24 septiembre, 2021

Participación ciudadana en sociedades de incertidumbre y con sistemas políticos agotados

 

“Querer informarse sin esfuerzo es una ilusión que tiene que ver con el mito publicitario más que con la movilización cívica. Informarse cansa y a este precio el ciudadano adquiere el derecho de participar inteligentemente en la vida democrática.”

Ignacio Ramonet

La sociedad de hoy está llena de expectativas, queremos que nuestra situación mejore en todos los aspectos, el modelo democrático que impera ya no responden a las demandas sociales de ahí la necesidad de participar de diferentes maneras para que sus ideas y voces se escuchen de esa manera usted estará aportando a un cambio de sistema, que sea justo para todos   

Julio César Guerrero Dias

No se trata de países pobres o mas bien empobrecidos, si no también los países del primer mundo, ya los sistemas y modelos políticos se han agotado y la exigencia social cada día es mayor.

Vivimos en una sociedad llena de incertidumbre, también marcada por el calentamiento global, el cambio climático, la contaminación ambiental, fenómenos meteorológicos y otras cosas mas.

No sabemos que nos espera mañana, el futuro es incierto y aunque el mañana no se sabe si va existir, no se visualiza de una manera clara que rumbo lleva el mundo; Nicaragua está inmersa en este laberinto de dudas.

En este cambio de época que se transforma con tanta rapidez, se generan, continuamente, problemas que no se habían presentado antes y nuevas demandas, a las que los modelos de acción social que han estado vigentes en tiempos pasados no pueden responder.

Ahora el modelo de acción tiene que estar en función de respuestas inmediatas a las demandas de la sociedad, mismas que día a día aumentan porque surgen nuevas necesidades. Es necesario estar en un diálogo permanente con la sociedad para conocer esas necesidades y darle respuesta de manera rápida.

El problema más importante de la política, examinada desde una óptica democrática, es garantizar la persistencia de la diversidad en el interior de la sociedad civil y al tiempo lograr un nivel suficiente de unidad y vertebración social, el modelo político es que el que determina la tranquilidad, a través de la integración social, por eso es que las instituciones políticas tienen que crear nuevas formas de hacer política, en función de servir a la ciudadanía, por eso es que si no hay un relevo generacional dentro de las organizaciones políticas seguiremos bajo los mismo patrones políticos, viciados, corruptos sin oportunidades del cambio.

Los clásicos canales institucionales de comunicación, partidos políticos, caudillos, mandatos, elecciones y representación parlamentaria, gobiernos locales, que ponen en relación al ciudadano con el Estado, se manifiestan como insuficientes para dar respuesta a esta nueva realidad, marcada por necesidades económicas en educación, salud, servicios básicos, vivienda, trabajo estos aspectos que son fundamentales en los seres humanos.

Todavía los estados no han podido darles respuestas, porque están mas dedicados y pendientes de los sectores que lo adversan que en las propias necesidades de la población.

Por eso surgen nuevas formas de asociarse, novedosas formas de organización y participación social, al tiempo que se manifiestan nuevas estructuras sociales e incluso nuevos sistemas de valores que hacen necesario replantearse algunas construcciones analíticas que las ciencias sociales consideraban como algo inamovible.

La participación de la sociedad ahora no está determinada por patrones estructurales donde no es una persona que dirige a las muchedumbres, la dirección está sujeta por necesidades comunes que las hace juntarse y es el ejemplo mas evidente que se percibe en este mundo la unidad dentro la diversidad, solo las necesidades sociales es lo que hace que a pesar que las diferencias que existe entre ellos, los convoca a ser sujetos activos para demandar sus derechos, la participación ciudadana hoy se ha convertido en una contraloría social en un vigilante del entorno y de la administración pública.

Para Habermas (1998: 78), la sociedad civil “se compone de esas asociaciones, organizaciones y movimientos surgidos de forma más o menos espontánea que recogen la resonancia que la constelación de problemas de la sociedad encuentran en los ámbitos de la vida privada, la condensan y elevándole, por así decir, el volumen o voz, la transmiten al espacio de la opinión pública-política.

El núcleo de la Sociedad Civil lo constituye una trama asociativa que institucionaliza los discursos solucionadores de problemas, concernientes a cuestiones de interés general, en el marco de espacios públicos más o menos organizados”

En una sociedad donde la acción social es mas pujante y las demandas sociales son mas encaradas por la ciudadanía los sistemas y modelos políticos de cara a fortalecer la democracia, debe asegurar que los ciudadanos puedan ejercer su derecho a participar en los asuntos públicos.

Esa participación es la que viene a fortalecer y darle legitimidad a los procesos democráticos en todas partes, es necesario y saludable que la gente sienta que está aportando a un cambio de sistema, sin embargo esto no es sencillo porque hay una práctica dominante donde todas las ideas que viene desde el adversario político se consideran fuera de sentido.

