13 junio, 2021

El ojo de Dios ya es marca registrada

Shoshana Zuboff, profesora emérita de la Escuela de Negocios de la prestigiosa universidad, publicó el libro “La era del Capitalismo de  Vigilancia. Foto tomada de Google / NM

Jairo Ruiz C. (*)

Las empresas .com figuran entre las 5 mas grandes del mundo(https://economipedia.com/ranking/empresas-mas-grandes-del-mundo-2020.html) porque se enriquecieron con el capitalismo  de  vigilancia mediante el cual nos manipulan sin que lo sepamos, para obligarnos a hacer lo que ellas quieren.

Shoshana Zuboff, (1https://es.wikipedia.org/wiki/Shoshana_Zuboff) graduada con honores en la Universidad de Harvard y primera mujer que logró ser nombrada profesora emérita de la Escuela de Negocios de la prestigiosa universidad, publicó el libro “La era del Capitalismo de  Vigilancia, resultado de una minuciosa investigación sobre una actividad ilegal que puede  llegar a controlar el mundo.

La señora  Zuboff publicó hace dos años un libro que bajo el título de “La Era de Capitalismo de Vigilancia”, denuncia el comienzo de una era en la que podemos ser manipulados como títeres o marionetas de los mas poderosos.   https://www.youtube.com/watch?v=V1iKDuYhXn8

Por su parte, Facebook publicó en Revista  de la Academia Nacional de Ciencias de Los Estados Unidos, un artículo en el cual informaba que, mediante mensajes subliminales, aprendieron cómo provocar emociones entre sus usuarios para inducirlos, sin que ellos lo sepan, a actuar en la forma en que desean, de acuerdo con los intereses específicos de quien los contrató.

La India declinó una oferta de regalo de teléfonos Android, el sistema de Google, para evitar que “Los Estados Unidos supieran demasiado de su país”, el New York Time hizo público que una adolescente se enteró que estaba embarazada porque un sensor de la misma empresa lo supo por su aliento, Pokémon Go y otros similares han sido definitivos para que estas empresas diseñen el “mapa cibernético del universo que la CIA ayudó a financiar con sus aportes a Google Maps, y esta pandemia, al obligarnos a estar en casa, hizo posible que reunieran suficientes datos de cada uno de nosotros como para inducirnos a que comprar, por donde caminar o manejar nuestro auto, que servicios contratar, que películas ver y hasta por quien votar como lo reveló el escándalo de Cambridge Analytica que ustedes pueden ver en el documental “Todo se sabe” de Netflix(https://www.youtube.com/watch?v=HVHKYXJq7qo)

Nos vigilan por dinero

Antes buscábamos a Google, ahora Google nos busca a nosotros, no jugamos con  Instagram, el programa juega con nosotros, Facebook sabe de usted muchísimas cosas mas que usted mismo.

Cada búsqueda que hacemos en la red, cada email que intercambiamos, toda conversación por WhatsApp sea oral o escrita, es registrada, los músculos de su rostro son analizados.

Sin saberlo con cada una de nuestras acciones aportamos lo que antes llamaban informes residuales y en Google y  Sheryl Sandberg descubrió que esos datos eran valiosísimos para determinar nuestra personalidad:

El tono de nuestra voz, las palabras y gestos que utilizamos cuando estamos felices, enojados o cómodos, los mas de 20 músculos que tiene el rostro y la forma y tamaño de cada uno no solo sirven para identificarnos en cualquier video cámara en todo el mundo, sino que “cuentan” quienes somos.

Adicionalmente, cada “me gusta” que podemos en la red, las compras que hacemos incluso sin pagar con tarjetas de crédito sino por el número de nuestra cédula “para ganar puntos”, incluso por donde caminamos y en donde permanecemos, lo cual registra el teléfono que nos acompaña, contribuyen a formar lo que podríamos llamar nuestro Geno Mapa electrónico.

Esos datos van a unos mega cerebros electrónicos donde son comparados con los de los demás habitantes del planeta, se dice que reciben tres trillones por segundo, y de acuerdo con ellos somos catalogados en un grupo o modelo que, de acuerdo con los algoritmos que ha desarrollado la inteligencia artificial sobre ese conglomerado, sabe como motivarlo para hacerlo actuar.

Los prototipos son subastados por esas empresas que las venden a los comercios  e industrias interesados: ¿Usted está mirando una prensa de vestir, algún electrodoméstico o planea unas vacaciones? ¡Inmediatamente le llega la oferta de una tienda de ropas, una fábrica de electrodomésticos o una agencia de turismo que le ofrece el artículo con descuento, para entrega inmediata y con envío gratis!

Son ofrecimientos irresistibles

No trabajan sobre nuestro cerebro, manipulan nuestras emociones y descubren el momento en que estamos mas vulnerables para que compremos lo que ellos les interesa o hagamos lo que desean.

Ni Google, ni Facebook, ni Instagram  venden nuestra fotografía: es el mapa de ella, no “nos vende a nosotros” como muchos piensan, venden nuestro prototipo, el grupo en que fuimos catalogados a la empresa que pague por ellos para tenernos como sus clientes, usuarios o electores.

