16 septiembre, 2021

La comunicación debería de dejar de ser un instrumento solo para fortalecer plataformas del poder político y económico

Ilustración de ViSH / NM

“Las ideologías nos separan. Los sueños y las angustias nos juntan”. Eugene Ionesco

 La comunicación ahora se ha convertido y en la disciplina omnipresente de la sociedad, su función es determinante para el cambio social y el desarrollo de las sociedades, la ecuación de las cuatro “P” determinan el quehacer de la sociedad y siempre están presente: Permanente, Planetaria, Inmediata e Inmaterial es por eso que hoy este campo se ha endiosado, sin ella, no se puede realizar absolutamente nada.

Julio César Guerrero Dias

Las sociedades en todas partes del mundo y por supuesto la nuestra no escapa a la  búsqueda de un cambio social, los movimientos sociales catalogados como grupos de presión manifiestan y demandan a los gobiernos que están en el poder un cambio que conduzca a una mejor armonía, donde la sociedad tenga la oportunidad para contribuir al cambio social que se necesita en concordancia con el cambio de época que vivimos, marcada por diferentes situaciones que desarmonizan en lo social,  político, económico, cultural y religioso.

La comunicación para el cambio social se plantea como un proceso de diálogo y debate, basado en la tolerancia, el respeto, la equidad, la justicia social y la participación activa de todos, la voluntad política de los que ostentan el poder es determinante para la búsqueda de este cambio.

Este concepto conjuga una unidad en la cual los actores de una sociedad se hacen protagonistas de sus cambios, apropiándose de la comunicación y de su conocimiento, manteniendo su identidad propia de optar a sus aspiraciones donde predomine el bienestar para la mayoría de la ciudadanía, sin embargo hemos visto que ese diálogo, respeto, tolerancia, libertad, no se visualiza de ninguna de las partes involucradas.

Cada día se alteran los tonos y la ciudadanía como agente de esos cambios es la que menos oportunidades tiene para contribuir a un estado donde es de suma necesidad realizar eso cambios sociales.

De este modo todo se estaría planteado de buena manera para las sociedades mas vulnerables que aporten en su desarrollo de manera directa y positivamente, claro esta con ayuda de instituciones del Estado desde sus políticas públicas que orientadas por los principios de la comunicación para el cambio social, donde se utiliza de buena manera la tecnología y exista una retroalimentación por las dos partes, y además se fortalezca los principios del derecho.

Lamentablemente este proceso de retroalimentación que es clave no solo para el cambio social sino también para la democratización del país está ausente, habrá que preguntarse ¿por qué la ciudadanía no participa como agente de cambio? ¿le han dado oportunidades? ¿las instituciones responsables de partición ciudadana han cumplido su función?

Ahora bien, la cuestión es ver el significado que le damos a la palabra progreso o también llamada desarrollo para el cambio social, tampoco podemos perder de vista  que estos cambios sociales están marcados por ideologías a que cada estado se pliega y donde los intereses de cada quien determinan hacia donde se quiere ir.

Nos han vendido y nos siguen vendiendo ideologías divinas y diabólicas sociedades ejemplo y sociedades de dudosa reputación, gobiernos buenos y malos pues, las matrices mediáticas juegan un rol significativo para hacerle creer a la sociedad, esto es bueno o esto es malo se convierten en jueces, para que la sociedad se pliegue a esas ideas.

Todos los sistemas realizan funciones acertadas y desacertadas, es claro que en este momento los que gobiernan el país mantienen una lucha por mantener sus principios ideológicos, y los que aspiran al cambio social, político y económico también tienen una posición ideológica de cambio de sistema, lo que debe estar claro nuestra sociedad es ¿qué país deseamos? ¿hacia donde queremos ir? estamos a tiempo, para reflexionar de una manera seria y responsables, ¿pero existen personas consiente de esta realidad? ¿por qué razón no existe un cambio para trasformar nuestra sociedad? ¿quién o quienes impiden estos cambios? y así llevarla a nuestro fin a lo que deseamos y aspiramos, utilizando la comunicación como un medio, para ir en búsqueda donde vivamos en unidad, trabajando por bienes comunes y no individuales además de encontrar un equilibrio razonable con sentido que nos permita vivir en paz, ese el cambio social que necesita nuestro país.

