16 septiembre, 2021

Jinoteganos reciben a la Virgen peregrina por segunda ocasión en 70 años

https://www.facebook.com/ada.romero.503

Juan Ramón Huerta

Hace más de setenta años solo había una vía de acceso a la ciudad de Jinotega, la ruta restablecida, en parte hoy, entre El Guayacán y Jinotega.

La población de esta ciudad y sus alrededores no pasaba de los 30 mil habitantes, suficientes para abarrotar la ruta por Los Pinos, El Horno, El Hatillo, La Corneta y Waswalí, la primera ruta hecha por carreteros, camioneros y luego buseros de las empresas Vargas y López.

Fotos de Francis Averruz, Diócesis de Jinotega / NM

Mi madre, Benita Huerta, entonces de unos 13 años, recuerda haber llegado hasta Los Pinos a esperar la peregrinación, en ese entonces en hombros.

Transcurría el año 1948 aproximadamente, y la llegada de la Virgen de Fátima a Jinotega fue un apoteósico acontecimiento. Como este sábado 25, las pocas casas que había en la ruta a la ciudad fueron arregladas con flores silvestres, festones de colores, aserrín, musgo, helechos, geranios y bromelias. El olor de los altares era cautivador.

Monseñor Carlos Herrera, obispo de Jinotega recibe a la Virgen. Fotos de Francis Averruz, Diócesis de Jinotega / NM

Este 25 de enero, la devoción fue la misma, la ruta de la Virgen visitante fue ligeramente distinta, aunque su recibimiento fue extraordinariamente similar. Hay versiones de jinoteganos que vieron llenarse hasta diez cuadras de devotos.

Ada Romero, una empresaria jinotegana narra en el video, su emotiva visita, hay voces, gritos, vivas y otras expresiones de alegría por la ilustre visitante.

Jinoteganos esperan el ingreso de la Virgen.Fotos de Francis Averruz, Diócesis de Jinotega / NM

El padre Juan Carlos Rivera describe tres razones por las cuales este 25 de enero fue de alegría: “Nos recuerda aquella visita de María a su prima Isabel. Allí ella, la madre del Señor, se puso en camino a servir a una mujer anciana que estaba a punto de dar a luz. La Madre del Señor trae en su seno al que es la fuente de la alegría y por eso, como Juan Bautista, nosotros saltamos de gozo. Lc 1, 39-56.

Pobladores preparan sus altares. Fotos de Francis Averruz, Diócesis de Jinotega / NM

Una segunda razón la escribe así: “Ella siempre está atenta a las necesidades de sus hijos. Como en las bodas de Caná nos hace falta el vino de la alegría. Ella va a presentar nuestras necesidades al Señor y él será quien va a convertir nuestras tristezas en gozo. Jn 2, 1-11

A diferencia de hace 70 años, ahora la Virgen llegó a Jinotega en camioneta. Fotos de Francis Averruz, Diócesis de Jinotega / NM

Y finalmente una razón muy especial para Nicaragua: “Su mensaje en Fátima nos asegura que por fin su Inmaculado Corazón Triunfará. El mal, la división, la guerra, la muerte serán vencidas. Su mensaje es de esperanza y confianza en que Dios tiene un plan para Nicaragua”.

Video del artista jinotegano, Luis Lautaro Ruiz Mendoza. La algarabía de los católicos jinoteganos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!