Para mas detalles vean el documental “El Dilema de las Redes Sociales, en Netflix.( https://www.netflix.com/co/title/81254224)

Eso es ilegal, viola nuestro derecho a la intimidad. Pero como es algo relativamente nuevo (solo años después de la invención del automóvil se dictaron normas de tránsito)  todavía en muchas naciones no se han dictado normas sobre el particular.

Solo los países de la Unión Europea que multaron a Google con multimillonarias sumas y han legislado en protección de la ciudadanía. Y no vale aquello de “a mi no me importa, yo no tengo nada que ocultar”: Es que usted tiene derecho a su libre albedrío y no está bien que la engañen con amenazas de que la guerrilla o las  “Nueva Farc” se van a tomar el país o Venezuela o el “castrochavismo” nos está invadiendo.

El Ojo de Dios

Pese a ello, estas empresas se las ingenian para conseguir autorización para acceder a nuestros datos: Nest, la empresa de Google que fabrica termostatos y sistemas de alarma contra robos o incendios solicitan autorización del usuario para ello, sin advertir que tiene micrófonos ocultos que registran todo lo que ocurre en el hogar u oficina; según dos abogados ingleses en las “casas inteligentes habría que conceder mas de un millar de permisos.

Pero si usted no acepta el sistema le dice que puede que en algunos lugares de su hogar u oficina el sistema no funcione, o que puede congelarse el agua en las cañerías… para no abundar, es como esos papeles que nos hacen firmar antes de una cirugía que en resumen dicen “no se culpe a nadie por mi muerte”:

Usted firma o se queda sin el servicio

Si ustedes desean conocer en detalle cómo funciona todo este sistema, les recomendamos ven la conferencia de Shoshana Zuboff, por Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=V1iKDuYhXn8.

Es por ello por lo que los grandes anunciantes ya emigraron a Google, “compran nuestro grupo” a Facebook, etc. Porque cobran por “vistas” porque les garantizan que llegan directamente a clientes potenciales y no pierden parte de su inversión llegando a no compradores.

Es más: Ahora pueden cobrar por las visitas

Con el juego Pokémon Go que fue creado dentro de las instalaciones de Google, pero presentado a nombre de una empresa fantasma, millones de personas recorrieron las calles de miles de ciudades “cazando pokemones” con sus teléfonos; pero detrás de ese juego se escondía otro mas importante, la empresa jugaba con usted llevándolo a empresas comerciales que pagaban por su visita porque muy probablemente es compraría algo. De paso, esas  empresas terminaban de perfeccionar el mapa de la ciudad con detalles que solo ven los peatones.

La alarma contra incendios de Google no solo localiza el humo, “huele” también mujeres embarazadas y quien sabe que otros fenotipos humanos por actividad, raza y otras particularidades.

Los teléfonos Android de Google, no solo espían sus conversaciones, espían el 99% de todos los teléfonos del mundo porque, aunque solo hubiese uno de esta marca entre cada cien celulares, existe un 99% de posibilidades de que se hable con personas de las otras marcas

El GPS, el sistema de localización geográfica es ya un instrumento imprescindible para los conductores. Cuando Google decidió hacer el mapa del universo valiéndose de las cámaras de sus satélites, se sabe que hay cámaras con tan buena definición que permiten ver la denominación de un billete tirado en la calle, la CIA aportó para la elaboración de eso, el Atlas mas completo y detallado de la historia. Ese mapa ha sido completado con imágenes panorámicas que tomas automóviles que recorren las ciudades llevando, no solo cámaras de 360º que hacen fotos en tercera dimensión, si no aparatos que registran la temperatura, la pureza del aire y el nivel de ruidos de cada rincón de la ciudad.

La Ford Motors ya informó que sus nuevos automóviles saldrán equipados con 15 cámaras para facilitar su manejo y estacionamiento. Pero ese sistema no solo permitirá a los conductores aparcarse mejor y evitar choques: También estará informando a donde va, a qué velocidad maneja y que forma evade los obstáculos, datos que permitirán a las empresas de seguros aplicarle una tarifa “personal” para venderle el seguro.

Con solo un Ford ente mil vehículos, esa empresa podrá saber todo lo necesario sobre la movilidad y el comercio automotriz de una ciudad

Están en mora los gobiernos del mundo en pagar a Google para que les suministre el mapa real pormenoriza de su país y actualizado a cada minuto, para con base en ello evaluar inmuebles, multar a quienes no respeten las norma de seguridad y hasta saber, por la localización del teléfono, que personas estaban en el lugar en que se cometió un crimen.

De hecho, la República Popular China, donde todos los ciudadanos tienen celulares, es un país cuyos dirigentes disponen de todas las herramientas necesarias para inducirlos a actuar como el Primer Ministro quiera.

Y ese es el riego que corren todos los países occidentales si el gobierno cae en manos inescrupulosas: Esta en juego nada menos que nuestra libertad.

(*) Periodista colombiano, colaborador de Nuevas Miradas.

Un pensamiento en “El ojo de Dios ya es marca registrada

  1. Es una ilusión. Todos somos observados y nos dejamos en aras de estar informados, comunicados y como leí un artículo de Sergio Ramirez en el Nuevo Diario. Sacrificamos nuestra intimidad en beneficio de nuestra seguridad. Algo así

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!