18 septiembre, 2021

La corrupción política es una pandemia de toda la vida

Fotografía de Sonria.com / NM

“El gobierno te miente, el banco te estafa, el empresario te explota, la policía te maltrata, la justicia te ignora y ellos dicen que el delincuente eres tú”.

Pinterest.com

Julio Guerrero Dias

La corrupción política es un fenómeno que ha existido en todas las épocas, y que cada día se torna mas compleja para enfrentarla debido a la poca participación de la sociedad, una sociedad que vive el día a día, donde el desencanto, desinterés es la práctica dominante.

En las diferentes sociedades del mundo cuando se opina sobre temas político, en algunos caso resulta un poco peligroso ya que algunos se siente agraviado o se sienten ofendido por  lo que se está diciendo acerca de ellos.

No se trata de eso, sino mas bien de señalar, que este problema de corrupción política, está presente en todas partes del mundo y esto ha hecho que hayan diferentes protestas de la sociedad en todas partes y la violencia de ambas partes, tanto de la sociedad civil como de los cuerpos de seguridad, se manifiestan de una forma violenta.

Los procesos electorales en todas partes están marcados por este tipo de acciones, aunque sean transparentes, no finalizan los problemas de corrupción, eso lo vemos en todos aquellos procesos que han legitimado los resultados del que ha sido ganador un partido con un personaje liderando.

El problema de la corrupción es de carácter moral, es de principio y ¿los políticos tendrán principios? Tal vez, al menos yo no he conocido a nadie ni aquí, ni allá, quizás usted conoce alguno.

La corrupción política presenta diversas definiciones en la doctrina según se enmarque en términos legales estrictamente o abarque a supuestos de moral pública. De ahí deriva también la mayor o menor extensión del abanico de tipos de corrupción política y sus causas.

El objetivo de estas ideas es compartirlo con los lectores de Nuevas Miradas es manifestar algunas reflexiones que pueden generar diferentes puntos de vista.

Para la aminoración de la corrupción política, estos pueden ser algunos ejes de trabajo para los que aspiran a tener cargos públicos producto de una elección.

Qué compromisos pueden adquirir quienes piensan jugar políticamente a ser presidente en las próxima elecciones, probablemente esto es lo urgente mejorar, o debería ser parte de su agenda de trabajo.

La independencia y autonomía de los poderes públicos, la conciencia y práctica de la moral pública ciudadana, la asunción de responsabilidades políticas, la institucionalización de la moral pública por medio de la creación de órganos de supervisión y control en las instituciones públicas y los partidos y la limitación de la discrecionalidad administrativa, ¿será pedir mucho? para tener una sociedad mas justa, igualitaria, sin exclusión de ninguna clase.

¿Podemos logra esto? la historia de nuestro país ha estado salpicada por este virus político llamado corrupción en toda las épocas desde que Nicaragua se convirtió en república independiente, nuestro pueblo no se merece eso, ni antes, ni ahora, ni en el futuro.

Ernesto Garzón Valdés afirma que “la corrupción consiste en la violación de una obligación por parte de un decisor con la finalidad de obtener un beneficio personal extraposicional de la persona que lo soborna o a quien extorsiona”.

Siguiendo a Ernesto Garzón la define Jorge F. Malem de la siguiente forma: “el incumplimiento de un deber posicional a cambio de la obtención de un beneficio se ha manifestado como el núcleo de la práctica corrupta, donde es posible distinguir básicamente entre soborno y extorsión”.

Nicolás López Calera da una definición sucinta y clara: “el aprovechamiento de un cargo o función pública en beneficio de intereses privados, particulares o compartidos”.

Estos conceptos reflejan el actuar de los políticos ¿cómo cree usted que andamos nosotros? ¿existe una analogía política con lo que hemos vivido en la historia de nuestro país? ¿seguiremos igual?

Manuel Jiménez de Parga afirma que “la corrupción política es, ante todo, un asunto de ética social” es el compromiso adquirido por el o los políticos con la ciudadanía.

Todos los políticos sin excepción alguna han quedado a deber, por eso nadie cree ni en los políticos ni en los partidos políticos, el problema es que ahora otras áreas como la economía, la religión, lo ambiental, lo cultural parece que los que están al frente de estas áreas les ha gustado a ser político, y eso los ha arrastrado a que la ciudadanía tengas sus reservas como políticos.

Francisco J. Laporta hace una amplia enumeración con definición incluida “soborno, extorsión, arreglos, alteraciones fraudulentas del mercado, malversaciones y fraudes, especulación financiera con fondos públicos, parcialidad, colusión privada, uso de información privilegiada”.

La corrupción política es omnipresente y persistente, está en toda clase de sociedad, en todos los sistemas políticos y no solamente está, sino que no se va, su relevancia dependerá de los controles jurídicos e institucionales y de la sensibilidad social respecto de la misma y el grado social de admisibilidad.

En todo caso la corrupción persiste, hasta el punto de que algunos estudiosos del fenómeno llegan a catalogarle como un hecho natural, de convivencia, pero la corrupción política no sólo es un hecho habitual, sino abrumador.

La corrupción política no es un hecho aislado de la sociedad y sus valores, porque la curva de la corrupción sigue a la curva de los valores ético-sociales, de cómo la sociedad valora la corrupción de sus hombres públicos, así es la corrupción y su alcance, esto quiere decir que la corrupción tiene una conexión con la ética social   y en la misma medida que varía la ética social, cambia también la percepción y valoración social de la corrupción.

Los estudiosos de la corrupción política suelen citar la clasificación ya clásica de Heidenheimer, que distinguía tres tipos: corrupción blanca, gris y negra, corrupción blanca es la consentida o admitida por la sociedad, corrupción gris es la que unos consienten y otros rechazan, corrupción negra es la que todos rechazan.

En muchos países, quienes tienen el poder político que son los partidos y sus dirigentes utilizan la corrupción blanca, porque es un disfraz, ya que hacen uso del despacho público para asuntos privados, un caso de corrupción gris es la obtención de dinero a cambio de la concesión de un contrato amañado con prebenda, donde no hay licitación, donde todo está amarrado y la corrupción negra es la mas burda la mas descarada la del robo, el enriquecimiento personal.

Esto que comparto desde Nuevas Miradas no son mas que mis ideas acerca de este fenómeno que ha sido peor que todas las pandemias que ha tenido la humanidad, ya que nunca ha habido una vacuna para contrarrestar esta enfermedad llamada corrupción política así anda el mundo, así anda la política y los políticos, a lo mejor no es así, como lo señalo, piénselo usted, llegue a sus propias conclusiones.

Los políticos son funcionarios públicos por lo tanto están en una vitrina expuestos a todas las miradas de la sociedad, por lo tanto, sus acciones deberían de ser impecable para creer en ellos, no podemos negar que la sociedad se ha desencantado con el quehacer de estos personajes.

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!