24 septiembre, 2021

Se supone habrá elecciones pero la sociedad, dueña de su destino, pregunta por los líderes y sus propuestas

Gráfico de Internet / NM

“La elección es, esencialmente, un método para marginar a la población. Se monta una gigantesca campaña propagandística para que la gente ponga toda su atención en estos espectáculos cuadrienales y se diga: Esto es política. Pero no lo es. No es más que una pequeña parte de la política.” 

Noam Chomsky

Nicaragua entra a la cuenta regresiva para el proceso electoral que definirá dos grandes variables políticas, la continuación del sistema que hemos tenido desde el 2007 hasta la fecha o un cambio de sistema.

Estas dos variables las despejará la sociedad nicaragüense mediante el sufragio electoral, de ahí la importancia que como ciudadanos tenemos para conocer mas sobre lo que nos proponen y quienes son los personajes que cada partido político presenta

Julio César Guerrero Dias

El país, se supone, entra en este año 2021 a definir qué sistema es el que desean los nicaragüenses a través de unas elecciones donde todavía no están claras las reglas del juego, debido a que las reformas electorales que se suponen se harán para establecer procedimientos y reglas para participar y determinar quiénes serán los partidos políticos participantes y los personajes que representarán cada partido o coalición política.

Lo que todavía está en el limbo es ¿quiénes estarán presentes es esas reformas? ¿qué es lo que se reformará? ¿quiénes se sentará con el gobierno para discutirla?

Antes de llegar a esto, cada agrupación definirá quién es el personaje con mas capacidades o que llame mas la atención a los votantes, para entrar a este juego político.

Frente a esto se presentan algunas interrogantes que es necesario plantearlo porque es de suma importancia visualizarla, tanto para los que desean el continuismo del sistema político como los que aspiran al cambio de sistema.

La sociedad debe estar pendiente de esto, como principal protagonista de esta fiesta cívica y permita ir construyendo una democracia.

Nicaragua necesita una nueva cultura política, donde la violencia por ideologías ya no tiene espacio ni aquí ni en cualquier parte del mundo, para esto se necesitan hombres y mujeres líderes con mentalidad abierta a todas las corrientes ideológicas capaces de poder dialogar, de intercambiar punto de vista con el fin de proveerle a la sociedad nuevas miradas.

¿Cuántos líderes políticos están en el gobierno? y los que están en la acera de enfrente ¿quiénes son? ¿se identifica algún líder? ¿sin liderazgo se puede llegar a obtener un triunfo electoral? ¿el líder político se hace de la noche a la mañana? ¿es posible hacer política sin líderes?

¿Quién gana unas elecciones, el líder o el partido? ¿el líder nace o se hace a través de la comunicación? como se deduce, son cuestiones tan antiguas como trascendentales para la vida política actual, porque el papel del líder ha marcado la política desde épocas antigua.

En la actualidad ha cobrado una nueva dimensión por diversos factores ahora presentes en las diferentes formas de comunicación y los diferentes medios que utilizan para visualizarse frente a la sociedad, especialmente los medios audiovisuales, como medio dominante en la transmisión de información política a la gran mayoría de ciudadanos.

La imagen de los medios audiovisuales se concreta en personas, en algunos casos adulándolos y certificando dones que no los tienen, dejan a un lado secundario las ideas o programas, lo de fondo, lo mas importante.

Los líderes que aspiran a ganar unas elecciones tienen que superar la gran reválida de la notoriedad, porque la sociedad estará expuesta a ver un gran desfile de personajes que buscará como acercarse a la población a través de la imagen de los distintos medios de comunicación.

Sólo a través de los medios masivos que difunden su imagen, los electores pueden identificarlo y evaluarlo. De esta forma, cada vez son más quienes atribuyen al personaje que da rostro y nombre al mundo de la comunicación política y de las estrategias electorales la responsabilidad de haberse convertido en el principal elemento de referencia en la decisión del voto.

