9 mayo, 2021

Remesas, el mejor programa social alcanza un tercio de las exportaciones de Nicaragua

 

Oscar-René Vargas

Décima primera entrega

La política del régimen Ortega-Murillo permitió que la gente gane menos, para que estudie menos, para que piense menos; en definitiva, para ser menos. Por esa razón muchos optaron por emigrar.

Se estima que el entre un 12 al 15 por ciento de la población nicaragüense vive en el exterior, principalmente en Costa Rica, Estados Unidos, Panamá y España. Aproximadamente salen, anualmente, de Nicaragua entre 20 y 30 mil personas, principalmente jóvenes con un nivel educativo promedio superior al promedio nacional.

De esta manera Nicaragua está perdiendo un capital humano considerable. Es decir, la migración representa un alto costo para la sociedad nicaragüense, ya que la descapitalización que se produce por la salida de una mano de obra calificada y con capacidad para ser agentes locales de desarrollo.

Según el “Informe de Remesas Familiares 2019” del Banco Central de Nicaragua (BCN), las remesas enviadas por los trabajadores nicaragüenses desde el exterior, se han convertido en una importante fuente de ingresos de divisas en Nicaragua, lo cual se ha hecho evidente con el crecimiento de estas como porcentaje del PIB. Así, mientras en 1994 las remesas contabilizaban el 1.3 por ciento del PIB, en el 2019 alcanzaron el 13.2 por ciento.

Según el “Informe de Remesas Familiares 2012” del BCN, en ese año, las remesas representaron el 29.8 por ciento de las exportaciones del país (excluyendo las zonas francas). La comparación del nivel de las remesas con indicadores macroeconómicos (PIB, exportaciones, importaciones e IED) arroja coeficientes que revelan su contribución significativa.

En el 2019, con respecto a las exportaciones y las importaciones, los flujos de remesas son sobresalientes con el 38.0 por ciento y el 30.6 por ciento respectivamente. Es decir, representan un equivalente un poco mayor de un tercio de las exportaciones y un poco menor de un tercio de las importaciones. Las remesas fueron, en el 2019, un 328.0 por ciento superior a los flujos de la IED bruta.

Desde 2012, los ingresos por remesas han excedido al monto de recursos captados por la IED. En el 2012, se recibió una IED bruta por un monto de US$ 775.7 millones de dólares equivalente al 7.4 por ciento del PIB. Mientras que las remesas alcanzaron la cifra de US$ 1,309.8 millones de dólares correspondiente al 9.6 por ciento del PIB.

En el 2019, los ingresos por IED sumaron US$ 503 millones de dólares representando el 4.0 por ciento del PIB. En el mismo año, las remesas proporcionaron el 13.2 del PIB y sumaron US$ 1,757.9 millones de dólares. Es decir, las remesas aportaron al país más de tres veces que la IED.

Si comparamos las remesas con las IED netas la brecha es mayor. Por ejemplo, en el 2018 las IED netas contribuyeron con la cantidad de US$ 284 millones de dólares, mientras que las remesas apoyaron con US$ 1,611.3 millones de dólares, equivalente a 5.6 veces mayor.

El “Estudio Económico de Centroamérica y la República Dominicana en 2019 y Perspectivas para 2020”, nos permite analizar el aporte monetario de la IED a Nicaragua entre el 2012 al 2019 el cual nos indica una suma de US$ 7,149.7 millones de dólares. En el mismo período de tiempo, Nicaragua recibió la suma de US$ 12,186.6 millones de dólares en remesas. Es decir, las remesas aportaron US$ 5,036.9 millones de dólares más que el total de la IED.

Si comparamos las remesas con las IED netas (es igual a la IED bruta menos la salida de capital en un tiempo determinado) la brecha se profundiza. Las IED netas alcanzan la cifra de US$ 5,819.0 millones de dólares.

