25 octubre, 2021

Poemas que son crónicas y versos que no dejan de ser noticia en Nicaragua

Video y fotos de Juan Ramón Huerta / NM

Juan Ramón Huerta

Desde su nombre, Versos azules y rimas blancas, la obra poética escrita por Juan Carlos Duarte Sequeira, lleva ritmo, música como calmantes del dolor de miles de nicaragüenses que han sido vejados, asesinados o desterrados.

Los poemas, iluminados con estelas blancas y azules derrochan sobriedad, estilo, presencia, realidad y patriotismo. Duarte no es un espectador cualquiera, está ahí, reflejando una meridiana realidad que ubica al lector en escenarios crueles, ignominiosos, también gloriosos, de gestas y heroicidad de sus protagonistas.

El prologuista es de lujo, Guillermo Rothschuh Villanueva, además de ser un chontaleño más famoso que el queso, escribe con particular profundidad los valores del autor. “Los poetas tienen más de un siglo de haberse plantado frente a los acontecimientos históricos”.

Luego establece una interesante relación entre la historia de los verdugos del nuevo verdugo, en los tiempos cuando se escribían poemas en el interior de las gélidas paredes y barrotes y, las víctimas del verdugo de hoy.

La Prisión. Así tituló el verdugo de hoy aquel poema donde se asombraba al escribir: Patéalo, así, así / en los güevos, en la cara / en las costillas…

“No exagero cuando reafirmo las similitudes entre los poemas de (Daniel) Ortega en la cárcel y (Juan Carlos) Duarte. El dolor de los prisioneros de ayer es idéntico a la angustia que sufren los detenidos de hoy. Juan Carlos lo dice en versos estremecedores: Entre grietas y ranuras / se deshoja cada flor / con la hiel de las torturas / y los cánticos de amor.

No hay valoración más cercana para referirse a la obra de Juan Carlos Duarte que cuando Rothschuh escribe: “Esculpió con ternura un libro comprometido y comprometedor, para que no quedase duda de la naturaleza de su compromiso como poeta. Un pedazo de abril, contiene unos versos transidos de esperanza, seguro como está de la posición inclaudicable del pueblo nicaragüense”.

En el poema, Pueblo valiente, escribe un verso que puede ser considerado como la crónica actual más corta del mundo: Vino agresivo el tirano / y llegó hablando de paz/ pero cortando la mano / de aquel que va a protestar.

Pero, ¿qué tienen los poemas de Versos azules y rimas blancas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!