18 septiembre, 2021

¿Estamos preparados para enfrentar las estrategias de la manipulación política electoral?

 

Ilustración tomada de prensalibre.com / NM

“La herramienta básica para la manipulación de la realidad es la manipulación de las palabras. Si puedes controlar el significado de las palabras, puedes controlar a la gente que debe usar las palabras.”

Philip K. Dick

Las organizaciones políticas se organizan, planifican y analizan las estrategias comunicacionales que desarrollarán en vísperas de un proceso electoral, para elegir a autoridades nacionales donde el principal mercado político es la sociedad en general, por tal razón la ciudadanía tiene como desafío, saber por qué y a quién van a elegir, a sabiendas que las estrategia que van a utilizar los contendientes es la manipulación, por lo tanto, corresponde ser responsable, primero, con uno mismo.

Julio César Guerrero Dias

Las organizaciones políticas se organizan, planifican, y van construyendo su estrategia política para las próximas elecciones que ya tienen fecha noviembre de 2021, una elección que por lo que percibimos estarán marcadas por dos grandes ideologías los que desean el continuismo y los que aspiran a transformar un sistema.

Si hay algo en común para los que participarán en la contienda electoral es la manipulación política, sustentada en cada uno de los discursos que le venderán a la ciudadanía, utilizando como base el lenguaje, los tonos, la semántica, la semiótica, la historia, y hasta la vida personal de cada participante o grupos participantes, así ha sido a lo largo de la historias de nuestro país estos procesos electorales, ¿será diferente ahora? ¿qué nuevo ofrecen? ¿se les creerá? por el momento nada está dicho.

Para la política, las campañas electorales y el ejercicio de los que entran en el juego  por la conquista del poder político, y todo lo que se deriva de eso, su estrategia es comunicar, convencer, persuadir y manipular, suelen ser aproximaciones  sinónimos, distinguir que es una y que es la otra, resulta muy difícil.

Para la gran mayoría de la sociedad, la manipulación es una parte imprescindible y fundamental del quehacer político desde los orígenes de la humanidad, por eso en todas parte del mundo cuando los procesos o campañas electorales están en pleno desarrollo es lo que mas se evidencia en cada persona o grupo participantes.

Los nicaragüenses no vamos estar exentos de eso, y mas allá de eso lo que buscan sin excepción alguna es seducir  a la sociedad  que es un nivel mas profundo de dominio, de  narcotización de los individuos, de adormecimiento mental.

Una persona seducida por alguien, actúa como se le orienta, es un sujeto que no piensa, su racionamiento es limitado y por lo tanto no sabe que es lo mejor que desea, ¿cuánta personas se verán seducidas por lo que le venden los diferentes partidos y organizaciones políticas? ¿cómo enfrentar la manipulación?

Manipular, algunos dicen que es un arte, ¿será cierto? es una de las primeras cosas que aprendemos en la vida dicen algunos psicólogos a muy temprana edad, los bebes descubren el poder del llanto, el berrinche, los pataleos, la risa o alguna gracia como recursos para demandar atención, exigir comida, pedir ayuda o simplemente mantener ocupada a la gente.

Nuestras actitudes de adultos reflejan lo mucho o poco que algunos maduraron, procesaron y rebasaron ese periodo, lo significativo de evitar la manipulación es pasar por el proceso de abstracción donde el conocimiento prevalezca sobre lo supuesto o lo fabricado encontraremos muchas fábricas de convencimiento por eso es que debemos de prepararnos para ser capaces de poder identificar lo que nos están vendiendo desde los discursos políticos, y tener un sano de juicio de estas propuestas.

Hasta hace poco las víctimas propicias de la manipulación eran las personas incultas, con poco conocimiento, pero ahora el marketing, la Internet y las redes sociales han cerrado la pinza creando contenidos mentales y conductas erróneas mediante información adulterada y parcial, o falsas informaciones.

Ese fenómeno no lo podemos obviar, lo que debemos de poner en práctica es ir creando nuestros propios criterios e indicadores para poder distinguir lo factible con lo absurdo, lo real con lo imaginario, la falacia con lo aproximado, la fantasía con lo posible, lo manifiesto y lo latente, el romanticismo con la racionalidad, lo hiperbólico con lo natural, lo certero con lo desacertado.

Si logramos establecer nuestros propios criterios la manipulación y la seducción será mas difícil que penetre en nuestras mentes y hacer lo que los manipuladores desearan que hagamos.

