18 septiembre, 2021

Comunidades indígenas las más vulnerables ante el Covid-19 por su abandono histórico

Juan Ramón Huerta

Sin alguna ventaja tienen los pueblos originarios respecto del resto de poblaciones que hoy se enfrentan al Covid-19, es la organización que tienen los comunitarios, sin embargo, su debilidad esta enraizada en su pobreza; alimentación, educación y los casi nulos servicios de salud.

La organización de los pueblos indígenas ha permito en países como México a cerrar las entradas a sus lugares desde que comenzó la pandemia, no obstante, en Nicaragua, pese a su organización eso no es posible, “al contrario, la invasión de colonos ha aumentado, se aprovechan de la actual situación denuncia Ricky Pineda, joven médico de Bosawas.

¿Visitas solo para informar?

El Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe, FILAC publicó un primer informe donde detalla la situación de los pueblos originarios en tiempos de la pandemia y en el caso de Nicaragua, consigna que las brigadas de salud del Minsa han realizado visitas a las comunidades para ofrecer información acerca del Covid-19.

También habla de la realización de asambleas comunitarias de mujeres y grupos indígenas para ofrecer información preventiva de la pandemia, pero el doctor Pineda que mantiene contactos con su familia en Amak, dice que eso no se ha dado en todas las comunidades.

Imagen de Blikwinkel / NM

La vulnerabilidad es mayor

“Más que vulnerabilidad, los Pueblos Indígenas hemos demostrado resiliencia en varios siglos de pandemias y ésta no será la última vez”, reza un epígrafe en el inicio de la publicación en la que participan 29 organizaciones indígenas. “Es cierto eso, pero nuestras comunidades son más vulnerables que como las presentan en ese informe”, critica el joven mayangna.

Gobierno calla

Tratamos de hacer contacto con autoridades del Ministerio de Salud de la Región Autónoma del Caribe Sur y se negaron a hablar sobre el tema.

El informe expresa que, “Las pandemias afectan de manera diferenciada a los distintos grupos poblacionales, exacerbando las desigualdades ya existentes en la sociedad. Entre esos sectores, sin dudas, se encuentran los Pueblos Indígenas”.

Mayangnas. Foto de Pinoleronic / NM

Población indígena es significativa

En América Latina, la población indígena supera los 45 millones de personas, poco menos del 10% de la población total de la región, por lo cual, es la zona de mayor densidad demográfica indígena del planeta.

Se registran 826 Pueblos Indígenas distintos, de los cuales, unos 100 tienen carácter transfronterizo, es decir, que residen en al menos dos países de la región, indica el informe de FILAC.

Y agrega: “En el reporte del Banco Mundial de 2018, se establece que ‘existen condiciones estructurales que anclan a los Pueblos Indígenas a la pobreza e impiden el desarrollo de su pleno potencial económico’.

De acuerdo con el mismo informe, en general, la probabilidad de que vivan en condiciones de pobreza extrema es 2,7 veces mayor que en el caso de la población no indígena.

Míkitus en el río Coco. Foto tomada de Confidencial / NM

Indígenas son vulnerables en todo lugar

En teoría, el informe considera las vulnerabilidades y ventajas de los pueblos indígenas ante el Covid-19 de la siguiente manera: los Pueblos Indígenas en aislamiento voluntario, por su misma condición de aislamiento, cuentan con sistemas inmunológicos mucho más frágiles frente a agentes patógenos externos.

Los pobladores indígenas que habitan en centros urbanos, en su mayoría están ubicados en barrios marginales, con un menor acceso a servicios básicos de agua o alcantarillado, entre otros y los Pueblos Indígenas que perdieron o debilitaron sus sistemas de vida originarios, cambiando sus patrones alimenticios y de comida, lo que derivó en un cambio de sus perfiles epidemiológicos y la aparición de nuevas enfermedades como la diabetes, presión alta, disfunciones gástricas, cáncer, etcétera.

Exclusión y marginación aliadas de la pandemia

El joven médico mayangna, Ricky Pineda sobre este tema expresa: “muchas veces vemos las iniciativas que realizan los actores locales, y del gobierno para poder ayudar y atender a la población ya sea de forma local o general en la entrega de equipos de salubridad, pero en nuestras comunidades y Pueblos Indígenas la situación no es así, estamos mucho más expuestos ante esta pandemia, ya que sigue la exclusión y marginación”.

¿Qué hacer?

En el caso de México, el etnólogo de la Universidad Nacional Autónoma, UNAM, doctor José del Val Blanco, destaca como ventaja los niveles de organización que tienen las comunidades indígenas y su cosmovisión acerca de esta pandemia, muy diferente a la que tienen los pobladores de las ciudades.

El informe del FILAC sugiere atender la inseguridad alimentaria que en estos momentos enfrenan muchas comunidades indígenas, respetar y cuando corresponda, apoyar, las acciones de prevención y mitigación de impactos que los Pueblos Indígenas están llevando a cabo y establecer mecanismos formales y eficientes de dialogo entre los Pueblos Indígenas y las autoridades estatales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!