30 julio, 2021

Nicaragua: un Estado cómplice e indolente ante la misoginia y el feminicidio

Fotografía de Radio Universidad / NM

Hernán E. Barrios Carrillo

El 2020 según la Red de Mujeres Contra la Violencia y otros organismos, se registraron al último de diciembre, 71 feminicidios, 7 por semana, y 4 en un solo día; 7 crímenes más que el año 2019.

Mi criterio muy personal, es que la misoginia es una de las principales causas del feminicidio, el machismo y la infidelidad entre otras, social y causas por debajo de la misoginia, luego las condiciones social y económicas son menores.

Es fundamental que el Estado juegue su rol y que no solo quede en papel mojado. La mediación promovida por la ley 779, como una ‘’solución’’, no es más que un compás de espera para perpetrar el crimen contra la mujer, no es posible negociar con tu verdugo.

No obstante, el movimiento Católicas por el Derecho a Decidir tiene otras consideraciones sobre esta Ley; como el de que si se hubiese aplicado desde el inicio, se habrían evitado muchas muertes.

Pero hay que dejar bien claro, hay feminicidio cuando el Estado no garantiza la seguridad al sector femenino tan vital para toda sociedad. Aquí no hay garantías en el hogar, el trabajo, lugares de recreación, las escuelas, la vía pública.

Es deplorable que el gobierno de Nicaragua, desde el 2018 ha liberado a más de 23 mil delincuentes o reos comunes muchos de los cuales estaban acusados por violación y crímenes a mujeres, paradójicamente para promover la reconciliación y la convivencia familiar según la dictadura, y como colofón a este acto de impunidad e irresponsabilidad institucional, muchas de las víctimas de feminicidio del 2019 y 2020, fueron perpetrados por algunos de estos asesinos que fueron indultados.

Hasta cuándo vamos a permitir tanto abuso de autoridad, indolencia e impunidad con nuestras mujeres, la mayoría de las asesinadas son adolescentes entre los 17 y 20 años. Estaba leyendo ahora mismo, que hay una Comisión Pro Niños Huérfanos por causas del feminicidio, y están clamando por encontrar un padrino (una familia) que se haga cargo de su cuido y crianza prácticamente, son 45 huérfanos varones y mujeres que necesitan amor de familia, pero son centenares de niños que han perdido a sus madres por el terrible feminicidio.

Misoginia-feminicidio

Muchas mujeres esperan la daga que les va a penetrar el corazón o la bala certera que va a perforarle por lo general su lánguido cuerpo, y reafirmo esto, porque he entrevistado en ocasiones a algunas mujeres maltratadas por sus hombres; enjugando sus lágrimas, no tanto por el dolor físico infringido por el macho que la posee, sino por el temor a perderlo.

¿Mujer por qué no lo dejas?, ¿por qué no lo denuncias? —porque no quiero perderlo—, porque lo amo—; es la contestación que he recibido.

Con el rostro amoratado, y con lágrimas incesantes brotando de sus ojos enrojecidos se aferran a mi brazo y me preguntan ¿cómo hago?, si lo llevo aquí dentro! señalándome el corazón. Mi réplica ha sido el silencio pues no he tenido la respuesta idónea. Otras, llenas de temor se atreven a denunciarlos, pero el tramposo macho se aparece furtivamente cobijado por las sombras del crepúsculo, o la débil penumbra de una lámpara colgada en los ripios de la casa que aún guarda el calor de la familia.

El potencial victimario se arrodilla, pide perdón, jura por los cielos que la quiere y que no volverá a golpearla, entonces  cupido pone la venda en los ojos de la víctima pasiva con el corazón emocionado pulsando mil palpitaciones—esta solo se  anima a decir que bueno porque yo te quiero—yo también te amo con tierna voz responde el verdugo,—y se resetea el amor envuelto en una pasión desenfrenada y orgasmos tras orgasmos se decreta el fallo—inocente—Vaya manera de amarse y vivir a medias.

El termino feminicidio en Nicaragua se usa indistintamente—femicidio es el más usual, pero jurídicamente hablando y de acuerdo a la Real Academia Española, lo correcto es feminicidio, pues no solo se comete un delito sino que se perpetra un crimen contra una mujer al ser discriminada por su género; pero ambos términos son aceptados; pero al referirnos a los crímenes contra las mujeres en un país, lo correcto es feminicidio pues no solo se refiere ya a dos elementos activo y pasivo, sino también al Estado como responsable de tutelar el bien jurídico personal.

Hernán E. Barrios Carrillo

Seguir el camino⎪Tan importante es el derecho positivo para la justicia y el desarrollo social, como el derecho subjetivo que cada quien obtenga y haga lo que el anterior derecho le permite.

Ver todas las entradas de Hernán E. Barrios Carrillo →

2 comentario en “Nicaragua: un Estado cómplice e indolente ante la misoginia y el feminicidio

  1. Buenos días.

    En la columna de Don Hernan la cual me es acertada ante la lamentable y permanente situación de la mujer Nicaraguense y la cruel e inhumana y deplorable posicion del estado de Nicaragua (Dictador).
    Debidoa que NO hace nada para PROTEGER a los ciudadanos Nicaraguenses; en este caso la madre, esposa, hija, hermana, tia, sobrina, abuela, prima, son quienes estan muriendo.
    Creo que debemos enseñar a nuestras hijas e hijos en nustros hogares a tener un alto amor propio y el respeto a nuestros semejantes para no aceptar como normal que los hombres dañemos a nustras mujeres cuando ellas digan no, por que no es no.
    Felicito a Don Hernan por el valor de los comentarios a traves de sus columnas ante un dictador ignorante que dia a dia desgobierna el país y a todos los involucrados en el medio que hace posible la expresion necesaria para corregir las cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!