21 octubre, 2021

Barbarie contra periodistas en Nicaragua

Fotos de redes sociales / NM

Activistas progubermentales, cargados de odio agreden verbalmente desde el interior de la catedral de Managua. 

Juan Ramón Huerta

Lo ocurrido la tarde del martes 3 de marzo, apenas dos días después del Día Nacional del Periodista en Nicaragua es una barbarie.

Desde tempranas horas de la tarde, grupos de choque del gobierno de Daniel Ortega se apostaron en las bancas de la catedral de Managua para iniciar una prolongada sesión de ofensas, gritos con la idea de sabotear la misa ofrecida por los obispos de Nicaragua frente al féretro del poeta Ernesto Cardenal, fallecido el domingo anterior.

Tras la lluvia de ataques verbales, el nuncio apostólico en Managua, Waldemar Stanislaw Sommertag intervino para calmar los ánimos de los leales a Ortega y Murillo pero fue en vano, las ofensas e insultos continuaron hasta que ayacaron y robaron las pertenencias de un joven que se encontraba en la misa.

El féretro cargado por familiares y amigos del fallecido poeta Ernesto Cardenal salieron por una puerta lateral del templo y fueron perseguidos y atacados por furibundos orteguistas.

En el templo principal de Managua se reeditó la acción que turbas leales al gobierno le hicieron al papa Juan Pablo II durante su visita a Managua en marzo de 1983, cuando a plaza llena las turbas corearon “queremos la paz” y el papa respondió: “la primera que quiere la paz es la iglesia”. Fue un trago amargo para el gobierno ante el mundo.

Agresiones también en los patios de la catedral.

Este martes 3 de marzo, la imagen del gobierno de Ortega fue igualmente muy golpeada por la acción de sus turbas que irrespetaron el templo principal de la Iglesia nicaragüense.

Cuando todo parecía haber sido una pesadilla, los atacantes, portando pañuelos rojinegros en sus cuellos y ojos rojos resaltados con gestos de odio y furia, atacaron salvajemente a los periodistas, les arrebataron sus equipos, los golpearon y ofendieron.

Se habla de tres periodistas severamente golpeados: David Quintana de Boletín Ecológico, medio digital; Hans Lawrence Ramírez de Nicaragua Investiga, digital; y Leonor Alvarez del diario La Prensa, periódico con 94 años de existencia.

El espectáculo ofrecido por el gobierno fue deprimente, salvaje, fuera de todo sentido humano y de respeto. Al cierre de esta nota, la situación de los periodistas hospitalizados era estable, según los médicos que los atendieron.

Periodistas independientes de Nicaragua, PCIN, colegas de América Latina hicieron sus denuncias, igualmente, personajes destacados como el obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez.

2 comentarios en «Barbarie contra periodistas en Nicaragua»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!