21 octubre, 2021

Sergio León murió luchando por un periodismo diferente

Congreso UPN, María José Bravo, año 2005, León. Ejerciendo su derecho al voto. Foto archivo / NM

Juan Ramón Huerta

Fue un fuerte sentimiento encontrado. Murió Sergio. Me molesté porque vivo luchando con las personas que no dan datos completos. Pudo ser Sergio Marín, Sergio León, y tantos Sergio que uno conoce.

Como sentencia Wayne Dyer, no hubo un ápice de lugar para la risa, mucho menos para bromas y por eso reclamé fuerte a mis colegas. Sentía desatino.

Pero una punzada en mi corazón ordenó al cerebro para recordar que casualmente un día anterior intenté llamar a alguien para preguntar por la salud de Sergio León, hasta ahora veo que en nuestro grupo está Kalúa. ¿Fue Sergio León?

Sentí ganas de llorar en silencio, se me derrumbó la ilusión de que fuera una broma. Era cierto, nuestro hermano yacía muerto en el hospital de Bluefields y con ello una cadena de ideas y reflexiones saturadas de rabia y cuántos pensamientos más.

Murió un luchador por la libertad de expresión, un profesional joven, lleno de vida y de iniciativas; valiente caribeño defensor del periodismo que necesita la comunidad, nuestro aliado de Nuevas Miradas ha muerto pero no su legado.

Congreso UPN, María José Bravo, año 2005, León. Foto archivo / NM

¿Cómo estás Sergio?

-Bien brother y vos.

El saludo clásico de este hombre que luchó contra la polarización del periodismo. Lo conozco desde que ilusionados, quisimos regresar a la UPN a sus orígenes de unidad para alcanzar su independencia, en el último congreso unitario de León, pero las fuerzas del poder partidario ya habían matado a la organización.

Congreso UPN, María José Bravo, año 2005, León. En una mesa de trabajo. Foto archivo / NM

Participó activamente con una delegación de la costa Caribe en el Congreso nacional de periodistas María José Bravo en la ciudad de León como miembro de la junta directiva nacional de la Unión de Periodistas de Nicaragua, UPN, con la expectativa de cambiar el arraigo partidista de esa organización y transformarla en una instancia que dignificara al periodismo nicaragüense, fue una batalla perdida pero no la guerra porque luego fundamos Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua, con su destacado papel como un profesional serio y responsable.

Sergio no la pensó dos veces y fuimos a fundar el PCIN sin demora, fue uno de nuestros pilares en el Caribe junto con otros colegas y La Costeñísima su proyecto insignia.

Radio La Costeñísima nace en el año 2001, antes la población amanecía en fuego cruzado, prácticamente tenía loca a la población, entonces nos unimos varios ciudadanos y constituimos La Costeñísima,no tiene compromisos políticos ni económicos, ni religiosos con ningún poder, su único compromiso es con la comunidad”, expresó Sergio al explicar el origen de ese medio independiente en Bluefields.

Congreso UPN, María José Bravo, año 2005, León. Interviene como directivo nacional de lo que fue la UPN. Foto archivo / NM

Y fue consecuente hasta su muerte, la radio acabó con la polarización política y se dedicó a informar, por supuesto, eso no gustó al poder político local y nacional que lo comenzaron a perseguir tanto en lo personal, como el hostigamiento a la radio, a su personal, jóvenes aguerridos y valientes como Sergio.

Fue llamado a los juzgados pero sus verdugos ya no pudieron verlo sentado en los juzgados, este maldito virus lo mató.

Una voz se apaga en Bluefields pero el periodismo independiente hereda de Sergio su entusiasmo, fortaleza, constante denuncia, cercanía con la gente y un periodismo diferente, nuestra bandera de lucha.

Descanse en paz nuestro amigo y nuestras muestras de solidaridad y fortaleza a sus hijos y resto de familia.

Congreso UPN, María José Bravo, año 2005, León. Conversa con sus colegas periodistas, entre ellos Abel Calero, ya fallecido.Foto archivo / NM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!