25 octubre, 2021

Con educación autoritaria y politizada no habrá vida ni desarrollo del país

Ilustración tomada de Internet / NM

“La educación no es preparación para la vida; la educación es la vida en sí misma”. -John Dewey.

Julio César Guerrero Dias

La educación formal está pasando por un momento donde cada día están el acecho otras formas de aprender, donde ahora el estudiante le interesa más sus gustos que sus necesidades, donde el aprendizaje para la vida no lo han logrado identificar o los profesores no han sabido motivar para hacer de la educación una necesidad para el ser humano y no una obligación.

La educación es la razón de la sociedad, los países de mayor desarrollo apuestan a que la única manera de ir desarrollando la calidad de vida de la gente es a través de la educación, pero una educación de calidad donde el punto de partida es la identificación de los problemas sociales, políticos, económicos, culturales, religiosos, ambientales etcétera.

La calidad no es sinónimo de cantidad, tampoco la educación debe de estar al servicio de un gobierno, mucho menos en función de una ideología dominante partidaria.

Este tipo de modelo educativo cercena la libertad de pensamiento, los problemas y dudas de la sociedad no se despejan a plenitud ya que solo se analiza una sola cara de los problemas o necesidades.

Esto implica una limitante para poder compartir con los estudiantes, nuevas miradas acerca de los diferentes fenómenos que están sucediendo en los dos grandes escenarios donde se desarrollan, el macro entorno y el micro entorno.

Los liderazgos institucionales que es lo dominante en la educación son negativos ya que son personas que creen que la función que desempeñan y avalado por una legitimidad institucional practican una actitud autoritaria, dominante, y abusos de poder, imponen, no permiten la libre expresión ni en sus docentes mucho menos en sus estudiantes.

Así camina nuestro sistema educativo en todos los niveles, así no se puede decir ni hablar de calidad educativa.

También nos encontramos con otro tipo de liderazgo, lideres naturales, que sí los hay, pero que tienen poco espacio y oportunidades para poder realizar un trabajo en muchos casos porque su pensamiento y forma de ver las situaciones es diferente a los líderes institucionales.

Sin embargo, esto líderes son los que surgen del grupo de profesores y el resto decide reconocer su función de líder y respetarlo como tal.

Estos tipos de líderes constituyen una amenaza para el poder institucional lo mejor es apartarlo, rechazarlo, excluirlo, tampoco así podemos hablar de una educación incluyente que es lo que tanto se pregona desde el poder ahora.

Para poder intentar y hablar de calidad la educación de este momento debe de estar contextualizada en una pedagogía innovadora.

Son tres las ideas que destacamos en este punto. La primera de ellas se refiere al impulso que debe realizarse sobre el proceso de “aprender a aprender”, y es que las respuestas que se obtuvieron en la consulta acentuaron el paso de “conocimientos” a “aptitudes” y de enseñar a aprender, situando al alumno en el centro de todo el proceso educativo.

La segunda es la que indica la pertinencia de que los centros de enseñanza superior y de investigación inicien o incrementen la investigación y la formación en materia de aprendizaje permanente.

La investigación debe de ser un eje de carácter transversal en la formación profesional, solo a través de la investigación es como se logran los aprendizajes significativos para la vida, para resolver situaciones y tomar decisiones que permita darle respuesta al problema identificado.

Y en tercer lugar, una referencia específica a la educación permanente continua, en concreto a la denominada formación formal de los profesores de este sector.

No se puede ir a repetir lo mismo que se hizo antes porque los contextos, situaciones y estudiantes son diferentes, es como de manera obligatoria en cada contenido independientemente de la materia, conversar con los estudiantes acerca de los acontecimientos del momento que marcan el quehacer del mundo.

Estamos en una geopolítica cambiante constantemente que determina el momento, principalmente para países en desarrollo, un eufemismo para no decir países bajo el umbral de la pobreza.

Para iniciar un proceso de mejoramiento de la calidad de la educación se plantean algunas estrategias que puedan contribuir al despegue de una verdadera educación en concordancia a los tiempos modernos.

Generalizar el acceso a la información, orientación y asesoramiento para que todos los ciudadanos puedan participar en la formación permanente, este aspecto es determinante para que la sociedad y la persona en particular aprenda a aprender, a desconstruir y construir a pensar y repensar todo el entorno inmediato.

Cuando hablamos de acceso a la información nos estamos refiriendo a la necesidad que el ciudadano requiere para ampliar sus conocimientos y ser capaz de mejorar su calidad de vida, este es lo que determina el conocimiento y el aprendizaje para la vida.

En este aspecto estamos aplazados porque la información y la orientación requerida y necesaria no hay acceso a ella, por lo tanto, desde estas perspectivas las limitante para alcanzar lo que buscamos que es la calidad no se logrará, mientras se oculte o se niega la información al ciudadano, a la sociedad, para nada se está aportando a cambio social desde la educación, asi andamos ahora en nuestro sistema educativo.

Otro aspecto a considerar en la calidad educativa, fomentar la innovación permanente de acuerdo con situaciones reales, no se puede ver ahora la educación como algo estático, hay que impulsar o desarrollar nuevas formas de aprender, nuevas formas de socializar el conocimiento.

Los esquemas pedagógicos y didácticos cada día son insuficientes para interactuar con los estudiantes por eso es que ahora se habla de flexibilidad donde los patrones educativos no tienen cabida.

Por eso también se solicita una constante formación de los docentes una pedagogía y didáctica continua de cambios para que los aprendizajes sean amenos, entusiastas, de gustos y deseos y que los estudiantes vean la educación como una necesidad para la vida y no una obligación enfrentar la vida.

La educación para la vida es un sistema que prepara al individuo para hacer frente a los desafíos de vivir como un ser humano, y le ayuda a lograr el equilibrio y la armonía en todo lo que hace. De lo que realmente estamos hablando es de prepararlos para la verdadera madurez.

Este es un concepto mucho más amplio que simplemente llegar a la mayoría de edad. Educación para la vida, la madurez es la capacidad de relacionarse adecuadamente a las realidades de otros.

Usando esta definición, usted encontrará que incluso los adultos de edad avanzada pueden ser infantiles e inmaduros, en muchos casos.

Esta capacidad de relacionarse con la realidad de los demás es lo que la educación debe lograr. Uno puede ver reflejada esta capacidad de relacionarse con las realidades de otros en las conversaciones que la gente tiene.

Muchas veces alguien quiere tratar de discutir un tema desde diferentes puntos de vista, pero realmente lo que están haciendo es afirmar su propia posición.

Cuando una persona ha alcanzado el tipo de madurez de qué estamos hablando, es capaz de escuchar a los demás, para absorber lo que están diciendo, y relacionarlo con lo que ya entiende, con el fin de llegar a nuevas ideas. De esta manera, todos los involucrados pueden construir una nueva comprensión.

Se dice mucho sobre la calidad educativa de ahora, las instituciones proponen una educación diferente, pero nos encontramos con los mismos paradigmas educativos del siglo pasado.

Por eso, el gran cuestionamiento de la educación formal, ha perdido hegemonía en la socialización del conocimiento, los conocimientos compartidos con los estudiantes son empaquetados, rígidos y en muchos casos no son útiles.

Ahí radica el desencanto de los estudiantes, donde el mayor interés es cuando afirman angustiados: ¿cuánto saque de nota? ¿cuánto cuesta el trabajo? ¿va a tener nota?  y no reflexionar cuanto y que calidad de aprendizaje adquirí para la vida.

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!