Es así que el líder consigue inspirar a sus seguidores para hacer realidad esa imagen, que en su momento inicial solo existe en su mente, ideales y discursos, como proyecto realizable en la medida que se imponga la definición de la realidad que propone el líder.

Así pues, la visión desarrollada por el líder es un elemento crucial para sus tareas primordiales, como es la construcción de identidades, porque lo que busca en la sociedad es que actúen como caja de resonancia tratar de ir construyendo esas identidades ideológicas que lo acerque o que se apropien y hagan suyas esas ideas para que tomen una decisión que le favorezca a la hora de depositar su voto.

No perdamos de vista que en los procesos electorales la carrera es por el voto todos las participantes su objetivo y metas es sumar los votos posible para alcanzar el poder político.

Ahora bien, ¿cuál es la diferencia que lleva a que un líder político sea obedecido de modo diferente a un agente de la ley? aparentemente, la diferencia es sencilla ya que un agente consigue la obediencia en tanto instrumento coactivo del Estado que vela por el cumplimiento de las funciones asignadas a este.

En cambio, un sujeto consigue auparse como líder dentro de un partido político, organización cívica o asociación, porque transmite un objetivo político que es capaz de seducir a sus seguidores y militantes; dispone de un “capital simbólico que permite cierta predisposición de los individuos a aceptar su idea u objetivo” (Joignant, 2012: 594)

Pero ¿cuáles son esas claves que definen la perfección en materia de liderazgo? Son múltiples, variadas y condicionadas por diversos factores que irían desde el tipo de partido que lidera hasta la historia que lo enmarca (Martín Salgado, 2002) (Roa Suárez, 2005).

Se incluyen los atributos de la personalidad (simpatía, competencia, credibilidad, honradez, responsabilidad, etcétera), la apariencia externa (atractivo, gestualidad, vestuarios…), las características sociodemográficas (sexo, edad, procedencia geográfica, convicciones religiosas, extracción social) y los aspectos relacionados con su biografía personal y su vida privada (formación académica, antecedentes profesionales, situación familiar, trayectoria sentimental) (Rico Camps, 2008: 123) (Canel, 2008: 48).

¿Cuántos de nuestros personajes políticos aprueban estos requisitos? ¿qué simbolismo propio nos transmitirán quienes participarán en las elecciones? a algunos ya los conocemos y otros apenas comienzan a buscar liderazgo político, pero que en un corto plazo es difícil llegar a conseguirlo, el problema de la política es que se define mas por la popularidad que por las capacidades.

El punto de partida, por tanto, es identificar las cualidades especiales del líder político a la hora de interactuar. Por encima de las dotes de mando y dirección, la principal cualidad especial tendría que ver con el poder de fascinación que se ejerce sobre los demás, siendo sus propias actitudes la que determinarán el arrastre que pueda tener en su mercado electoral.

Lo dicho anteriormente en forma concreta se conoce como carisma, el carisma implica liderazgo, una personalidad sobresaliente.

Por otra parte, el carisma se ha convertido en un elemento necesario para los candidatos democráticos, sin éste, una formación política no puede conseguir el triunfo electoral o mantener un máximo de votantes, ¿tenemos políticos carismáticos? ¿dónde están? tal vez yo no los vea y usted sí, o quizás seré muy apocalíptico en cuanto a política porque creo que la sociedad nuestra se merece una mejor vida, y eso nunca la hemos tenido ya es hora para mejorar estas cosas.

El carisma se ha convertido en un factor importante para captar el voto volátil y electoral que se sitúa en el centro del espectro político.

Si bien puede haber una estrecha relación entre la popularidad del partido y del líder, hay estudios como los de Tor Midtbo* que apuntan hacia la importancia de la valoración de los líderes políticos para decidir el voto, entramos a la etapa de ser mas reflexivo, racionales identificar no solo al personaje, sino que es lo que desea de nosotros.

Debemos de comenzar a ser ciudadanos mas pensantes y estar claros que lo que se avecina es serio y lo que cada uno decida será muy significativo para la sociedad en los próximos cinco años, tiene bastante tiempo para identificarse con cada propuesta que nos presenten, dialogue internamente acerca de lo que nos dicen.

