16 septiembre, 2021

El lenguaje oculto del poder confunde, vende otra verdad, aterroriza, y fomenta la ignorancia

Imagen de Juangimenez.wordpress.com / NM

“A la prensa le corresponde desmontar la violencia que hay en las mentes”.

Javier Darío Restrepo

Julio César Guerrero Dias

La nueva forma de mantener el poder sobre las audiencias es a través de las metáforas informativas eso ya lo estamos viendo de manera más directa en la producción informativa, categorías lingüísticas con acepciones que nada tienen que ver con los acontecimientos.

En el momento situacional que vive el mundo la comunicación y la información cada día se vuelve más significativa para la sociedad, pero también nos encontramos que cada momento la sociedad está más enredada (confundida) esto se debe a la cantidad de información que recibe en cada momento del mismo acontecimiento.

Si esa recepción no se investiga, analiza, verifica y contrasta por su propia cuenta finaliza creyendo que es una verdad absoluta lo que nos comunican o informan, pero también nos encontramos que también esta sociedad está en redada, (conectada en redes).

Una red social es el tejido que diferentes grupos sociales construimos para la comunicación y la ayuda entre nosotros.

Es decir, la red social nos sirve para la interacción y la integración social, pero vale anotar, que la constituimos de manera instrumental y funcional porque su fin es que intercambiemos recursos, apoyo, contactos, comunicarnos e informarnos, hoy no podemos negar que las redes sociales son otras formas de informar y comunicar a la sociedad.

Nos encontramos con otras concepciones generadas desde los poderes mediáticos, todos los medios de comunicación tratan de inculcarle a los receptores, que ellos son independientes, objetivos y portadores de la información verdadera y real. Los propietarios y los líderes de los medios de comunicación, incluyendo muchos periodistas, pretenden que su información, sus noticias o sus opiniones, son imparciales y que revelan criterios objetivos.

Esta parte está planteada la reflexión ¿quién dice la verdad? ¿Qué criterios utiliza usted para certificar lo certero con no certero? Como personas que son los periodistas tienen sus condicionamientos individuales, institucionales y laborales y esos condicionamientos se ven reflejado en lo que producen.

Es evidente que los medios de comunicación funcionan como apoyo a los intereses particulares del gobierno de turno y al sector privado dominante, utilizando para ello un lenguaje de poder disfrazado, maquillado, que confunde y aliena a la gran masa de receptores, dentro de la cual está circunscrita la sociedad, como lo expresa Vicente Romano,2007: “con el lenguaje se comunica, se orienta, se expresa y se transmite una situación, un hecho o una intención del comunicador que influye en el receptor”.

La información desdibujada en su acepción metafórica, confunde y no permite la abstracción del sentido real del lenguaje, por parte de aquel individuo que probablemente por el poco conocimiento que posee, le imposibilita relacionar la información recibida con su entorno y mucho menos propiciar la interlocución para confrontarla, y Vicente Romano, 2007, pone de manifiesto el verdadero sentido del lenguaje comunicacional cuando dice: “la comunicación con intercambio de información entre los seres humanos, permite contrastar sus experiencias con la realidad”.

Igualmente, un acto de habla de un periodista vinculado a un medio de comunicación, expresa, “los medios de comunicación deben mostrar los hechos reales sin maquillaje” para llegar a esto los medios y los periodistas deben de dejar sus pasiones, fanatismo y fundamentalismo ideológicos que en vez de contribuir a acercar a las partes en conflictos los exalta a la confrontación a la violencia pareciera que fuera un punto de nunca acabar, ¿será eso mediación social desde los medios?

Uno de los axiomas de la información evidente en los fenómenos comunicacionales, es la metáfora informativa, una categoría analítica para entender mejor la producción de mensajes informativos, teniendo en cuenta que en ella el mensaje emitido no corresponde al mensaje recibido y éste llega desdibujado y como lo plantea Vicente Romano, 2007:” las palabras pueden emplearse para ocultar la realidad”.

En la metáfora informativa, el sujeto receptor es tan engañado como si se le dijese una falsedad, tal como lo expresa en un acto de habla un actor periodístico al enunciar: “con los medios de comunicación se pueden desdibujar valores.

El lenguaje metafórico periodístico, además de ocultar una realidad, lleva implícito en su trasfondo, una especie de poder y dominación, tal como se evidencia en lo expresado por Vicente Romano, 2007: “todos los actores dominadores como magos, religiosos, políticos, económicos, intelectuales, etcétera, utilizan las palabras para confundir, aterrorizar, ocultar y mantener la ignorancia sobre las verdaderas relaciones de dominio y explotación”.

Esto también lo manifiesta Habermas, Teoría de la acción comunicativa, “el nivel de complejidad de un acto de habla simultáneamente expresa un contenido proposicional, oferta de una relación interpersonal y una intención del hablante”.

Es así que en la educación el efecto del lenguaje y el poder se vive en la relación del sujeto con su entorno, principalmente en el contexto donde se moviliza, a través de discursos educativos cotidianos que sostienen y reproducen la formación de un individuo fragmentado, acrítico, sometido al poder hegemónico y reproductor de la ideología dominante.

En nuestro mundo contemporáneo sobresaturado de política y de información a través de los medios de comunicación, se ha extendido por todo el planeta y se ha aceptado la metáfora de la comunicación como el cuarto poder, que domina y aliena no solo en pensamiento, sino también en la interacción social con la realidad.

Este cuarto poder es el reino de los gobiernos de turno, de los demás poderes de la sociedad, como el legislativo, el ejecutivo, el judicial, el económico el religioso y el militar.

A este poder de la comunicación se han referido autores como Barthes, 1997. “la escritura política está ligada al poder”, “la escritura política utiliza lenguaje de intimidación y de glorificación”. Vicente Romano, 2007 : “la palabra es el primer ejercicio del poder”, “el lenguaje como el terrorismo va dirigido a los civiles y genera miedo, ejerce violencia simbólica o psicológica, produce efectos más allá del significado”; Niklas Luhman: “El poder es comunicación dirigida por el código”.

El pensamiento crítico que generaciones anteriores desarrollaron a costa de muchas vidas, se ha ido diluyendo con el correr vertiginoso de los nuevos tiempos a la par con la inundación de la información politizada, anquilosada, metafórica, retórica, manipulada, dominante, estereotipada y con un sinnúmero de calificativos propios de los actuales medios masivos de comunicación.

La acción de los medios de informativos sobre las masas populares tiene inmersos muchos aspectos que marcan su poder; la presentación de la información como metáfora, es uno de los variados mecanismos para ejercer un dominio sobre las audiencias hoy las metáforas informativas son las que se están poniendo de moda en los que producen información y los medios que son los que multiplican esas metáforas.

Los medios de comunicación nos están invadiendo con representaciones cada vez más homogéneas y simplificadas de la visión global del mundo en que vivimos, manejado por el poder económico y el político, presentándonos metafóricamente el pensamiento unilateral, único y alienador de los poderosos como algo natural, innato, propio, dándonos a entender que la realidad es así y no de otra manera, es decir, nos quieren mostrar una realidad naturalizada, negando la realidad social como construcción permanente del individuo en la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!