(…) las concepciones del desarrollo, con énfasis en la sostenibilidad y la reducción de la pobreza, tienen un lugar central la equidad, la justicia e igualdad; es una propuesta holística, integral e interdisciplinaria, donde la información, la cultura, las políticas sociales, el capital humano y la generación de capital social se convierten en ejes clave del desarrollo.

(…) Estos modelos y conceptos diversos de desarrollo han incidido en los modos de entender y gestionar la política social especialmente en sectores como la salud, la educación, medio ambiente, género, comunicación en el marco de los derechos humanos. (Pereira y Cardozo, 2004)

“La comunicación para el cambio social es una comunicación ética, es decir de la identidad y de la afirmación de valores; amplifica las voces ocultas o negadas, y busca potenciar su presencia en la esfera pública. Recupera el diálogo y la participación como ejes centrales de los procesos sociales” (Gumucio, 2002).

Es complejo el análisis de todos estos conceptos, pero lo que es claro, es la participación de los medios de comunicación en este proceso de cambios, tienen alguna responsabilidad en cierta medida de la situación del país.

La gran mayoría de ellos hace mas propaganda que educar y orientar a la sociedad desde la racionalidad y el respeto a las ideas, estos medios masivos obviamente controlados por la clase alta económicamente y política del país  que a su vez está influencia por ideología de derecha, izquierda, centro, o de otra naturaleza, persuade y seduce día tras día a la sociedad.

La comunicación para el cambio social es el paradigma más reciente en la búsqueda de contribuir a un cambio de actitud en la sociedad es un compromiso que a través de las narrativas informativas y de opinión trata de poner otras opciones de pensamiento sin pretender convencer a nadie sino mas bien que cada persona se convenza por sí mismo que es lo que está haciendo, como lo está haciendo y para que lo está haciendo.

De alguna manera este modelo de comunicación ha estado siempre presente, en parte en las experiencias de comunicación alternativa y participativa, y en parte en las acciones de comunicación para el desarrollo.

Sin embargo, su formulación conceptual comenzó a gestarse a partir de 1997, a raíz de una serie de reuniones entre especialistas de comunicación y participación social, que visualizaron el modelo comunicacional tradicional difusionista, denuncista generado desde los medios que es insuficiente para el cambio social y que solo involucrando a la sociedad se podía generar esos cambios sociales, políticos y económicos que la sociedad demanda a los que ostentan el poder.

Para Mouffe, un ciudadano es un sujeto político, no porque se le ha definido como tal, en abstracto, como un ente flotando en el universo, con sus derechos, sus privilegios y deberes, sino como una persona cuya existencia está localizada en un lugar sobre la tierra, un lugar específico, que es protagonista de su propio desarrollo y por lo tanto se le tiene que brindar las oportunidades necesarias para que pueden participar en su propio proyecto de mejoramiento de la calidad de vida.

El ciudadano existe en interacción con una serie de relaciones fuertemente ancladas en ese mismo lugar, relaciones con sus familiares, amigos, vecinos, sitio de trabajo, Iglesia y en los diferentes espacios públicos, es de estas relaciones de dónde cada uno de nosotros extrae o no porciones de poder, poder simbólico, poder material, poder psicológico, la socialización de las ideas es la que da apertura a manifestaciones individuales y colectivas que desembocan y un cambio de actitud frente a los acontecimientos que están sucediendo en su entorno.

Y estos poderes, cada uno con su textura diferente, son la materia prima de la democracia, estas porciones de poder son lo que les permite a las personas orientar a su comunidad social y su entorno natural hacia la visión de futuro que tienen en mente.

