18 septiembre, 2021

Apocalipsis, la purga, análisis de la obra de Byron Molina

Ladislao Cano (*)

Recién acabada, la alegoría del Calvario de Nicaragua en carbón y efecto de sombra, también el artista Byron Molina la presenta como “El décimo Círculo”, un seguimiento que el artista hace de los Nueve Círculos del infierno por el que atravesó Dante Alighieri.

Hace referencia a la condena de los malvados de la humanidad que cometen toda clase de crímenes perversos contra Dios y los inocentes. También le ha dado elección de llamarlo como el Sapocalipsis o el Jardín de las Parcas.

Molina aquí, se focaliza en la atención del más perverso destino que hoy está viviendo Nicaragua, consumido por la mafia de poder Ortega-Murillo, una demoníaca jerarquía de fanatismo y perdición, en lo que destacan: Julio César Avilés, Sonia Castro, Edwin Castro, Edén Pastora, Ramón Avellán, Daniel Ortega, Rosario Murillo, Néstor Moncada Lau, Dennis Moncada Colindres, Francisco Diaz, Fidel Moreno, Gustavo Porras, Wilfredo Navarro, Aminta Granera, Alba Luz Ramos… Todos de acuerdo a la Purga de su condena.

A la derecha, bajo de Alba Luz, miramos a los sensatos sandinistas asesinados: Alexis Arguello y Carlos Guadamuz, símbolos de dignidad y de saldo pendiente, mucho antes del 18 de abril. Y más allá, el detalle preciso de Dante acompañado por Virgilio en ese décimo círculo infernal.

Ambientado en fuego abrazador, en la Rotonda Hugo Chávez, con la respectiva utilería chamuca: a los laterales dos arbolatas en llamas y la del centro que se derriba, así como fueron algunas de estas estructuras, golpeadas por la mano de la justicia, cuervos, animales de carroña, como buitres y chacales, animales de peste como ratas y cucarachas, gusanos de putrefacción, todo aterrador y escalofriante tan propio de la tiranía más perversa que hoy viven los nicaragüenses.

Véase la aterradora máscara de la espantosa Edad Media, la que fue utilizada para fines médicos durante la peste bubónica, le acompaña el instrumento de la represión genocida, el fusil, alzados por manos esbirras, al lado de César Avilés, resalta el tétrico brazo de Rosario Murillo, alzando la guadaña, navaja corva de la muerte.

(*) Artista jinotegano en el exilio.

2 comentario en “Apocalipsis, la purga, análisis de la obra de Byron Molina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!