18 mayo, 2021

¿Podrá Nicaragua romper el ciclo perverso de los vicios electorales?

Fotos cortesía del Instituto de Historia de Nicaragua, Ihnca-UCA.

Juan Ramón Huerta

Primera entrega

El expediente electoral de Nicaragua, desde la independencia hasta hoy, está lleno de imposiciones, acciones inconstitucionales, divisiones de fuerzas políticas, fraudes, acomodos constitucionales, reelecciones, entregas, destierros, asesinatos y cárcel.

En dos voluminosos tomos, titulados Elecciones, reelecciones y conflictos en Nicaragua, 1821-1963, el maestro investigador Antonio Esgueva contextualiza las etapas históricas vividas por el país desde las épocas pos independencia, los jefes de Estado, los supremos Directores y los presidentes, y destaca en cada período las conductas autoritarias y violadoras de las constituciones, mismas que se han acomodado a los intereses del poder.

Entre el bien y el mal

Desde entonces, Nicaragua no ha podido salirse de ese ciclo de conflictos y vicios constitucionales. Por ejemplo, durante las elecciones de 1850, durante un ambiente electoral no menos tenso que los que ocurren ahora, el periódico oficialista llamado El Correo del Istmo, publicó un artículo titulado “Elecciones” donde invita a saber escoger entre el bien y el mal y para ello indica que el votante debe estar claro de lo que va a hacer, las circunstancias y distinguir al personaje a quien le va a conferir su confianza en el voto, escribe Esgueva en la página 156 del primer tomo.

¿Ha habido intentos de unidad entre personajes con diferencias profundas? El maestro Esgueva cuenta que Patricio Rivas y Máximo Jerez escribieron una carta a José María Estrada, después de reconocer su error por haber pedido la presencia de los filibusteros en el pacto Byron Cole-Castellón en 1856, años de la Guerra Nacional.

“…debemos solo contraernos al grande objeto de la salvación de la patria, y por ello prescindir de toda cuestión pequeña, de toda disensión de familia”, se escribe en la carta fechada en Chinandega el 14 de junio de 1856. Ese discurso es muy común entre los políticos tradicionales de hoy.

¿Una elección armoniosa?

No todo ha sido malo, Esgueva rescata un episodio interesante cuando en 1857, se establece el primer presidente electo en votaciones populares. Se trata de Tomás Martínez quien fue apoyado por su adversario Máximo Jerez, “…habiendo comprobado en su cogobierno con Martínez que era un hombre abierto a la justicia y a la equidad, influyó en el Partido Democrático para que apoyara igualmente esa candidatura… las elecciones fueron, en el decir de Jerónimo Pérez en la biografía del general Martínez ‘las más pacíficas y armoniosas desde la independencia’.”

De Roberto Sacasa a Somoza y luego Ortega

El contexto electoral de 1890, durante el gobierno de Roberto Sacasa fue muy adverso para la prensa y la oposición. Clausuró los periódicos “El Diario” y el “Diario Nicaragüense” y con ello, el destierro de sus periodistas a la isla El Cardón.

En sus citas, el historiador Esgueva registra: “No es este un cargo vago, una acusación sin fundamento, un clamor abstracto; es la verdad pura y simple; pueden concretarse los cados: Dubarry, lanzado del país porque escribía en “La Estrella de Nicaragua” donde se le hacían advertencias saludables al gobernante; Carlos Selva enviado a la isla El Cardón porque redactaba “El Diario”.

Contreras, amenazado y en su hacienda porque intentó fundar un periódico de oposición; Anselmo Rivas y Enrique Guzmán enviados escandalosamente al destierro porque redactaban El Diario Nicaragüense; Pedro Ortiz y Mariano Zelaya porque redactaban el periódico humorístico ‘El Duende’ .”

Escenas recurrentes

Estas situaciones han sido recurrentes en Nicaragua. El ciclo siguió a comienzos de 1900 con Zelaya que se convirtió en dictador hasta el inicio y fin de la dinastía de los Somoza, la época de los mayores fraudes electorales; la revolución no pudo romper el ciclo, al contrario, sus dirigentes se aferraron al poder, comenzaron de nuevo los fraudes electorales y las reiteradas violaciones a las constituciones.

¿Se romperá el ciclo con esta nueva oportunidad histórica que tiene el país?

Espere mañana: Profundas reformas electorales que construyan la credibilidad, fiscalización del voto, observación sin apellidos y permitir nuevas fuerzas políticas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!