25 octubre, 2021

Lo mínimo que se demanda es información real sobre la pandemia en un mundo donde todo ha cambiado

Foto tomada de RFI / NM

“Creo muchísimo en el poder de la información así que he decidido pasar la vida dedicándome a decir lo importante que es el acceso a la información y asegurarnos que tengamos libertad de expresión y que todo el mundo pueda acceder a ella.”

Eric Schmidt

Julio César Guerrero Dias

La información siempre ha sido de suma importancia para la sociedad porque una sociedad bien informada asume una responsabilidad propia y acertada con vistas a una situación determinada.

Paralelo al Covid19, la pandemia de la desinformación que no tiene vacuna porque envenena pensamiento y eso es peor que el propio coranavirus, hoy más que nunca la sociedad necesita estar informada.

El mundo busca alternativas para enfrentar y salir adelante de esta pandemia que ha tenido y tiene contra la pared a todo los Estados del planeta en este primer cuatrimestre del año.

Los pronósticos una vez que se resuelva este problema no son halagadores, el proceso de la actividad social en todas sus manifestaciones en principio será muy lenta, y hace que la vida cotidiana también tarde en recuperarse.

Los hábitos, las compras y el consumo será diferente; las relaciones sociales quizás serán de otra forma, lo laboral se modificará en fin habrá una reingeniería social, aunque de hecho nunca será recuperable para muchas personas que han perdido un ser querido; el COVID19 lo recordarán para siempre.

Frente a esta situación numerosas instituciones, organismos, empresas de diferentes índoles han puesto en marcha una serie de medidas de carácter preventivo para frenar el avance del Covid-19, puede que tu organización sea una de ellas, actuando con sentido de responsabilidad y prevención, aunque estas medidas sean en algunos casos extremas porque han sido afectadas miles de personas y familias que tienen una actividad laboral que depende de ellos mismo.

También los millones de trabajadores de empresas privadas a quienes les han cancelado sus contratos porque las empresas no tienen capacidad para asumir ese costo económico.

Son comprensibles esos aspectos, es frente a esta situación que el gobierno debe de asumir o al menos presentar opciones para al menos paliar esta situación, en todo caso lo mínimo que debería hacer es informar o dar la cara para ver como estos sectores van a poder subsistir.

No podemos dejar al margen dentro de estas empresas también a los medios de comunicación, en muchas instituciones de esta naturaleza han establecido sus propios protocolos para proteger la salud de sus trabajadores.

Estas medidas van a afectar de manera diferencial a la actividad de los propios medios y su modelo de trabajo; en el caso de nuestros medios y periodistas la pregunta es, ¿cada medio ha elaborado su protocolo para proteger a sus comunicadores o siguen realizando sus labores periodísticas de la misma manera como se dice popularmente a la voluntad de Dios?

Dueños de medios, empresarios, periodistas y trabajadores de estos medios se han puesto a pensar eso, ¿cómo andamos ahí?

Otra de las medidas que han puesto en marcha, además de centrar la atención informativa en todos los temas relacionados con la situación de la epidemia, la relación con los periodistas se verá afectada de manera significativa, ya que desde las propias redacciones están incorporando medidas especiales para evitar la propagación del virus.

Entre las medidas con mayor impacto informativo está la restricción de los periodistas a las ruedas de prensa y encuentros informativos en la gran mayoría de los medios de comunicación, a excepción de la cobertura de la crisis.

En algunos casos, la restricción a la cobertura de ruedas de prensa podría dilatarse en el tiempo hasta en un mes o incluso más.

Hoy las ruedas de prensa son virtuales por lo que sería arriesgado seguir manteniendo en la estrategia informativa en el plan, un acontecimiento nada más y sobre eso tomando como referente para informar solo las fuentes oficiales de las autoridades sanitarias.

El periodista no puede entrar a un centro hospitalario para entrevistar a un profesional de la salud, para que le proporcione información sobre la situación.