Kissinger expone: “Los filósofos han separado el dominio de la mente en información, conocimiento y sabiduría. Internet se centra en la información, y paradójicamente el exceso y la inmediatez inhiben la adquisición de conocimiento y alejan de la sabiduría.” Kissinger agrega: “El ordenador ha resuelto el problema de adquirir, preservar y recuperar información. También empobrece la perspectiva. Cuando sucede esto, la manipulación de la información reemplaza a la reflexión como principal herramienta política.

Las campañas presidenciales están a punto de transformarse en competencias mediáticas entre operadores de Internet”. https://www.milenio.com/opinion/ricardo-cisneros-hernandez/perspectivas

Esto ya es una realidad, las campañas electorales ya no son los grandes conglomerados donde la gente asiste a escuchar un discurso de sus dirigentes partidarios, las disputas electorales están en la cobertura mediática generadas por todos los medios y formas de comunicación que utilizan para sacarle provecho a ese mercado político, es así que hoy la esencia de venta de la ideología política de cada participante no es tanto el fondo de lo que se dice, si no el espectáculo que nos proporciona desde la tarima de los medios de comunicación.

Podemos considerar que jurídicamente /manipulación-política, manipular es sembrar en la conciencia y en la mente de la gente ideas, actitudes, conceptos y aspiraciones incluso falsas, inmorales y deshonestas, que sirvan a los objetivos ocultos o abiertos de sus manipuladores. Pero ¿cómo se manipula en Política? algunas consideraciones acerca de la forma y estrategias de manipulación.

Un aspecto a considerar los que estarán en la contienda electoral es que se dan cuenta que nuestra sociedad es vulnerable, la mayoría de la sociedad nuestra por muchas razones no se detienen a contextualizar como estamos, que queremos, hacia donde queremos ir estamos bien así o necesitamos algo mejor, pero también preguntémoslo ¿qué es algo mejor? ¿queremos mejorar al país cómo? ¿qué puedo hacer yo como ciudadano?

Por otro lado, para que exista un manipulador, debe haber una base de ciudadanos indefensos, dóciles, desinformados, emocionales, reclutados, pagados o simplemente indiferentes a la política para quienes mantenerse dependientes, es muchas más simple que reflexionar, participar, criticar o luchar para cambiar las cosas, ¿cuánto de esto es verdad? ¿tenemos esa base de personas con estas características?

Los apoyos de gobierno a sus seguidores, y también los que acompañan y apoyan a los que promueven el cambio están bien claros que  el bajo nivel de la educación que posee nuestra población es un aspecto que entra en juego a la hora de presentarse frente a ellos, si a eso le agregamos a los medios de comunicación y la propaganda permanente que realizan pueden ser usados como instrumentos de soporte a la manipulación, en este juego político nadie se escapa, no es que solo los del gobierno que utiliza esta estrategias todos la practican y mas en política, el arte de la manipulación es el instrumento que convoca a la sociedad a ser parte del juego político, para legitimar dicho proceso.

Entre más grande sea esta base de apoyo ya sea de los que quieren preservar el poder y de los que aspiran el cambio, menor es la capacidad de resistencia de la parte crítica de la sociedad, la ironía en el contexto de la democracia de masas, aunque las minorías critiquen, resistan y fundamenten sus planteamientos  y quizás tenga mayor razón en sus perspectivas, perderán simplemente por las mayorías manipulables, a esa mayoría es a la que apuestan los participantes en los procesos electorales, esa es la democracia, aunque esa mayoría no tenga la razón el que obtenga mas seguidores ese será el ganador.

No podemos dejar de reflexionar acerca del manipulador político que destruye y explota al mismo tiempo la necesidad de autoestima del pueblo, porque el fin justifica los medios para lograr un objetivo, eso ha sido durante mucho tiempo cuando se realizan elecciones, ¿cuánto será diferente en estrategia? por el momento no visualizo nada diferente.

Por otro lado, el manipulador político su finalidad es convencer a la sociedad de que sus orígenes, identidad y aspiraciones son los mismos que el de ellos y que están luchando por ellos, que es un ser ordinario con una capacidad de autosacrificio extraordinaria por los suyos y que sus recompensas son morales, nunca materiales, esos pueden ser sus eternos discursos, donde la parte emocional y sentimental es la que determinará hacia donde se dirige lo que se busca, el eufemismo político prevalece en cada discurso, se juega con las necesidades de la gente.

