13 junio, 2021

Medios y periodistas debemos reinventarnos en nuestras prácticas periodísticas

El propósito de los medios…no es tanto informar y reportar lo que sucede, sino más bien dar forma a la opinión pública de acuerdo a las agendas del poder corporativo dominante.

Noam Chomsky

Julio César Guerrero Dias

Los medios y los periodistas, con vistas a este cambio de época que entra en su segunda década necesitan replantearse o preguntarse ¿qué tipo de periodismo es el que se está haciendo?

Preguntarse si el modelo informativo utilizado hasta ahora es coherente con lo que demanda la sociedad, o nos hemos quedado en la práctica periodística del siglo pasado. Cada día hay más espectáculo que información que genere conocimiento en la sociedad.

En un mundo tan convulsivo social, político y económicamente donde los acontecimientos suceden a cada momento, existe una infinita cantidad de información que el ejercicio periodístico se ve desbordado y es donde cada día se hace más difícil poder acertar desde los medios y la práctica periodística, lo que la sociedad necesita para poder generar un pensamiento autónomo y construir su propia mirada acerca de los acontecimientos.

La función actual del periodista requiere, en primer lugar, de más conocimiento. La globalización, las nuevas tecnologías, las nuevas formas de construir y entender la realidad, presentan diversos problemas al mundo de la comunicación que resulta en una necesidad imperiosa de revisar la figura del comunicador actual.

Se requiere de un periodista que vaya más allá de la descripción porque esto queda en una narración simple, donde ahora con el acompañamiento de la imagen, la instantaneidad, sirve de poco ya que la persona lo está viendo, es ahí donde el conocimiento es lo que complementa la descripción, si el dominio o argumento es débil de esa descripción, no sirve de mucho lo que se describe por que cae en repetición de lo que la audiencia está observando, de ahí la necesidad del manejo de otras disciplina que fortalezcan el ejercicio periodístico.

Los acontecimientos acaecidos en los últimos años en el mundo como consecuencia de la crisis económica, la ampliación de las fronteras geopolíticas y económicas que han tenido lugar en Europa, Asia, América, los movimientos migratorios que han sacudido Europa, y Estados Unidos  la carrera vertiginosa a la que nos han llevado las nuevas tecnologías y la aparición de nuevas formas de periodismo gratuito, han forzado a los medios de comunicación a moldear y adaptar sus formas de trabajo a sus comunicadores.

Otro elemento que habrá que agregar es que informar no es exclusividad de los medios y periodistas, las vías para informarse son múltiples ahora, demostrado está, que hoy la sociedad se informa por otras formas de comunicación más allá de los medios tradicionales radio, prensa y televisión es por estas razones que los medios cada día van perdiendo audiencias porque el menú informativo no es atractivo ni de interés para la sociedad.

La figura del periodista del momento se ve enfrentada a unos dilemas nunca antes conocidos, no solamente por la trascendencia política y económica de su formación, sino por el alcance de su difusión.

Sus preguntas y dudas toman una dimensión global. ¿Cómo pueden informar objetiva y verazmente, principios fundamentales en toda información, frente a un conflicto internacional, cuando saben que existe un opresor y una víctima? ¿Cómo pueden informar sobre asuntos de enorme complejidad, como son las decisiones tomadas por los grandes bancos y las consultoras financieras más importantes del mundo y que afectan a la economía mundial y donde la acumulación de datos y operaciones son de tal complejidad y tan políticamente enmarañadas, que el acceso a la transparencia es prácticamente imposible?

¿Cómo seleccionar noticias de entre todas que llegan a la sala de redacción de un medio y mantener al propio tiempo el nivel profesional de fiabilidad y veracidad cuando algunas de ellas llegan de fuentes desconocidas?

En suma, el profesional de la información debe servirse de herramientas tecnológicas para poder desarrollar su trabajo con mayor comodidad y utilizar estos canales de difusión como medios de transmisión de la información con las características de instantaneidad, simultaneidad e información en tiempo real, pero sin descuidar la ética profesional y un lenguaje adecuado en la transmisión de la información.

Todo ello compone un conjunto de retos para el periodismo de hoy, en su adaptación a la Sociedad de la Información y del Conocimiento.

De ahí la necesidad que cada representación que se realiza en los medios requiere de un trabajo más riguroso de comprobación del hecho.

Mercedes Zamarra López (2002), profesora de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, afirma que “favorecemos la formación de las audiencias de los nuevos medios hasta convertirlas en usuarios, debemos repensar la propia estructura de los medios para alojar a estos ya ciberciudadanos que tienen los suficientes conocimientos como para hacerse valer en la Red como tales”.

Igualmente, la docente promulga que “la necesidad de reinventar el periodismo, con su adaptación a esta nueva forma de acceso, a las nuevas rutas de la información y en cómo se forman, es donde está la clave del éxito o fracaso de los nuevos medios”.

Por lo global de la sociedad por el cambio de época que estamos atravesando –que ya serán dos décadas– es necesario repensar que, y cómo estamos haciendo periodismo qué, como, por qué se están desarrollando contenidos en las academias para los futuros profesionales de la comunicación, también la educación en todas las disciplinas y en todos los niveles están pasando por darle una forma de innovar, crear nuevas formas de compartir conocimiento.

Tom Wolfe sostiene que la crisis de credibilidad actual que sacude a la profesión, especialmente en los medios escritos, “no puede ser peor”.

Este autor ha asegurado que “el periodismo se encuentra en una época de grandes dificultades” y cree que si hoy en día un joven es sorprendido comprándose el periódico es “visto como un anticuado” (233grados.lainformacion.com, 10/12/2013).

Que la industria de los medios de comunicación se encuentra en plena convulsión lo muestra, sin ir más lejos, la compra del Washington Post por parte de Amazon en agosto de 2013 (El Mundo, 5/08/2013)

El periodismo es una clase de comunicación colectiva, de índole informativo, que responde a una clara función social: la necesidad que toda sociedad tiene derecho de estar informada y de saber cuánto ocurre en el mundo.

En las sociedades modernas y democráticas, ha quedado establecido que el Derecho a la Información es natural y personal que incide directamente en el perfeccionamiento del ser y es exigencia de su dignidad como persona.

En este sentido, el periodista Justo Aznar (2005) defiende el compromiso del periodismo con los valores democráticos y pluralistas, lo cual no ha de situar a los medios de comunicación en posiciones equidistantes cuando de derechos humanos se trata.

Abundando en esta idea, asevera: “El profesional de los medios procurará ofrecer al público únicamente informaciones exactas, conformes con los hechos, comprobando con el mejor procedimiento posible todas las informaciones, de modo que ningún acto sea voluntariamente distorsionado ni deliberadamente suprimido.

Así, no difundirá informaciones, sino después de tener una razonable certeza de su verdad, las rechazará si son dudosas, o precisará su grado de probabilidad dentro de los límites de sus propias posibilidades de investigación.” (Aznar, 2005: 59)

Cada día a los medios y al periodista la sociedad les exige más compromiso frente a las nuevas maneras de adquisición de conocimiento de parte de la sociedad.

El reto es recobrar la credibilidad que han perdido, proveerle la mayor información posible a la ciudadanía, para que está vaya sumando más conocimiento en función de mejorar la calidad de vida.

El conocimiento es vida, es comprender mejor los hechos, porque eso permite al individuo sentirse libre para poder decidir lo mejor para él, ese es el compromiso y reto que tienen los medios y periodistas en un contexto global.

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!