31 julio, 2021

Es muy grave aceptar la violencia como un hecho normal

Imagen tomada de El País.hn

“Hoy, a mí lo que más me preocupa, por encima de la situación económica, es la violencia. La violencia en todas sus manifestaciones, desde la guerra a la intolerancia.”   Jorge Bucay

Julio César Guerrero Dias

La violencia es ahora la enfermedad de todas las sociedades de la cual no escapamos, se necesita el involucramiento de todos los actores sociales para diseñar una cultura de tolerancia y respeto sin perder el derecho que tenemos como personas para reclamarlos. Los grandes acompañantes de esta cruzada tienen que ser las familias, la educación y los medios de comunicación.  

La violencia social en todos sus aspectos es la enfermedad que día a día la sociedad padece en todas partes del mundo nuestro territorio no escapa a eso fenómeno, una violencia que no surge de la nada, sino que es producto de la desigualdad social, política y económica que cada sociedad está expuesta.

La justicia social que tanto se demanda a los que ejercen el poder cada día se escucha menos, esto hace que los ciudadanos estén siempre buscando acciones de cualquier naturaleza ya sean cívicas o violentas para que los escuchen, para que los tomen en cuenta, que también tienen derecho a participar y buscar alternativas para que haya una sociedad más justa, por el bien común y que todos seamos beneficiados para desarrollar una vida mejor.

¿Cuánto podemos hacer en función de esto? ¿algún día lograremos aproximarnos a esa justicia social? ¿Será un sueño en nuestro país? ¿hay voluntad de todas las partes que ejercen al poder para lograr esto? y como ciudadanos ¿cuál es nuestro aporte?

Diariamente nos enteramos, por los medios masivos de comunicación, a través de las redes sociales de acontecimientos violentos que denigran y degradan la integridad del ser humano, que por el simple hecho de expresar sus puntos de vista que es su derecho, las réplicas al instante no se dejan esperar, pero no es el hecho de no estar de acuerdo con lo que se opina, si no el lenguaje violento y ofensivo que se utiliza.

En lugar de ir educando para el debate de las ideas e ir formando una cultura política diferente de respeto y tolerancia se fortalecen los espacios de violencia de uno contra el otro.

Por otro lado, nos encontramos que los discursos informativos producidos desde los medios tales como: asesinatos, violaciones, secuestros, agresiones, entre otras manifestaciones de violencia social, los cuales parecieran estar impregnándose como una forma de resolver conflictos dentro de la sociedad, estos sucesos han ido en aumento, por lo que, el tema de la violencia es uno de los principales problemas actuales de nuestra sociedad.

La violencia en América Latina es considerada una de las más altas a nivel mundial. Para ejemplificar un poco, en el caso de México, de acuerdo con estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a julio del año (2017) se registró el periodo más violento en las últimas dos décadas, con 16 mil 152 víctimas de homicidio doloso.

Cuando la violencia llega a ser habitual en nuestro ambiente, podemos llegar a considerarla erróneamente como algo normal y como una estrategia rápida para la resolución de problemas.

Lo cierto es que, no hay nada de natural en la violencia, por el contrario, es un claro reflejo de la degradación de nuestros valores éticos y morales. En realidad, los componentes genéticos dotan al ser humano de un potencial de agresividad que juega un rol esencial en la autodefensa y en la evolución humana; pero este potencial agresivo es modelado por cada cultura mediante la socialización y puede o no convertirse en violencia, la cual siempre es evitable.

Para lograr reducir los niveles de violencia que nos aquejan se necesita el concurso de todos los autores sociales iniciando desde la familia, el entorno inmediato, pasando por los sistemas educativos en todos sus niveles e ir construyendo un nuevo pensamiento y una nueva actitud sin perder el derecho que tiene para exponer sus ideas, en otras palabras nuevos ciudadanos, ¿será posible? Hay que intentarlo.   

La violencia es causada por múltiples factores. Pese a ello, es posible identificar los principales causantes de violencia, como pueden ser: la inconformidad social que viven las sociedades desde el punto político sus derechos violentados, como la libertad, la libre movilización, el respeto a los derechos humanos, la participación política, la libre expresión.

Además, factores como la calidad de vida, baja o inadecuada educación y valores morales; los cuales, influyen al momento de crear un ambiente actitudinal y conductual, lo que lleva, al uso de la violencia para poder resolver conflictos de una manera fácil y rápida por lo mismo como no tiene valores que fundamenten sus ideologías, siendo lo más fácil el recurrir a la violencia.

En psicología social, la más importante teoría que refiere al comportamiento agresivo es la del “aprendizaje social” de Albert Bandura, (Bandura 1976; Bandura y Ribes 1975). En esencia lo que esta teoría postula es que, se pueden aprender comportamientos por imitación más concretamente por la visión de que esos comportamientos observados han sido recompensados o reforzados. De este modo, si alguien ve que un comportamiento violento de una persona es reforzado, entonces lo puede aprender y repetir.

Por otro lado, la psicología ha identificado algunos factores asociados a la violencia para todas las personas, los cuales son: los bio-conductuales: cuando existe algún tipo de daño cerebral, resultado de traumas durante el nacimiento, tumores, lesiones, etcétera; así como variaciones en los neurotransmisores como la serotonina o la testosterona;

Factores de socialización: se han documentado conductas violentas aprendidas por ensayo y error a través de la experiencia de vida de cada persona, así como conductas aprendidas y naturalizadas por medios masivos de comunicación o dispositivos electrónicos (videojuegos)

Factores cognoscitivos: patrones de socialización aprendidos en donde los individuos perciben hostilidad en situaciones en las que los demás no lo hacen, son menos eficientes en pensar en vías no violentas de resolver los conflictos, tienden a ser más tolerantes con agresiones y las consideran estilos aceptables de comportamiento;

Factores situacionales: en este caso nos referimos a situaciones estresantes de la vida, como puede ser el ruido intenso y continuo, el hacinamiento, privación de necesidades básicas, fracasos laborales, muerte de familiares; así como el alcohol y otras sustancias tóxicas, llegan a tener el mismo efecto.

Siempre he manifestado que no soy ningún experto o especialista en nada, solo compartos mis ideas para que como lectores también dialoguen con ustedes mismo o con los demás, sin decir que lo que escribo es la verdad, solo son pinceladas de ideas sobre un tema que cada día se profundiza en nuestras sociedades y que nosotros somos los grandes protagonistas de buscar alternativas para reducir la violencia esté, donde esté, y venga de donde venga. 

Es imprescindible identificar y revertir aquellos mecanismos que lubrican el accionar de las violencias, cualquiera que sea el nivel en que actúen.

Existen grupos o individuos cuya tarea es hacer aceptables las actitudes violentas, lo que requiere del esfuerzo planificado de operaciones psicológicas facilitadoras, en donde los medios de comunicación juegan un papel importante.

En este caso, es necesario que todos como sociedad sepamos reconocer los diferentes tipos de violencia, denunciarla, no tomar la violencia como un mecanismo de resolución de problemas y sensibilizarnos ante el sufrimiento y necesidades de los demás seres humanos.

Finalmente, cada uno de nosotros podemos iniciar, reconociendo y eliminando los mecanismos de violencia que pudiéramos estar ejerciendo con los otros y pensar que tipo de violencia se está ejerciendo.

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!