Esto ocurre porque hay tantos rumores, o porque no existe una suficiente información que verdaderamente satisfaga a la población.

Hemos vivido de lo hipotético, de lo supuesto, de nuestras precepciones y eso es lo que crea incertidumbre, duda, misterio, desconfianza y si a eso le agregamos que siempre el aspecto ideológico va incorporado en la representación que se hace nos lleva a politizar una situación donde por el momento es secundario.

Debería haber solo una línea política de trabajo todos juntos frente al Covid 19  para vencer este virus, después se retoma lo que ha quedado pendiente, hay que aprender a diferenciar que es primero y que es después, porque dos, tres, cuatro cosas no pueden ser de primero y por el momento es como prever esta pandemia.

La gran mayoría de periódicos y medios audiovisuales de muchos países se encuentran en proceso de implantación del trabajo desde sus casas de manera progresiva según tipo de redacciones y secciones, frente a esta situación hacer periodismo de datos es la opción informativa.

 En algunos medios el trabajo desde su hogar se ha implantado ya en un 90%. Aun así, la publicación de noticias en algunos medios online podría verse reducida ya que el trabajo en línea hará más complicado y desbordar de noticias en algunos portales web.

En los medios audiovisuales radio y televisión también se han implantado medidas para frenar el contagio del virus entre sus trabajadores.

En nuestro caso no ha sucedido eso, la gente ha asumido su deber ser responsable, también otra medida adoptada en el campo de los medios de comunicación es de haber restringido las visitas de público y de invitados.

Aquellos profesionales que puedan realizar sus tareas desde sus computadoras han sido enviados a sus casas.

En el caso de los profesionales y equipos técnicos que tienen que acudir a sus puestos de trabajo físicos, se han tomado medidas como turnos escalados y con divisiones de zonas para evitar contagios.

En este contexto, la agenda informativa ha cambiado y las necesidades de comunicación también, estamos hablando de empresas informativas donde el personal es numeroso y los técnicos también son muchos, pero eso es relativo.

También aquí se pueden tomar medidas de esa naturaleza, en las informaciones no se ha dicho mucho acerca de periodistas de las diferentes transnacionales de la comunicación que hayan sido contagiado cubriendo estos acontecimientos.

La crisis del coronavirus ha creado una nueva agenda informativa centrada en la cobertura de la situación de la epidemia.

También ha eliminado de la agenda algunos eventos y encuentros informativos para las próximas semanas lo que provoca, por un lado, la búsqueda de alternativas a la cobertura mediática de los eventos programados; y por otro, tener en cuenta este vacío de atención de los medios para proponer nuevos temas que en otras circunstancias no habrían tenido cabida.

Lo peligroso es que los medios y periodistas se olviden de otros acontecimientos y que el árbol nos pierda el bosque, en sentido metafórico.

Es necesario desarrollar nuevas narrativas informativas añadiendo su punto de vista sobre la crisis del coronavirus desde diferentes ángulos informativos que ayuden a los periodistas a dar una visión más amplia de las implicaciones de esta crisis, más allá de los ámbitos sanitarios y económicos.

Los periodistas a través de los medios puede ser mucha utilidad construir historias relacionadas con la crisis.

La implantación de este tipo de trabajo periodístico en las redacciones de los diferentes medios de comunicación supone un cambio en la relación entre el periodista y las empresas informativas, pero no una novedad.

Este modelo es similar al de colaboradores freelance de algunos medios y con los que el trabajo es mucho más personalizado y basado en una relación más cercana.

Asimismo, el cambio de dinámica de trabajo de una redacción al periodista autónomo desde su casa cambia la relación entre ambas partes. Puede que este sea el mejor momento para poder trabajar en temas mejor elaborados, entrevistas, reportajes que en otra situación no podrían darse.

Conocer al periodista y sus necesidades, y ofrecerle material de calidad pueden ser la mejor vacuna frente a esta crisis.

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!