9 mayo, 2021

¿Es mucho pedirle a un nicaragüense que quiera gobernar ser trabajador y honrado?

Nuevas Miradas

Esta frase fue expresada por alguien recientemente pero el periodista Guillermo Cortés en su resumen y comentarios semanales va más allá y pide a quienes deseen ser funcionarios públicos, “no meter las manos en el erario, no contratar a sus familiares en cargos públicos, combatir la corrupción. Es sencillo”, expresa el periodista.

Cortés también destaca en sus noticias comentadas que en Nicaragua, el pueblo resultó ser más disciplinado que el gobierno con su autocuido ante la pandemia; mientras el gobierno llama a concentraciones públicas el pueblo recurre a sus medidas de no aglomeración, lavado de manos, mascarillas, protectores de rostros, de brazos, uso de alcohol gel mientras llegan a casa y otra parte concentrada en sus casas. Nada de eso orienta el gobierno, al contrario, persiguen a quienes se cuidan.

No deja por fuera el deseo de miles de nicaragüenses, “los políticos tradicionales deben apartarse del juego político”. Son los mismos que criticaron a los jóvenes cuando se lanzaron a las calles en abril de 2018 y ahora se presentan como los abanderados de la unidad y al mismo tiempo, de la descalificación.

El periodista Cortés destaca la metáfora del periodista Wilfredo Miranda al comentar el desafortunado video de un activista orteguista quien llama a marchar en círculos en sus oficinas, lo que se interpreta como característico de quienes están acorralados, sin rumbo, con meta estrepitosa.

Lea en este análisis de los hechos más notables, cómo el síndrome de la descalificación y el reeleccionismo se reproducen como conductas políticas en el Cosep y otras organizaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!