13 junio, 2021

La educación es el pivote para los necesarios cambios de sistemas hoy en el mundo

Frase ilustrada de la licenciada Lina Gabriela Arango / NM

Vive como si fueses a morir mañana. Aprende como si fueses a vivir para siempre”.

Mahatma Gandhi.

Julio César Guerrero Dias

El contexto mundial que vivimos ha dejado al descubierto que hay una necesidad de replantear todo un sistema en cada uno de los países del mundo.

Tiene que haber una reingeniería total en todos sus aspectos y como la educación es la que construye ciudadanos, ella es la que tiene mayor responsabilidad.

Para esos cambios, a través de las políticas públicas que en materia de educación los gobiernos impulsan, una educación basada en principios, valores, respeto, tolerancia, cuando será posible.

El contexto que está viviendo el planeta y donde todo está centrado en el Covid19 es necesario pensar en una transformación de sistema en todas sus fases.

En primer lugar, hay que dar paso de manera inmediata a la necesidad de buscar formas coherentes, racionales y valorar el modelo educativo que tenemos.

La pandemia ha dejado al descubierto, sin excepción alguna que en algunos casos habrá que reajustar su modelo educativo y en algunos otros transformarlo totalmente.

El modelo educativo que tenemos no responde al momento que vivimos, la necesidad de transformar la educación es ya una exigencia ineludible.

No será la última situación de esta naturaleza que podamos vivir, si hemos colapsado en diferentes áreas, la educación no escapa a esto, en este sentido muy poco se ha hecho se está experimentando modelos en función de las necesidades de cada nivel educativo.

Fenómenos como la globalización, es otro aspecto a considerar ya que en el campo educativo es una exigencia que los modelos de enseñanza – aprendizajes deben de acercarse un poco a las tendencias que en el mundo global se están desarrollando.

Continuamos con los mismos patrones de compartir conocimiento con nuestros alumnos, seguimos dándoles todo con punto y coma; cómo van a realizar sus trabajos, es así que las plataformas de aprendizaje son salones de clase no clásicas, eso es una modelo conductista, dominante, vertical, reproductivo.

Hacer uso de las tecnologías para los aprendizajes debe de centrarse en lo ameno, agradable, gusto, deseo con un objetivo a seguir, que competencias queremos desarrollar en ellos a partir de cada temática abordada.

La irrupción de las nuevas tecnologías, los problemas medioambientales, los sistemas económicos neoliberales, que incrementan la pobreza y la inequidad, los flujos migratorios, los cambios demográficos, la diversidad multicultural, la geopolítica que se reconfigura de manera constante.

Ya existe una geopolítica diferente, todos esos temas señaladas deben de ser parte de los procesos educativos, son ejes transversales donde es una obligatoriedad que desde la educación se desarrollen a profundidad y que no se pueden desarrollar de manera aislada.

Son vasos comunicantes que permiten comprender cada fenómeno que pasa en el mundo.

Por otro lado, no podemos dejar de mencionar que la situación actual también nos deja una reconfiguración laboral.

La relación patronal, trabajador se tiene que ver de otra manera de cara a las necesidades de ambos,  la sociedad de consumo sea reconfigurado a partir de lo que vivimos que compramos, que servicio y que productos serán los más consumidos.

Por el momento el consumo en los últimos noventa días ha sido internet, video juegos, ventas de consolas, ventas de equipos tecnológicos, y otras cosas, es así que el momento  nos grita que la educación formal a través de las escuelas, colegios, universidades tal y como hoy la concebimos, está rebasada e imposibilitada ante el reto de formar a los ciudadanos del siglo XXI.

Si bien es cierto que las exigencias han desbordado a la educación formal, por eso es de suma necesidad reinventar, replantear, los nuevos diseños curriculares en los procesos de compartir conocimiento.

Es por ello que el sentido de la educación está replanteándose en todos sus niveles y no cesan las preguntas sobre sus finalidades actuales: ¿qué tipo de aprendizajes requieren hoy las personas? ¿Cómo debería de ser la escuela del futuro? ¿cuáles deberían ser los roles de docentes y alumnos? ¿Cómo deberían reconfigurarse los espacios de aprendizaje? ¿Qué modelos pedagógicos son los propicios?

En suma: ¿Qué competencias fundamentales necesitan desarrollar y dominar hoy las personas trabajadoras de mañana? ¿Con qué capacidades necesitarán contar los jóvenes para abordar los retos inesperados e inconstantes a los que se enfrentarán en el futuro? (UNESCO).

Todas estas interrogantes planteadas quizás no sean nuevas siempre han estado en el ojo del huracán en los procesos formativos en los diferentes niveles de la educación.

Como puede apreciarse, las respuestas, evidentemente, no son sencillas de responder y no existen mapas ni atajos para este viaje hacia la transformación educativa que estamos transitando.

Así, tampoco es del todo claro el destino al que queremos llegar; sin embargo, comienzan a perfilarse ciertos elementos que constituyen una brújula para esta travesía.

Un referente claro sigue siendo el Informe Delors (1996), pues fue uno de los documentos clave para orientar estas búsquedas y su contenido sigue siendo vigente, a partir de los llamados “cuatro pilares de la educación”: aprender a conocer; aprender a hacer; aprender a ser; y aprender a convivir.

Desde esta pauta y, precisamente en el ánimo de prever respuestas a estas interrogantes, durante las últimas dos décadas diversos actores organismos internacionales, comisiones, instituciones privadas, organizaciones sin fines de lucro, consorcios y gobiernos han propuesto los llamados “marcos” para describir las competencias necesarias para afrontar los retos venideros.

Y es que cada día las exigencias sociales, desde la perspectiva de las empresas, instituciones, organismo, cambian rápidamente, no así los procesos educativos cambian, es por eso que la realidad desborda lo que se enseña y se aprende en las instituciones de educación formal, la rigidez, lo inalterable del programa de estudio hace que los conocimientos adquiridos y las habilidades que desarrollan quedan rezagada en función de lo que solicita la realidad.

Cynthia Luna Scott, en el documento titulado «El futuro del aprendizaje ¿Qué tipo de aprendizaje se necesita en el siglo XXI?» (UNESCO) en el que analiza los aportes de diversos autores en este campo, destaca las siguientes competencias:

  • Competencias personales: capacidad de iniciativa, resiliencia, responsabilidad, asunción de riesgos y creatividad.
  • Competencias sociales: trabajo en equipo, trabajo en red, empatía y compasión.
  • Competencias de aprendizaje: gestión, organización, capacidades metacognitivas y habilidad de convertir las dificultades en oportunidades o de transformar la percepción del fracaso y la respuesta al mismo.

Ya no es recomendable que los diseños curriculares sean elaborados por objetivos ya eso ha quedado fuera de tiempo lo que se busca ahora es dotar a los estudiantes sea del nivel que sea desarrollar las competencias señaladas anteriormente si el proceso educativo se acercara a eso, estaremos formando un profesional más integral.

Otros enfoques señalan también las llamadas 3 “R”: razonamiento pensamiento analítico y crítico y capacidades de resolución de problemas; resiliencia flexibilidad, adaptabilidad y autonomía; y responsabilidad aplicación de la inteligencia, la creatividad y el conocimiento para el bien común. O las 4 «C»: comunicación, colaboración, capacidad de pensamiento crítico y creatividad.

Todas estas ideas señaladas no son fáciles de desarrollarlas, tampoco se puede renunciar a no ponerla en práctica, creo que hay que retar los esquemas establecido para poder hacerle frente a un nuevo modelo educativo, ese es el reto que tiene la educación formal.

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!