También la parte del lenguaje es importante adoptando las formas populares, sus dichos y sus usos, con un ingreso bajo y un estilo de vida sencillo, el manipulador suaviza los cuestionamientos, se ubica en el nivel promedio y puede comunicarse con empatía, pero al mismo tiempo, legitima su incompetencia y mediocridad, justifica su falta de calificaciones y puede evadir sus responsabilidades públicas.

Victimización y el enemigo superior es otra estrategia utilizada, los manipuladores usan con frecuencia la técnica de ser la victima eterna, suelen inventar voces críticas, fantasmas, espejismos, demandantes o que no comparten sus ideas y los etiquetas como parte de sociedades secretas, clases estigmatizadas, aliados de gobiernos extranjeros o los ultraconservadores que se oponen a las transformaciones que dice representar, ¿cómo se presenta esto desde los espacios públicos? ¿y desde los medios como se hace?

De esta forma, el manipulador mantiene el rechazo del pueblo a otras opciones, contagia y expande sus fobias sobre el manipulado. La hace creer que sus temores, exageraciones e inseguridades personales deben ser de ambos. Exige lealtad sin cuestionamientos y sin referencias a otras formas de pensamiento. El ciudadano prefiere rendirse antes de arriesgarse al posible retorno de los enemigos más perversos.

El personaje del discurso político no es para cualquiera, debe de dominar el arte de la comunicación, de la oratoria, de la fluidez léxica, del manejo de escenarios, del sentido de la oportunidad, para que el manipulador sea percibido como un personaje que forma parte de la historia por sí mismo, que representa un cambio único y que forma parte de la moral y los ideales superiores de la sociedad, es un ingrediente fundamental de las campañas electorales.

Apropiarse de los legados de figuras históricas y populares, es otro recurso que utiliza el manipulador, usar conceptos aceptados y superiores como disminuir la pobreza, acabar con el crimen o terminar con la corrupción son metas incuestionables, preservar el estado de derecho, el respeto de los derechos humanos, la libertad de expresión, la libertad de religión, la libertad de organización, la conservación del medio ambiente, los derechos de niños y niñas, el derecho de las mujeres, el derecho de la diversidad sexual y otros.

Al mismo tiempo, justificaciones de medidas extremas, cambio de socios, nuevas cuotas, verdades a medias y formas para ocultar nuevas prácticas corruptas, todo eso vamos a escuchar de manera mas sistemática el próximo año, prepare su vista y oídos para escuchar tantas cosas que nos ofrecen a cambio del voto tanto para unos como para otros ¿qué vamos a hacer?

Los manipuladores hacen uso del hartazgo y la molestia de la gente para explotarla en su favor, canalizan la furia popular hacia sus contendientes y con la mano escondida reciben los dividendos de aquellos a quienes denunciaban como sus adversarios, mover todo de lugar no cambia el fondo de los problemas sociales.

El manipulador es celoso, a veces casi paranoico, no admite cuestionamientos ni quiere que nadie ocupe su espacio, sabe que su vigencia depende de presencia controladora. Todos los días, hay que marcar la línea de discurso, incidir en el debate, marcar la pauta de lo que se diga en política, no importa la calidad sino la cantidad.

En la estrategias manipuladoras hacer el ridículo vale la pena si con ello se logra una cortina de humo, la distracción y la superficialidad son formativas, sacar la verborrea, creatividad, sarcasmos, demagogia, ocurrencias, bromas, excusas, evasiones todo eso sobra en cualquier merolico o sea un charlatán especie de vendedor ambulante, standupero o grillo es decir un cuenta chiste, monologuista un bufón  político, porque lo que interesa es que la gente haga de la política espacio de chismes y parodias es mucho mejor y más fácil que comprometerse en generar certidumbre, ofrecer resultados claros o rendir cuentas.

Estas reflexiones no son mas que algunas pista o ideas acerca de la manipulación política, por supuesto que esto es una mínima parte de esta estrategia para algunos y arte para otros yo solo las ubico como métodos y de cara a lo que se nos avecina que son las elecciones, creo que vale la pena que usted como probable participante en este proceso invierta un poco de su tiempo para ser responsable de sus propias decisiones y además de eso que le quede su conciencia limpia de lo que decidió.

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!