13 junio, 2021

La hora de un periodismo social y de testimonio ante el sensacionalismo y la manipulación

Foto tomada de Extradigital / NM

“Ser un empleado de un medio para contar la verdad del dueño en lugar de la tuya, es algo terrible.”

LUIS DEL OLMO

Julio César Guerrero Dias

El ejercicio del periodismo social es un compromiso y obligación de los medios y los periodistas en este contexto global que estamos viviendo y donde las sociedades están interactuando de una forma directa en busca de informarse de la mejor manera.

El profesional de la comunicación debe ser exigente con él mismo, para poder proporcionarle a la población temas que verdaderamente lo utilicen para su desarrollo personal.

El mundo de la información del momento en todo el mundo sigue siendo la agenda informativa de medios y periodistas, el desarrollo del coronavirus o Covid 19.

Dentro de una avalancha de información que genera esta temática, ahora cada dato, cada personaje, cada escenario se torna para la sociedad de sumo interés para estar debidamente informado y así tomar sus propias decisiones en función de preservar su vida, en estas circunstancias es que la práctica periodística se vuelve indispensable como forma de interacción social.

En esta ocasión vamos a reflexionar acerca del periodismo social en tres aspectos o mejor señalemos los ámbitos donde el ejercicio periodístico tiene diferentes planos.

Primero hablemos de un periodismo social especializado, que informa, analiza y critica los diversos problemas sociales, las diversas situaciones de marginación y de desigualdad, así como las distintas iniciativas, programas y experiencias de acción social ya sea política o no gubernamental.

A partir de estas consideraciones preguntémoslo cuanto se hace de esto, no solo en nuestros medios y periodistas, si no a nivel de general, cuando señalamos de especialización nos referimos a tener un excelente manejo conceptual, teóricos y científicos de ciertos temas que la sociedad necesita conocerlo con precisión.

Recordemos que la gente ya no queda conforme con solo la descripción del acontecimiento, hoy las audiencias exigen más información acerca del tema que se aborda.

El análisis es otra característica que requiere el periodismo social especializado. Si bien es cierto que esta parte puede caer en la subjetividad, en la medida que se fundamente con datos de fuentes especializadas se disipa esa subjetividad y se acerca más a cómo pueden presentarse los acontecimientos.

Un análisis es tener una visión como puede desembocar una situación, se aproxima a una predicción y eso es lo que le corresponde al periodismo social en este plano, esto ayuda a la sociedad no solo a reflexionar si no a considerar este análisis como válido y tomar todas las opciones posibles para tomar una decisión acerca de algo.

¿Cómo andamos en esta parte medios y periodistas? nos hemos quedado cortos o seguimos reproduciendo más de lo mismo, es decir un periodismo reproductivo sin mucha calidad analítica. ¿Porque existe poco análisis? o es que requiere mucho tiempo para hacerlo, o la inmediatez, la competencia o primicias no deja que los periodistas realicen un análisis de calidad. ¿Por qué el análisis es de otros profesionales y no de ellos?

La otra práctica dentro del periodismo, es el periodismo de movilización social: ligado a los procesos de formación de la opinión pública con su apoyo a la sociedad civil, sociedades intermedias, y/o movimientos sociales, cuando nos referimos a movilización social no se trata de hacer un periodismo de agitación y propaganda.

El propósito es de proveer a la población de recursos informativos para que sea capaz que sus opiniones que expresen tengan un sentido razonable de lo que se habla, no se trata de repetir un discurso trillado, banal sin sentido, que es lo que percibimos todos los días y de todos lados.

Lo que se busca a través de este periodismo de movilización es una práctica ajena a la que se realiza, es una forma de ir creando una cultura social diferente con puntos o reflexiones propias, pensamiento autónomo, aunque tengo que señalarlo  que los condicionamientos individuales, institucionales y laborales no deja de incidir para poder desarrollar este tipo de prácticas periodísticas.

Ahora miremos un poco dentro del periodismo social lo referente a lo de sensibilización social vinculado a los procesos culturales de motivación y de promoción de los grandes ámbitos axiológicos de la igualdad, la justicia, la paz, la unidad, la libertad y la fraternidad.

Frente a esto nos encontramos que cada medio y periodista, si le preguntamos cómo promueven estos aspectos seguro que todos responderán que, si lo hacen y es cierto quizás, lo que pasa es que cada quien lo practica desde sus propios intereses, porque cada uno tendrá una concepción diferente de la igualdad, justicia, paz, etcétera.