El ingreso de remesas a la economía nicaragüense, además de actuar como atenuador del déficit en la cuenta corriente de la Balanza de Pagos, tiene efectos positivos sobre las variables satisfacer las necesidades básicas, poco ahorran, reparar vivienda, invertir en negocios propios y en salud y educación. En este contexto, las remesas se han constituido en una variable de suma importancia para mitigar la pobreza en Nicaragua. Al mismo tiempo, es un factor que impide que la inseguridad alimentaria sea mayor.

Un aspecto importante vinculado a los flujos de remesas es su estrecha relación con la migración. Este fenómeno está vinculado a los conflictos armados y a la necesidad de acceder a opciones laborales, mejores salarios y calidad del nivel de vida.

Desde 2007 al 2019, más del 90 por ciento del monto de las remesas que ingresaron al país provinieron principalmente de Estados Unidos, Costa Rica, España y Panamá.

Los departamentos donde se ubican la mayor parte de los beneficiarios de las remesas sobresalen los departamentos de Managua, Chinandega, León, Estelí y Matagalpa concentrando más del 70 por ciento de las remesas.

Vale recordar, que varios municipios de estos departamentos están ubicados en municipios en condiciones de pobreza y pobreza extrema, por lo cual las remesas representan una fuente importante de ingresos para las familias y la economía de esas zonas geográficas. Es decir, las remesas juegan un papel fundamental para mitigar la pobreza en los municipios más pobres del país. Sin esos recursos la pobreza general de los hogares se incrementa.

Conclusión

A) Las remesas se han transformado en la fuente más importante de entrada de divisas al país. En el período entre el 2012 al 2019, el total acumulado de dinero recibido por remesas alcanzó el monto de US$ 12,186.6 millones de dólares; el monto proveniente por las Inversiones Extranjeras Directas netas llegó a US$ 5,819.0 millones de dólares; mientras que por que los préstamos internacionales se obtuvo US$ 4,477.4 millones de dólares); por último, el ingreso de divisas por la exportaciones de los principales productos de exportación (carne, oro, café), de manera individual, no sobrepasaron, en el mejor de los casos, los US$ 500 millones de dólares cada uno por año.

B) Las remesas han ayudado a evitar que la pobreza se incremente más y ha servido para evitar mayores índices de desnutrición. Según el documento “Encuesta de Hogares para medir la Pobreza en Nicaragua. Informe de resultados 2019” de la Fundación Internacional para el Desafío Económico Global (FIDEG) establece que dada la alta vulnerabilidad de la población el dinero proveniente de las remesas ha evitado que la pobreza sea mayor entre 3 y 5 puntos porcentuales según la cantidad de dinero que recibe.

C) Es decir, se transformó en el programa social más importante del país ya que beneficia directamente, según el Banco Mundial (BM), a más de 2.0 millones de personas, lo que permite que muchas de ellas tengan ingresos superiores a línea de pobreza establecida por el BM.

D) En términos de valor, Nicaragua está ubicada en el cuarto lugar como receptor de remesas detrás de Guatemala, El Salvador y Honduras y superior a Costa Rica y Panamá.

E) A pesar que los nicaragüenses que viven en el exterior aportan el 13.2 del PIB no tienen derecho al voto ni existe una política de Estado en relación al tratamiento de los emigrantes tampoco tienen ningún reconocimiento en la vida social y política del país.

F) Nicaragua, teniendo menos de 7.0 millones de habitantes, es uno de los países más afectados por la pandemia, en el 2021 existe una alta probabilidad de un rebrote en el marco de un año electoral. El régimen Ortega-Murillo por estar más preocupado en reprimir al movimiento social no tiene planes de vacunación para evitar mayores consecuencias negativas del coronavirus. En los últimos dos meses del año 2020, el régimen ha promulgado 4 leyes que criminalizan el trabajo de la sociedad civil y prohíbe las candidaturas de personas que han participado, desde el 2018, en la lucha contra la dictadura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!