6 diciembre, 2021

Criminales en libertad

Sergio Simpson

Gobernantes y sus fanáticos acusan de asesinos a opositores; quienes desafían al partido-gobierno denuncian en conclaves internacionales y conversaciones diplomáticas “a la pareja Ortega Murillo y operadores políticos partícipes en delitos financieros y de lesa humanidad.”

Miles de evidencias circulan exponiendo las actuaciones de unos y otros, deberán ser los tribunales que emitan veredicto. Antecedentes judiciales y declaraciones universales facultan proceder con quien viola derechos humanos.

Sin embargo, en Nicaragua la Corte Suprema de Justicia es totalmente controlada por el Frente Sandinista que nombra y despide, igual sucede en todos los poderes del estado y fuerzas armadas; los juicios a opositores al gobierno violan derechos ciudadanos, desde que los apresan sin orden de captura y los someten a escarnio en la prisión.

Con un gobierno que respeta leyes, la Rebelión Cívica de Abril 2018 no hubiese generado tanta mortandad, amenazas, golpes, torturas, aumentando desgracias para un pueblo desgraciado.

El gobierno fue presionado para que decretara amnistía, más de trescientos presos, algunos condenados a más de un siglo en ergástulas, negándoles el debido proceso en los tribunales, mostrando evidencias improcedentes, impidiendo la presencia de periodistas no oficialistas en sala de juicio.

El gobierno documenta la rebeldía determinándola Golpe de Estado, niega la masacre, sus mensajeros en periplos propagandizan pruebas recabadas por organismo de inteligencia y contrainteligencia; en foros mundiales tanto opositores como gobernantes están presentes. El argumento jurídico del gobierno es: antimperialista, mas bien antiestadounidense; y anticolonialista cuando ataca a Europa.

Los crímenes ocurridos en Nicaragua son objeto de alarma y rechazados en varios continentes, motiva a estudios arqueológicos,  antropológicos, sociológicos, sicológicos, médicos, jurídicos, para determinar a las personas que no caben en un conglomerado empujando transformaciones humanas.

Las crisis del naciente siglo, y en especial las de este 2020 conduce a la gente a revisarse, verse hacia dentro, contemplar al entorno; las grandes tragedias del planeta provocan terrores y arrepentimientos; pero asesinar ha sido una conducta humana, reacción primaria ante la amenaza que debe erradicarse en Nicaragua.

Por ahora no hay justicia, pero sí bastante nicas saliendo de una u otra manera en metamorfosis como surge la mariposa multicolorida alegrando la estancia verdosa oliendo a plantas: en busca de disfrutar vivir… sin terror… sin dictadura.

Jueves 2 julio 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!