25 septiembre, 2021

Periodismo de datos reivindica su profesionalismo en los tiempos modernos

“En esta profesión los estudios nunca se acaban (…) este oficio se ocupa de nuevos datos, nuevos hechos y nuevos problemas. Mientras el mundo progresa y se mueve, nosotros estamos dentro de esos cambios porque la sociedad espera que lleguemos a ella para que contemos qué está pasando, para que interpretemos qué quiere decir la novedad. Eso nos impone la obligación de estudiar, permanentemente y de todo”.                                            Kapuscinski

Julio César Guerrero Dias

El periodismo de datos es una demanda que la sociedad moderna exige a los medios y a los periodistas, por lo tanto, se requiere que el comunicador sea capaz de analizar, de investigar que ayude a la gente a través de los datos proporcionados como un recurso referencial de gran utilidad en la toma de decisiones.

Cada día las sociedades demandan del periodismo que las temáticas abordadas y representadas estén fundamentadas, contrastadas, analizadas y con datos que le proporcionen confrontación con la realidad y a partir de lo que se informa, hacer sus propios juicios de valores y tomar decisiones que les favorezca en su quehacer cotidiano.

Los procesos evolutivos de la sociedad exigen más rigor y profesionalidad en sus publicaciones de los medios. Las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y, concretamente, la internet y las bases de datos proporcionan gran capacidad para procesar, comparar y analizar críticamente todo el maremágnum de información, es decir, los contenidos. Surge así el llamado “periodismo de datos” o Data Journalism.

Estamos viviendo la era del dato a través de plataformas de contenido e internet, bases de datos universales y los recursos digitales; hoy todo pasa por el tamiz de la búsqueda de lo veraz o descubrir lo fabricado por eso los recursos para ejercer un periodismo de alta calidad.

Son los datos proporcionados en cada representación que se haga, independientemente del tipo medio llámese radio, prensa impresa o digital sin de dejar de ver las redes sociales, donde se publique dicho acontecimiento.

El periodismo de investigación y su vertiente, el periodismo de datos, se ha constituido en una disciplina de éxito a nivel internacional. En este contexto, hablar de periodismo de datos es referirnos a técnicas nuevas en la creación de información periodística que requiere de conocimientos específicos y destrezas en el uso de bases de datos y presentación de la información en nuevas interfaces.

Diarios como The New York Times o el británico The Guardian vienen incorporando este modelo periodístico basado en los datos y las visualizaciones como diferenciador de sus noticias y elemento clave para atraer lectores en un momento tan difícil para el periodismo.

Por ello, desde una perspectiva más actual, en el saber hacer del periodismo profesional, el de toda la vida y que sumado al conocimiento y habilidades tecnológicas nos encontramos con el periodista de datos como un perfil profesional emergente, cuyo entorno de trabajo se basa fundamentalmente en la construcción de visualizaciones cada vez más novedosas que combinan contenidos de información más tecnología y que tienen múltiples aplicaciones en las diversas formas del periodismo especializado.

Para Giannina Segnini (ápud Ramírez, 2012), el periodismo de datos no remplaza las formas tradicionales del oficio. Sólo es una herramienta para hacer mejor el trabajo por lo que plantea que en el periodismo de datos deben contemplarse cinco pasos básicos:

Obtención de los datos: Es la primera fase, que para muchos parece muy fácil, pero no lo es y cada vez se vuelve más compleja, porque la cantidad de información que existe sobre lo que se va a publicar es demasiado.

En este proceso el periodista debe de manejar con certeza que validez tienen esos datos que va a utilizar para elaborar su información, si son actualizados o son de vieja data.

Por otro lado nos encontramos con servidores públicos que no entienden por qué una base de datos es muy útil para un periodista, si no se accede a la base datos oficiales no hay punto de comparación, por lo tanto queda reducida la información, y no se le proporciona a la sociedad lo que necesita, estar bien informada.  Aquí es clave no ceder e insistir con todos los protocolos que permiten el acceso a la información.

Otro aspecto a considerar es la limpieza de los datos: Estos normalmente vienen repetidos, códigos que no están correctos, información que no es de interés para el fin planteado, entonces hay que revisarlos y normalizarlos de acuerdo con nuestra necesidad.

Metodológicamente vamos a extraer datos para los objetivos que pretendemos, pasando por la clasificación, la jerarquización y la selección de datos, la selección permite enfocarnos de manera directa qué queremos informar.

Análisis: “Es el paso más importante en periodismo de base de datos, no se trata de publicar datos, es hacer lo que hacemos los periodistas desde tiempos inmemoriales, sacar una conclusión”, asevera Segnini. Para esto es necesario comparar la información encontrada, correlacionarla con otra, cruzar datos para descubrir tendencias, patrones, comportamientos atípicos.

Verificación de la información: Las bases de datos no son la verdad absoluta, son referentes que se utilizan, sin embrago si podemos verificar esos datos en los escenarios respectivos al periodista les garantiza con mayor certeza lo que se informa.

Hay periodista que creen que todo está en Google y que el buscador es la verdad revelada. La mala noticia para esta clase de periodistas es que el rigor seguirá siendo la mejor arma para el periodismo de calidad.

Por otro lado, nos encontramos la visualización en el periodismo de datos, hay que pensar como diseñador es hoy una obligación de todo periodista, ya que de la manera que presentamos la información a nuestro público tendrá dos opciones aceptarla, darle crédito, legitimarla, o la otra opción rechazarla.

Es necesario encontrar la forma de explicar de la mejor manera posible a la audiencia algún dato. Por eso, resulta relevante sugerir que, si se piensa la información, antes de escribirla, en términos de cómo presentarla puede ayudarnos a hacer informaciones más agradables y claras.

Cómo presentarles a los lectores esta información, que en no pocas ocasiones resulta confusa, es una pregunta que deberíamos sumar a las cinco W.

Para Ramonet (2011: 18), el periodismo de [bases de] datos es otro tipo de periodismo que está prosperando entre los nuevos nichos de Internet. Se le considera un gran logro de la democracia moderna porque permite buscar y acceder, de forma inmediata, a bases de información creadas por instituciones públicas o privadas. No obstante, el periodismo de datos se basa en un principio fundamental del periodismo de siempre: “los hechos son sagrados”.

El periodista de datos es un perfil en alza que requiere una formación básica, al menos, en varios campos del conocimiento, como la Estadística, Programación, Diseño, Sociología, Psicología, además del Periodismo. Un perfil que pueda gestionar de forma eficiente grandes cantidades de información y tenga la disciplina de organizar esos datos, creando un servicio útil que ayude a comprender noticias, encontrar recursos o, simplemente, obtener información adicional y con un amplio nivel de detalles.

Este tipo de periodismo lleva al periodista a no solo andar en la calle en la búsqueda de la información, si no convertirlo en periodistas investigadores.

Se requieren técnicas de investigación y herramientas tecnológicas para elaborar con calidad cada representación que se realice, ese es el nuevo perfil del periodista, a pesar que nosotros no practicamos ese tipo de periodismo la tendencia es esa, y hay que empezar a desarrollarlo.

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!