13 junio, 2021

No salirse por la tangente

Fotografía de radio Universidad / NM

María Teresa Blandón

La violencia que tantos hombres ejercen contra mujeres, niñas y niños, pero también en contra de otros hombres, es un problema que debe preocupar al conjunto de la sociedad. Una adecuada comprensión de un problema tan complejo, es necesaria para no salirse por la tangente, tal como hemos visto en las redes sociales a partir de los horrendos femicidios, violaciones y asesinatos cometidos durante los últimos días.

Quienes dicen que esta violencia es únicamente una consecuencia de la excarcelación de más de 23,000 presos, deben saber que durante la última década más de 500 mujeres han sido asesinadas y miles de niñas, niños y adolescentes han sido víctimas de abuso sexual.

Quienes dicen que el problema está en dejar entrar a nuestros hogares hombres que no son de la familia, deben recordar que en la mayoría de los casos los femicidas y abusadores son miembros de la familia. Para las mujeres es muy difícil asumir que un padre, un tío, un abuelo, un hermano, un cuñado, un padrastro, un sobrino, pueda hacer tanto daño con quienes se supone tienen relaciones de afecto.

A quienes dicen que la violencia en contra de niñas y niños ocurre porque las madres no les cuidan bien, habrá que recordarles que la gran mayoría de las mujeres de este país viven en condiciones de pobreza y deben salir a trabajar para sostener sus hogares; más aún cuando tantos hombres reniegan de su responsabilidad de cuidar y asegurar el bienestar de sus hijos e hijas.

Quienes dicen que la culpa es de las mujeres por no dejar a hombres violentos, tienen que saber que precisamente por querer dejarles, es que estos hombres las terminan amenazando, golpeando y en algunos casos, asesinando. Los agresores quieren que las mujeres sigan viviendo con ellos a la fuerza, expresando con ello una profunda incapacidad de gestionar sus propias vidas.

Los femicidas, abusadores sexuales, violadores y agresores no son casos aislados, tampoco son enfermos mentales, ni están poseídos por el demonio. Y si bien los que llegan a caer presos son hombres pobres, los agresores están en todas las clases sociales, en el campo y en la ciudad, en la costa caribe y en pacifico.

La violencia machista se alimenta de los privilegios de que gozan los hombres dentro de los hogares y en espacios públicos; el menosprecio hacia las mujeres y la resistencia a reconocerlas como personas con derechos; la enorme brecha de desigualdad entre hombres y mujeres, y la impunidad.

Si no queremos convertirnos en una sociedad paralizada por el miedo tal y como ocurre con algunos de nuestros vecinos de Centroamérica, debemos pasar de la justa indignación, al compromiso para erradicar la violencia de nuestras vidas.

El Estado juega un rol principal como garante del derecho a vivir libres de violencia; sin embargo, en nuestro país, lamentablemente es el propio Estado, bajo el control del régimen Ortega Murillo, quien promueve la estigmatización y otros actos de violencia en contra de quienes defienden derechos humanos y ejercen su derecho constitucional a revelarse en contra de los abusos cometidos por el régimen. Los cambios en materia de leyes y políticas públicas para prevenir la violencia y sancionar a los agresores, tendrá que esperar un cambio de gobierno y con ello la restitución del estado de derecho.

Mientras ese momento llegue, quienes defendemos una auténtica cultura de paz debemos asumir nuestras propias responsabilidades ciudadanas para prevenir todas las formas de violencia incluyendo la que se ejerce en contra de las mujeres, las niñas y los niños. Un buen punto de partida sería cuestionar los prejuicios sexistas que llevan a culpar a las mujeres y justificar a los agresores.

María Teresa Blandón

Palabras Francas | Para que no se las lleve el viento, columna semanal de María Teresa Blandón.

Ver todas las entradas de María Teresa Blandón →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!