En una democracia de calidad, las distintas instituciones deben procurar a los ciudadanos abundantes oportunidades de participación en las diferentes políticas públicas, sabemos que en el caso nuestro este aspecto no se evidencia, ya que en muchos casos esas oportunidades están sujeta a criterios de orden partidarios y cuando pasa esto es imposible llegar a aspirar un cambio de sistema, ¿cuándo llegaremos a tener las mismas oportunidades sin pasar por el filtro de un partido?¿Cuando no nos pedirán una carta de recomendación de un  poderoso del partido? y esto ha sido en todos los gobiernos que han existido ninguno ha escapado de esta práctica, el padrinazgo político.

La ciudad, los espacios urbanos ha sido históricamente el ámbito de la ciudadanía, es decir, el territorio donde mas importancia les han dado para la participación de hombres y mujeres, no podemos dejar de señalar que los espacios rurales donde también existen hombres y mujeres sin embargo a estos grupos históricamente se les ha negado ese derecho los han visto como ciudadano de segunda categoría, donde las oportunidades ha sido muy pocas para poder aportar al cambio.

La recuperación del protagonismo ciudadano en las decisiones sociales nacionales y locales supone innovar mecanismos que permitan una mayor participación de los ciudadanos y de las entidades sociales a partir de necesidades comunes donde este movimientos sociales de manera espontánea exigen a los gobiernos un cambio de sistemas.

En muchos países la demandas de la sociedad no solo son reformas constitucionales, sino cambios de la carta magna porque las que existen no está en concordancia con una nueva sociedad donde sus necesidades crecen constantemente y que no se refleja esas oportunidades para cambiar lo que es inoperante.

Si hubiesen oportunidades para la participación ciudadana se alcanzarían decisiones que serían significativas y vinculantes para los distintos actores, provocando una progresiva revitalización del capital social creo que es fundamental para la democratización del sistema político.

Por tanto, si desde la política, desde los que se dedican a la política, y desde los ciudadanos se ambiciona una democracia vigorosa y estable, el camino es apostar, sin vacilaciones, por encontrar nuevas formas para impulsar la participación ciudadana.

No es fácil encontrar un procedimiento para que la gente se involucre directamente en las tomas de decisiones, tampoco hay recetas.

Debemos estar claros que cuando la gente participa en determinada situación en muchos casos no es porque se lo han cedido, si no que ha sido por que han enfrentado al poder, eso lo hemos visto en varios países del mundo ejemplo  Nicaragua, Chile, Bolivia, Perú, Colombia, Brasil, Ecuador, Venezuela, México, Estados Unidos, Guatemala, Honduras en Europa  que creíamos que era lo mejor de la democracia Francia, España, Reino Unido, España, Alemania, Bielorrusia, Polonia, en África Uganda, en fin hay mucho mas que mencionar ese es el mundo de hoy donde la incertidumbre reina y donde cada día no se sabe que desenlace tendrá.

Como señalan Font y Blanco (203: 15), participar es la búsqueda de la influencia en la realidad social, es “cualquier actividad dirigida a influir directa o indirectamente en las políticas (…) La participación puede consistir en cualquier tipo de actividad. (…) En unos casos influimos en quienes tomarán las decisiones y en otros en qué decisiones se tienen que tomar. (…) Por lo tanto, los destinatarios directos pueden ser tanto los políticos como los otros ciudadanos, y muy a menudo los dos grupos a la vez. (…) la participación es un instrumento para conseguir algo, (…) pero la participación tiene esta voluntad de influir en la realidad”

En la actualidad se hace necesaria la búsqueda de reformas para profundizar en la democracia, a través de transformaciones en los sistemas tradicionales de representación y participación política, del perfeccionamiento de los canales de comunicación e información entre representantes y representados, de la instauración de ámbitos de consulta y concertación con asociaciones y otros grupos de interés en la identificación, formulación e implementación de las políticas públicas, en definitiva, de la puesta en marcha de instrumentos de democracia directa o de participación del conjunto de la ciudadanía en la toma de decisiones.

Los seres humanos del siglo XXI tenemos expectativas, sueños, utopías, es decir, pensamos cómo queremos que sea nuestro entorno y deseamos que esos pensamientos se traduzcan en una realidad que podamos sentir y disfrutar.

En todos los momentos conocidos, la insatisfacción de los seres humanos frente a su medio, ha producido deseos de transformación y progreso, la sociedad aspira a eso ¿será posible? ¿usted cree que si otro gobierno llega al poder esto va a cambiar? ¿responderán a las demandas de la sociedad? ¿usted estará mejor que ahora? o ¿será un ingenuo útil? ¿usted tiene la última palabra?

Como estamos en una sociedad de incertidumbre, también el ciudadano está atrapado por esa incertidumbre qué hago, que digo, como actúo que va decir este o aquel, lo estoy haciendo bien o mal.

Siéntase bien con la que hace cuando usted ha meditado, cuando ha reflexionado, cuando ha razonado, cuando usted está haciendo las cosas de buena fe, cuando su conciencia está limpia, cuando no trata de perjudicar a nadie, quizás sus ideas no son bien vista para unos, pero quizás la comparten otros, eso es parte de la participación ciudadana.

No necesariamente es andar en movilizaciones, gritando, con una pancarta o dañando, usted puede compartir sus ideas y de esa forma está participando y contribuyendo a la búsqueda de una nueva sociedad, a un cambio de sistema.

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!