Por supuesto es muy difícil despojarse de su ideología porque cada medio y periodista tiene su forma de ver el mundo, lo que se debe de reflexionar y actuar es en función del bien común, que el centro de todo hoy es el ser humano.

La noticia debe entenderse más como un relato que adopta formas y estructuras narrativas particulares que dan significaciones particulares a las “informaciones” contenidas en la noticia.

El sentido de los elementos que componen la noticia no es unívoco, tampoco se halla exclusivamente en las “informaciones” como tales, en los “atributos” que uno podría claramente identificar, enumerar y asociar sin equívocos a un objeto.

El sentido reside también y sobre todo en la estructuración, la ponderación y la categorización de los elementos que componen cada noticia o conjunto de noticias (Wolf, 1982:83)

Inicialmente señalábamos los tres aspectos del periodismo social de manera amplia podemos señalar que este tipo de periodismo tiene algunas situaciones a considerar el lenguaje periodístico en sus diversos medios y formatos. Lo más significativo que se aproxime a estas características.

Un periodismo que busca la verdad y analiza la realidad sin prejuicios ideológicos, ya interesen estos para promover o para impedir la concienciación social, esta parte es la que siempre ha estado en el tapete de la discusión, hemos dicho en otras ocasiones que la verdad es difícil encontrarla.

Sin embargo, hay que buscarla y acercarse a ella lo próximo posible, y lo otro a considerar, es el análisis, que tampoco es fácil, porque si no se tienen los referentes necesarios para analizar una situación determinada el análisis quedará a deber.

Un periodismo que adquiera un compromiso con la sensibilidad social, que siempre será un plus y no una merma para la objetividad posible, ahora más que nunca frente a una situación de desesperación, miedo, hacerle ver a la población que lo que está viviendo el mundo no es un juego, sino una realidad y que nosotros también estamos en el ojo del huracán y que no estamos exento y que somos parte de esta situación que está pasando en el mundo.

Otro elemento que se debe de tomar en cuenta es en no caer en un periodismo especialmente sensible a la manipulación ideologizada del lenguaje, se tiene que ser responsable con lo que se representa, la sociedad identifica esas formas de manipulación en el tono de cada expresión eso es lo que se ha hecho y ya la sociedad los ha etiquetado, y se ha convertido desde la información en una guerra ideológica, los que están aquí y los que están allá.

Se considera un periodismo social el que rompe las agendas de la tematización políticamente dictada la que mueve intereses propios y busca la noticia social donde no interesa al poder, pero si interesa a la dignidad humana, el ser humano es el centro de todo.

Nada puede estar sobre él, estamos hablando de derechos humanos, de la vida de la gente, del bienestar de la gente y si los medios y periodistas ponen en primer plano otra cosa que no sea la persona, deberían de buscar otra profesión, el periodismo es un apostolado, donde la única recompensa es ver a la gente en otro plano de vida.

El desarrollo y la calidad de vida, tampoco se trata que el medio o el periodista le resolverá sus problemas no, pero si puede contribuir a una vida mejor.

Y, por último, ejercer un periodismo que rechazando la tentación del sensacionalismo dar prioridad al testimonio personal frente a los datos y los análisis sociales, el espectáculo no ayuda en nada a educar a una sociedad que tanto lo necesita.

Generar cambio de comportamiento sociales no es fácil, pero hay que hacerlo, eso se necesita en una sociedad como la nuestra donde cada día la atmósfera social, ese escenario, esa interacción social se aleja y pareciera que no tendrá nunca un encuentro.

Además, esto no es una tarea solo de los medios y periodistas es de todos, pero son ustedes medios y periodista los que están al frente de esta gran cruzada de cambios, transformaciones sociales, ustedes queramos o no, no guste o no, son influyentes en la sociedad, son los grandes animadores.

Comparto mis reflexiones con ustedes desde este espacio www.nuevasmiradas.com.ni invitándolos siempre a que ustedes, sean los únicos que deben de tomar sus propias consideraciones esos les ayuda a ser libre de ideas, autónomos de sus decisiones, la reflexión y el análisis es la piedra filosofal del quehacer día a día, ustedes eligen que es mejor saber de filosofía o filosofar.

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!