21 octubre, 2021

La irracionalidad y el oportunismo como herencias serán difícil de erradicar

Sergio Simpson

El raciocinio es el estadio superior del humano. No hay tal influencia del corazón que se impone.

El cerebro orienta las acciones de cualquier índole. Pensamiento, sentimientos y actos provienen de la concepción de cada quien, producto de la genética, los mensajes recibidos y aprehendidos, y las circunstancias en las cuales se ha desenvuelto.

En memoria almacenamos información proveniente de caníbales, sacrificadores de animales y personas, guerreros, asesinos, esclavistas, torturadores, dominadores, corruptos, violadores, sumisos, rebeldes.

No sé si el hombre es bestia por naturaleza o las otras que piensan y hablan lo cooptan durante el crecimiento. Porque se le califica de especie humana al espécimen que razona y se diferencia de otras irracionales que se dice actúan por instinto. Las investigaciones científicas continúan para encontrar la respuesta.

De lo que he sido testigo y aseguro es la violencia como acto común en la sociedad, la casta nica no escapa a esa formación humana en el hogar, la escuela, la comunidad, las calles, el trabajo; y proveniente de quienes tienen el poder, predominan ira y envidia y maldad.

Somos herederos de pensamientos y actos deplorables, desde antes de la colonización, y han persistido durante los doscientos años de independencia de la corona española que alimentó más barbarie.

Ni gobernantes ni gobernados son ejemplo de racionalidad en la historia nacional. Quienes se apropian del poder estatal y las armas han resultado déspotas o corruptos o las dos cosas. El que manda se impone y los demás deben someterse.

En el país existieron diferentes épocas en que proliferó aceptable enseñanza escolar y universitaria, pero no fue suficiente para adquirir una cultura de entendimiento que superara la deficiencia en las relaciones sociales y la miseria económica de la mayoría, sino crearon una aberrada.

Gobernantes a quienes se les llama ilustres, de “alta clase social” como les gusta reconocerse, se enriquecieron, despojaron, y reprimieron, el mismo ejemplo siguieron aquellos que siendo pobres o clase media se han convertido ilícitamente en millonarios y de igual manera son déspotas.

La irracionalidad y oportunismo será difícil erradicar, lo padecen también opositores partidarios y proclaman aspirar a gobernantes en beneficio del pueblo o el país, pues todos han prometido lo mismo y cuando agarran el poder estatal actúan como sus antecesores, en mayor o menor magnitud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!