7 diciembre, 2021

La burbuja de la irrealidad

Ilustración de Cortum / NM

Guillermo Cortés Domínguez

Lo hicieron Hitler y Goebbels, lo está haciendo Rosario Murillo, pero uno se resiste a admitir que se repita eso de inventar una realidad para anteponerla a la realidad verdadera y que se la crean muchas personas.

Recientes acontecimientos nos dicen que millones de personas acaban de ser brutalmente engañadas, creyeron en algo que no era cierto, asumieron teorías conspiracionistas, niegan “por principio” todo lo que se les oponga, a toda noticia que no coincida con “su verdad” le llaman “falsa noticia”, tienen una explicación para todo lo que no calce en su estrecho molde, siguen una consigna lanzada desde el poder, la escuchan, la asumen, la obedecen y la llevan a la práctica casi a ciegas, de una forma robótica y fanatizada.

Pese a que la realidad los golpea todos los días con resoluciones, decisiones y medidas que no les favorecen, siguen apegados a una ilusión, siguen creyendo en una falacia, atrapados como están en una burbuja de mentiras que ellos nunca sospecharon siquiera que fue construida deliberadamente al margen de la verdad.

Es posible que la terquedad de los hechos, que la contundencia de la práctica, esté comenzando a desquebrajar esos altos muros que construyeron para escuchar solo su propia canción y ahora están atisbando el entorno y dándose cuenta que el mundo tiene más colores del que les han estado pintando desde el autoritarismo, la demagogia, el populismo y un ego desmesurado.

Ojalá que muchos más abran los ojos y que el 20 de enero del 2021 no haya una gran cadena de esas profundas frustraciones que golpean tan severamente los estados de ánimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!