13 junio, 2021

Debate: ¿Es o no importante realizar un examen de admisión para ingresar a la Universidad?

Foto histórica de estudiantes abarrotados en el Auditorio 12 de la UNAN–Managua en espera de su examen de admisión / Archivo Nuevas Miradas

“No debemos enseñar lo que sabemos, sino lo que son capaces de aprender los alumnos”.

Comenio

Julio César Guerrero Dias

Una vez que el Consejo Nacional de Universidades comunicó que los estudiantes que ingresen al año lectivo 2021 no realizarían examen de admisión ha habido diferentes reacciones de diferentes sectores especialmente, desde el punto de vista académico.

La pregunta es ¿qué importancia tiene para la universidad y para el propio estudiante realizar el examen de admisión? con los resultados obtenidos ¿verdaderamente tiene conocimiento de lo que aspira? ¿es suficiente medir unos pocos conocimientos?

El debate, sin embargo, apenas ha empezado.Hay voces que apuntan a que debe ponerse fin a los exámenes de ingreso a la universidad y buscar otras maneras de evaluar la capacidad del aspirante van en aumento. Se argumenta que son pruebas basadas en los viejos métodos del aprendizaje memorístico, donde no importa quién sepa más, sino quién recuerda más.

Por otro lado, parece ilógico que alguien que aspire por una especialidad de Humanidades deba ser evaluado por sus conocimientos matemáticos como si fuera a ser ingeniero o informático, y no es que la matemática no sea importante para este perfil profesional, si no que la prueba es estándar, la misma prueba para todos los aspirantes y eso no puede ser porque cada perfil tiene sus propias características, desde esta visión la prueba de admisión no tiene sentido.

Otras reflexiones se han expresado acerca de la necesidad de realizar estas pruebas, ya que en alguna medida se valoran los conocimientos, habilidades y valores adquiridos en el nivel secundario, y al mismo tiempo se puede percibir la calidad de enseñanza recibida, pues, con estos se busca incorporar a estudiantes con el nivel adecuado de conocimientos y capacidades que cumplan con el perfil de las diferentes carreras que ofrece la universidad.

Como señala Díaz (2010): “el examen es el instrumento a partir del cual se reconoce administrativamente un conocimiento, pero asimismo reconoce que el examen no indica realmente cuál es el saber de un sujeto” (p.162)

Significa entonces que los exámenes de admisión constituyen una metodología de ingreso donde se prioriza la evaluación de conocimientos previos pero que, hay que reconocerlo, no evalúa la totalidad de los aspectos que se requeriría para seleccionar al ingresante para una carrera determinada.

Tradicionalmente lo que ha sucedido con estos exámenes admisión es que se ha evaluado el puntaje promedio obtenido, pero no el proceso de enseñanza que ha pasado, ni tampoco las competencias adquiridas en ese proceso que no son sólo habilidades matemáticas, gramaticales, lógicas o verbales.

La categoría examen de admisión se refiere, entonces, a esa particular metodología de ingreso de evaluación de conocimientos previos de habilidades matemáticas, gramaticales, lógicas y verbales, matizadas con algunos aspectos de Humanidades y de información actual.

El ingreso estará asegurado si el promedio de nota obtenido supera la nota mínima requerida o la ocupación de la vacante a determinada carrera.

Otra pregunta que uno se puede hacerse es: ¿por qué hasta ahora y no antes? Se dieron cuenta ¿que las pruebas de admisión no eran necesarias? o ¿está el ingrediente político? ¿será populismo? ¿será que se le quiere mermar estudiante a las universidades privadas?

Lo que si debemos de conocer es que el examen de admisión es un requisito que todas las universidades públicas de todas partes la practican, ahora nosotros nos hemos salido de esa práctica académica, quizás esta medida sea de carácter coyuntural.

Cada nuevo año académico el acceso a la educación superior de los nuevos bachilleres, ha sido un cuello de botella que refleja fuertes problemas del sistema educativo nacional, en especial, el de la educación básica (primaria y la secundaria); se busca trasladar el grave problema educativo a las universidades, y estas instituciones no tienen otra forma de hacerlo que, generando exámenes de admisión.

El problema que hemos tenido con esos exámenes de admisión es que no se han visto como una forma, metodológica sino mas bien como un instrumento de medición y con un examen de admisión no se determina cuanto puede conocer un aspirante.

El debate está planteado ha sido lo mejor o esta decisión tomada por las autoridades ahondará mas a la crisis de calidad que la educación enfrenta y las universidades serán las mayores responsables por que es donde se forman profesionales.

Personalmente considero que es de necesidad conocer un poco qué nivel de conocimiento posee cada estudiante, que es lo que debe de conocer un aspirante dependiendo de la carrera que ha elegido, en otras palabras, realizar alguna prueba que determine que tiene talento y talante para incursionar en lo que él desea, ahora no solo basta que le guste una carrera u otra no es de voluntad y gusto es de capacidades.

El problema no ha sido el examen de admisión que se le práctica a los nuevos aspirantes, el problema ha radicado que siempre ha habido una incoherencia en lo se aplica en las pruebas de admisión con los conocimientos adquiridos en su formación de educación media, esto refleja también que no ha habido armonía en los subsistemas educativos, que al final repercute en la calidad de la educación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!