14 mayo, 2021

El poder mediático, ¿quién vigila a los vigilantes?

Ilustración de nayelimartínez-wordpress / NM

Julio César Guerrero Dias

El poder mediático que generan a través de la forma que se representan los acontecimientos hoy su base está determinado por las formas en que presentan los hechos, la economía y los medios son los grandes poderes dominante en el mundo, son los que instruyen que y como se harán las cosas.

Cada día los medios de comunicación se han convertido en el poder mediático poderoso, un poder dominante a partir de la forma en que se representan los acontecimientos, la forma, es decir el soporte que pueden ser la imagen, el sonido, el texto, el gráfico, la infografía, y otros elementos.

Hoy la forma ha desplazado al fondo, lo que anteriormente era solo un complemento de la información, ahora es a la inversa, para la mayoría de lo sociedad la lectura de la información producida pero este poder mediático es a partir del soporte de la información que es la forma.

Algunos intelectuales han señalados que cada día la lectura es menos consumida y ha quedado para las élites, porque cada día la mayoría de la gente prefiere lo mas cómodo que es ver los acontecimiento sin pasar por el tamiz de la reflexión y el razonamiento.

En este contexto, lo que tenemos frente a nosotros no es el mundo de la información solamente, sino un universo bien complejo, donde además los actores principales de la globalización, las grandes empresas de carácter informativas juegan un papel muy importante en la sociedad actual, una sociedad vulnerable porque es tan grande la saturación de información que la vuelve adormecida, y no les queda de otra replegarse a unos medios donde creen que son los que dicen la verdad, una verdad inexistente.

Lo interesante de todo esto al referirnos al poder mediático, es lo que se ha tratado de distinguir en el mundo de hoy al referirnos al primer poder que son las empresas financieras, es decir lo que manejan la economía y al segundo poder, que son los medios de comunicación hay algunos que consideran que son poderes paralelos, pero lo mas importante es que ninguno de esos dos poderes son político, aunque ahora estamos viendo que grandes empresarios y millonarios están incursionando en el plano político.

Si nos quedamos que el primer poder es el poder económico y financiero y el segundo poder es el poder mediático, porque el acompaña a este modelo financiero, en la manera en que se ha definido, es el aparato ideológico de la globalización.

Es el sistema que en cierta medida constituye la manera de inscribir en el disco duro de nuestro cerebro, el programa para que aceptemos la globalización, una globalización excluyente, discriminatoria donde los que poseen la mayor parte del recurso económico son los que deciden por el resto de países, donde imponen su modelo social, político, económico, haciéndonos creer que es lo mejor.

Este sistema ideológico, este aparato ideológico de la globalización, es el aparato mediático en su conjunto, es lo que se denomina matrices mediáticas, todos medios hacen coreografía con los mismo discursos.

Es decir, lo que dice la prensa, lo repite la televisión, lo repite la radio, y no solo en los noticieros, sino también en las ficciones, en la presentación del tipo de modelo de vida que se puede presentar, este poder mediático es tan influyente en la sociedad como dice el maestro Mario Kaplún son arquitecto de la conducta humana.

Hoy la información no puede quedar fuera del mercado, por eso tiene que poseer algunas características lo que ha aparecido como característica importante, primero, es que hoy la información está considerada esencialmente como una mercancía, no es un discurso que tenga una vocación ética de educar al ciudadano, o de informar en el buen sentido de la palabra a la persona, sino esencialmente la información tiene ante todo una perspectiva de tipo comercial, se compra y se vende la información, con el objeto de sacar provecho.

Esta es una ley importante dentro del mercado tiene que funcionar como un producto mas que genere utilidad a la empresa, no importa la calidad de la información, importa la venta del producto, de ahí que la información no funcione de acuerdo con las reglas, que haría de la verdad, por ejemplo, la referencia suprema, sino en función de las exigencias del comercio, que hacen del provecho, o el beneficio, el imperativo supremo.

Otra característica que hay que considerar de la información, es obvio decirlo, es que se ha acelerado hasta alcanzar el límite absoluto de la aceleración, la rapidez, la instantaneidad, podemos preguntarnos ¿A qué velocidad circula la información hoy? quizás a la velocidad de la luz, es decir, 300.000 kilómetro por segundo.

Hoy día hemos pasado de un mundo del periodismo a un mundo del inmediatismo, del instantaneísmo, no hay periodo para estudiar la información, la información es cada vez más de impresiones, de sensaciones, es mas de emociones que de racionamiento es mas de espectáculo que de seriedad, es mas superficial que de fondo, ese es el mundo de la información que vivimos hoy.

También podemos señalar que la información del momento, esencialmente es que tiende cada día más a ser gratuita, las grandes firmas mediáticas en realidad regalan la información, si se reflexiona sobre la información que consumimos, veremos que la mayor parte la recibimos gratuitamente, o aparentemente gratuitamente, una gratuidad que parece serlo, pero que no lo es, ya a través de este modelo informativo mediático se dirige, se orienta, se controla al mundo.

Cuando escuchamos la radio, cuando vemos la televisión, la información es gratuita eso parece, aunque mi criterio es que nada es gratis todo tiene un precio, cuando leemos la prensa de papel, pagamos, pero este pago es simbólico, porque lo que pagamos ni siquiera paga el precio del periódico en su peso de papel. ¿Por qué? porque quien paga la información en realidad es la publicidad, es por eso que muchos medios en el mundo han cerrado operaciones por falta de financiamiento publicitarios.

Entonces, de esta manera, sobre todo con los megagrupos dueños de cadena de empresa informativas que han aparecido, entramos en un universo en el que la circulación de la información masiva se hace con ese criterio, antes podíamos decir, una empresa de prensa vendía información a los ciudadanos. Esto era su forma normal, mientras que hoy una empresa mediática vende consumidores a sus anunciantes.

Para finalizar la reflexión del poder mediático podemos preguntarnos ¿Cuál es la característica del discurso de las grandes empresas mediáticas? Es la retórica.

Si observamos el discurso en la información, o en la publicidad o en la cultura de masas, vemos que el discurso tiene retóricamente las mismas características, primero, es un discurso rápido, no se hacen efectos largos; en la prensa, cada vez más los artículos son cortos, las frases son breves, los títulos son impactantes, como una cuña publicitaria, o como cualquier discurso de cultura de masas, entonces, la primera característica, la rapidez, para evitar el aburrimiento, contar el cuento rápido es lo que genera en muchas ocasiones una débil representación de los acontecimientos.

Otra característica, la sencillez, el discurso dominante, en los grandes sistemas mediáticos, es muy elemental, es un vocabulario que todo el mundo posee, es una construcción sintáctica, una construcción, que todo el mundo puede entender; en cine, en televisión, en radio, en literatura de masas, las características son las mismas es decir la sencillez de la construcción, tenemos que decir que la sencillez no es sinónimo de mala calidad, en nombre de la sencillez no podemos atropellar el carácter y la responsabilidad de desarrollar un trabajo informativo que vaya en función de la educación ciudadana.

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!