Entonces, el ciudadano o la ciudadana es la persona que cada día genera poder en medio de sus relaciones cotidianas, y usa este poder para ir transformando su comunidad poco a poco, para ir haciendo que su comunidad se parezca mas y mas a su visión de futuro, a la utopía, a sueño, el cambio de actitud es de carácter personal, pero los grandes colaboradores están desde la familia, escuela, organizaciones políticas, religiosas y medios de comunicación.

Si continuamos bajo el mismo modelo social, político y económico que es el cuello de botella que en este momento tenemos, olvidémoslo del cambio de la sociedad, seguiremos como estamos.

¿Este concepto de ciudadanía y hago el análisis de los medios en Nicaragua, como aquellos medios que facilitan que las personas se conviertan en ciudadanos en el sentido de proporcionarle desde estos medios los conocimientos necesarios para que puedan apoyar al cambio social, todos los medios de comunicación deberían de estar al servicio de la ciudadanía sin distingo de raza, género, credo o ideología política o partidaria por eso es que les debe de llamar medios ciudadanos ¿los tenemos? ¿al servicio de quién están los medios? ¿de la ciudadanía?

Tampoco debemos de generalizar el modelo de comunicación que desde los medios se genera, si existen medios que tratan de darle la palabra a la sociedad y proporcionan otros conocimientos para que la gente piense y tome sus propias decisiones, pero estos medios no son los clásicos si no las nuevas formas de informar y comunicar mediante del sinnúmero medios digitales que han surgido a partir de las nuevas tecnologías de la información y comunicación.

Sin duda alguna se debe trasformar este modelo de comunicación y mercado social, a uno donde se adopte la cultura que sea mas aproximado a la realidad, que politizado, además se puntualice en el trabajo por el desarrollo visto como crecimiento u amento de identidad y cultura.

Debemos adoptar la modernidad, pero sin dejar a tras nuestra identidad, que no se olvide que el cambio social no solo se determina por aspectos económicos, también por la cultura y tradiciones modos de vivir, de socialización.

Pero ¿Cómo se logra? dentro de mis reflexiones incluyo una idea abierta y libre de compartir, aunque muy general: generar espacios de comunicación alternativa donde se puedan compartir y expresar lo que en fin es lo que importa, la palabra del afectado, su percepción y su aporte a la solución, estos mismos espacios generan una cadena participativa en donde cada comunidad tenga su aporte a una solución viable.

Finalmente considero que nuestros modelos de comunicación en los casos masivos controladores, se pueden trasformar de tal manera que se integren a una cultura de innovación social que involucre conceptos como el respeto por la cultura y la tradición, el respeto a los modos de pensar, el derecho de la vida, por último, estoy convencido que la crítica o una oposición fuerte, es el camino al cambio.

“La comunicación para el cambio social es una comunicación ética, es decir de la identidad y de la afirmación de valores; amplifica las voces ocultas o negadas, y busca potenciar su presencia en la esfera pública. Recupera el diálogo y la participación como ejes centrales de los procesos sociales” (Gumucio, 2002).

La comunicación para el cambio social no se lleva a cabo por decreto no es el gobierno el que dicta el modelo de comunicación que cada medio de comunicación va desarrollar, es el compromiso que los diferentes medios adquieren con la sociedad, para la búsqueda del desarrollo social, político y económico que tanto se necesita, denomina el campo de la comunicación en función de un modelo de desarrollo y ubica la comunicación como un instrumento al servicio del modelo de comunicación y cambio social que no es mas que la capacidad propia que surge de la comunicación como campo de construcción social y cultural para transformar esa sociedad en su conjunto.

La comunicación debería de dejar de ser un instrumento para fortalecer las plataformas del poder político y económico tiene que comenzar a ser visto como la práctica misma de la democracia y de la paz, solo de esa manera podemos aspirar a un cambio social, que nos conduzca al desarrollo.

¿Cuánto nos falta? ¿podemos lograrlo? ¿qué propone? ¿cómo usted contribuye al cambio social? ¿cree usted que es necesario ese cambio? exija, demande, participe, socialice su pensamiento también eso es cambio social para aproximarnos al desarrollo.

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!