calle”.

El problema también es que como aquí son andenes el camión de la basura solo pasa por la esquina y la gente no puede llevar toda la basura y a veces pasan días en que el camión no pasa.

En esos días pasan señores que andan gritando que botan basura y en una ocasión le pagamos a un señor que fuera a botarla porque ya no podíamos seguir con ese basural y él nos dijo la basura la llevaba a una recicladora, pero no fue así, como a la media hora lo vimos botando la basura en el puente.

La realidad es que la gente de la comunidad va y bota la basura ahí, así como la gente que anda trabajando como recolectores.

Puentes como palcos de los “botabasura”

A tan solo una cuadra de este puente se encuentra la terminal de la ruta de autobuses 168 donde a su costado derecho continúa la trayectoria del puente antes mencionado.

Roberto García labora en un espacio que se le ha facilitado en la parte frontal de la estación de combustible de la empresa de los buses de la ruta 68 desde hace 35 años en una vulcanización y vendiendo productos alimenticios junto a su esposa quien se dedica a la elaboración de tortillas.

García expresa que “La gente olvida que los puentes son para hacer circular el agua no para deshechos de basura”.

La Alcaldía toma cartas en el asunto pero no vigila y la gente sigue en lo mismo, solo demostramos que somos reincidentes en los malos hábitos.

Estos puentes, durante la estación seca están a reventar de basura. “Yo vine a vivir a Villa libertad en 1997 y en este sector en todo este tiempo no se han hecho reuniones para buscar soluciones al problema”, dice García.

“Este sector funciona como calle principal y el camión de la basura no transita por estas calles, como pobladores pagamos servicios recolectores con una cuota mensual de 40 córdobas”.

Una capital cercana por desechos

En Managua, la capital nicaragüense habita un poco mas de un millón de habitantes donde por lo menos 500 toneladas de las 1.800 toneladas métricas de basura quedan expuestas al aire libre, ejemplo de esto es la basura que se observa en los puentes capitalinos.

En la misma zona de Villa Libertad se encuentra el taller mecánico “Los Calines” Rodiver Pilarte y su propietario cuenta que “ la gente viene a tirar la basura cuando ya está oscureciendo para que no los vean, pero no son consientes que tanta basura nos afecta a nosotros como trabajadores y a nuestros clientes ya que a veces el hedor es insoportable”.

En ocasiones no se puede ni comer y cuando llega la hora donde la presión es insoportable el hedor es mas fuerte y nos toca aguantarlo porque tenemos que terminar nuestro trabajo, agrega.

Educar para el manejo de los residuos

Expertos en el tema estiman que se debe incorporar al sistema educativo una materia o ciertos ejercicios adecuados que traten de fomentar el uso adecuado de los residuos, también promover a través de los centros educativos o el sistema educación campañas de reciclaje, que igual es una forma de generar ingresos.

El país tiene un déficit en la educación sobre este tema porque se debe construir un sistema actual de educación que corresponda a las necesidades históricas y actuales de los nicaragüenses.

En cuestiones de salud las consecuencias más frecuentes de vivir cerca de la basura son las enfermedades infectocontagiosas que se dividen en dos grupos, las que se previenen con las vacunas y otras enfermedades que no se pueden prevenir.

Dentro de las enfermedades más comunes en nuestro ambiente están las gastrointestinales dentro de ellas el síndrome diarreico infeccioso, la parasitosis, la infección intestinal.

El hentamoeba Istolitica es un parásito muy dañino generalmente viene del desaseo, de vivir cerca de los basureros, las moscas las heces humanas.

Una ordenanza que se fue a la basura

El 22 de marzo del año 2013, la Alcaldía de Managua aprobó la Ordenanza Municipal 01_2013, denominada Daños y Multas Ambientales en el municipio de Managua, como una respuesta a las demandas urbano ambientales de salud y ornamentales.

En el artículo número 7 de la ley número 40 y 261 “Ley de Municipios, sus reformas e incorporaciones” explica que es competencia de la Municipalidad velar por la preservación de la higiene, ornato y limpieza.

La abogada, licenciada María Herrera Espinoza explica que “la Ordenanza 01_2013 norma, controla y sanciona todas aquellas conductas de las personas que generen cualquier tipo de contaminación ambiental.

Esta ordenanza designa a las delegaciones distritales a través de las Unidades de Gestión Ambiental (UGA) garantizar su aplicación.

Las acciones de esta ordenanza son realizar inspecciones constantes para impedir el establecimiento de botaderos ilegales, aplicar multas a los infractores ambientales, supervisar la instalación y protección de cestos para el depósito de residuos sólidos en cada una de las unidades de transporte colectivo y selectivo.

Las sanciones aplicadas a carretones de tracción humana son de 100 córdobas; carretón de tracción animal 200 córdobas, con camioneta 1,000.00 córdobas, con camión mayor a cuatro toneladas 5,000.00 córdobas.

“Hace 44  años Managua era tan hermosa, aún la recuerdo con sus calles limpias, la humildad de la gente y la alegría de haber nacido en una tierra bendecida, yo salía con mi taxi a recorrer cada una de sus calles y respirar el aire fresco”, recuerda, nostálgico, Luciano Medina.

(*) Hace sus prácticas profesionales en Nuevas Miradas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!