Todo lo anteriormente planteado el acompañante obligatorio son los medios de comunicación especialmente los medios audiovisuales.

La televisión ha supuesto la gran revolución de este ámbito, y ha comportado una redefinición de la expresión y manifestación políticas, usted debe estar claro que no todo lo que mira, escucha o lee, es lo verdadero, apenas es un pedazo de verdad, le corresponde a usted incorporarle otros elementos para aproximarse a lo que puede ser lo certero, aunque tampoco se llegue a la totalidad de la verdad, no se convierta en caja de resonancia porque eso es lo que desean los que están en la contienda política,.

Por otro lado, nos encontramos que la imagen se ha convertido en el principal valor comunicativo y a su vez de prestigio, de sumar popularidad, existir políticamente equivale a salir por la televisión, o cualquier otro medio audiovisual, cómodamente, desde el hogar, se puede opinar sobre el teatro de la política y recibir su influencia al final acaba emergiendo lo genuino de un líder político, por bien que sea una mezcla de elementos de decorado y actuación política.

La televisión ha proyectado de esa manera a ese personaje además que los medios de comunicación han permitido realizar llamadas a la población para que responda a los mandatos de los dirigentes políticos, el involucramiento directo de los medios de comunicación le resta transparencia al trabajo realizado.

No se trata de decir que los medios y periodistas no tengan una opción ideológica tienen todo el derecho como ciudadanos de simpatizar con un partido político, lo único que se les solicita es dejar al margen en el momento de ejercer su trabajo informativo la evidencia de qué lado está, esto es difícil lograrlo.

El micrófono, la imagen no puede ser una tarima para realizar propaganda, y eso es lo que vemos en muchos medios de comunicación.

Tanto ustedes como yo vemos desfilar todos los días por los medios audiovisuales a los mismos personajes los presentadores que se convierten en entrevistadores no preguntan nada diferente, salen hasta dos veces por semana, no dicen nada nuevo hay un acomodamiento de lo que dicen los entrevistados.

No hay desencuentro todo es armónico de ahí que se ha derivado un periodismo partidario, de intereses y no de bienestar común y como dice el profesor Juan Ramón Huerta el periodismo no debe tener apellido o se hace un buen periodismo o  lo que se hace es una caricatura de periodismo.

Personalmente considero que el ejercicio del periodismo la base fundamental es la ciencia sin conocimiento de lo político, lo social, lo económico, lo jurídico muy pobre será lo que pregunten, algunos otros dicen que el periodista no debe de tener amigos porque la amistad sesga la proximidad a como se han desarrollado los acontecimientos, y como los medios y periodista han tomado partido y se evidencia de manera abierta pues, cada discurso informativo ya existe la duda en la sociedad ya les ha dado apellido político.

Si bien los medios de comunicación son una forma rápida de comunicación de masas, no se puede dejar que sean solo ellos los que regulen la participación ciudadana en la construcción de la democracia, ni que acabe teatralizándose el debate político entre los partidos, convirtiéndose éstos, más que un espacio de razonamiento de las ideas, en un espectáculo emotivo de masas.

Ahora, la responsabilidad es mas allá de los medios, es la sociedad en general todos podemos aportar, son los organismos sociales la educación formal y no formal, la familia.

Hay que empezar a democratizar desde la organización primaria la familia, es ir diseñando personas con una mentalidad diferente de respeto, tolerancia hacia los demás que podemos no compartir pensamientos, pero si aprender a convivir, a pesar de no compartir muchas cosas.

Cuánto podemos avanzar en este nuevo contexto que estamos viviendo y donde la lucha por alcanzar el poder político se convierte en nuevo aprendizaje desde el punto de vista político.

Para la sociedad nicaragüense la educación política es clave para comprender mejor este proceso electoral que se avecina, por eso hay que prepararse para conocer todos los referentes necesarios y así estar consciente de la decisión que se va a tomar.

 

 

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!