25 septiembre, 2021

La magia de las multimedias y los fantasmas de la soledad en tiempos de la internet

Gráfico tomado de Digital and Graphic Tools

“La televisión destruye sistemáticamente la diferencia entre lo normal y lo anormal, porque en sus parámetros lo normal carece en sí de interés suficiente y siempre habrá entonces que enfrentarlo a una alternativa. Su criterio no es la difusión de los valores y los principios sino el provocar el mayor impacto.” 

Robert Spaemann

Julio César Guerrero Dias

La sociedad en la actualidad está expuesta y convive con la magia de los sistemas audiovisuales donde lo inverosímil lo convierte en verosímil, donde la violencia de toda naturaleza se vuelve común, donde cada día, producto de estas prácticas dominantes el individuo se torna frío, y lo ve normal, esto lo convierte en una persona insensible.

La sociedad se encuentra vulnerable frente a los medios de comunicación especialmente los audiovisuales, pasando por todo lo que son las multimedias y ahora, por la moda de las redes sociales, la imagen, la velocidad y la omnipresencia hacen que este tipo de representaciones se convierta en una práctica cotidiana desde estos medios, particularmente de carácter informativo, y que no abonan en nada a la población para ir construyendo una forma de pensar y actuar diferente.

Los grandes medios de comunicación, la televisión especialmente, actúa simultáneamente como caja de resonancia y como constructores de realidades o proveedores de imágenes del mundo, todo lo expuesto desde las prácticas visuales, se circunscribe a un tratamiento de estigma y estereotipo los buenos contra los malos, los poderosos contra los débiles y esto desde la posición que asume el que emite y desde el lugar social de la recepción.

Dentro de estas representaciones de carácter visuales está la que configuran un imaginario colectivo al que le faltan categorías para pensar la diferencia que existe por ejemplo entre la violencia que ejercen los poderes desde las instituciones con el afán de preservarse a sí mismo, y la que estalla desordenadamente en una guerra de todos contra todos.

Lo más preocupante de esta violencia desde las multimedias es que van ganando terreno los discursos duros, autoritarios y amenazantes que en nombre del sentido legítimo de la vida social, que tomando como pretexto la familia, las buenas costumbres y algo tan difuso como los valores perdidos, lanzan consignas que encienden los ánimos, alimentan los odios, y por lo tanto acrecientan la violencia en una espiral incesante.

El drama social eternamente representado por los multimedias se hace complejo cada día y esto crea una incertidumbre en la sociedad, los problemas que generan más violencias y que están reflejado en cada momento desde los pantallas y redes sociales tales como: del narcotráfico, el sida, de la violencia de estado a la violencia callejera, pasando por la pobreza, la exclusión, la intolerancia estas acciones violenta expuesta crudamente desde diferentes medios audiovisuales diversifican a la sociedad alimentando el miedo, la incertidumbre, la desesperanza y especialmente la disolución social.

Todos estos aspectos van creando en el individuo una manera de pensar y actuar, de ver la violencia como algo natural y de pronto convertirla en una necesidad de poder ver este tipo de espectáculo, todo esto es lo que está generando la industria cultural que corresponde con la expansión del modelo económico que vivimos en todo el mundo.

Nos encontramos, en lo que desde al final del siglo XX se denomina la industria cultural, el medio audiovisual que mejor  ha cabalgado sobre la industria de economía moderna ha sido la televisión, basado en un lenguaje que no requiere para su comprensión ningún tipo de alfabetización, un acceso directo sin mediación al hogar y al entorno doméstico.

Con relación a los informativos televisivos, el involucramiento de los adolescentes con las noticias es importante en la medida que estar informados contribuye a su socialización como ciudadanos críticos y autónomos.

Entre los criterios que utilizan los periodistas para seleccionar y presentar los materiales que conforman la noticia destacan la desviación y negatividad (Van Dijk, 1990), es decir, los hechos anómalos y desgraciados, lo que supone una exaltación progresiva de los valores emotivos.

En consecuencia, las noticias exponen a los menores a contenidos violentos que pueden generarles respuestas emocionales negativas de miedo, preocupación, ira o tristeza, y también podría aumentar el comportamiento antisocial (Buijzen, Walma van der Molen y Bushman, 2007).

Más recientemente, los medios digitales han ampliado las opciones disponibles y la juventud de hoy puede elegir entre una amplia oferta de contenidos en multitud de canales de televisión, páginas web o redes sociales y ahora los videos juegos.

Aunque la televisión sigue ocupando un lugar importante en el tiempo de ocio, el auge de los nuevos medios interactivos ha introducido cambios muy importantes en las formas de entretenimiento que abren nuevas vías mediante las cuales la llamada generación z puede verse expuesta a la violencia (Anderson et al., 2003), y en los que la persuasión interpersonal se suma al alcance de los medios de comunicación (Reid Chassiakos et al., 2016).

Estos medios visuales interactivos introducen un cambio fundamental en el rol de la audiencia que pasa, de estar constituida por meros espectadores, a ser usuarios capaces de interactuar a través de ese medio.

Para los jóvenes, que han nacido con Internet y que han adoptado los medios digitales desde edades muy tempranas, el mundo virtual forma parte de su mundo social y emocional sin que exista un límite de continuidad con las relaciones cara a cara.

Ello conlleva que comportamientos offline, como la agresión social y relacional, se hayan ampliado a los entornos online y, más concretamente, a las redes sociales o mensajería electrónica. Y todo ello favorecido por el uso cada vez más intensivo que acompaña a la popularización de los Smartphone en la adolescencia y facilita su uso en cualquier momento y lugar.

Es evidente que no todos los jóvenes que usan los medios de difusión o se ven expuestos a sus contenidos violentos desarrollan comportamientos agresivos. No obstante, se debe tener en cuenta los posibles efectos -positivos y negativos- que los medios audiovisuales puedan ejercer sobre aquellos que, por su consumo elevado y sus características, se ven más expuestos a su influencia ¿Cómo están utilizando los medios los adolescentes?

Las características de este tipo de cultura siguen siendo la propuesta de la escuela de Fráncfort: La fragmentación: la dispersión, el desorden, la imposibilidad de encontrar coherencia en los mensajes en la cultura de masas, aleja al individuo de disponer de un sentido crítico, la uniformidad de los mensajes, la necesidad de crear un mismo tipo de consumidor, la homogeneidad repetición de lo mismo, todo esto conduce a uniformar al espectador, es lo que vivimos en esta sociedad globalizada.

Nos encontramos de cara a recibir todos los días discursos desde cualquier medio audiovisual, un aspecto importante a destacar en estos momentos es que el niño o el joven mira menos televisión, pero está en contacto directo y dándole más tiempo a la computadora, al celular y al video juego, que por lo general están llenos de violencia, ojo con esto, porque es una realidad.

Cada día el síndrome de la nomofobia aumenta en los jóvenes, eso no quiere decir que también los adultos no se ven arrastrado por esta enfermedad, la dependencia del celular, miedo a no estar conectado estar sin móvil o quizás la nomofobia que es la ansiedad cuando pasa mucho tiempo sin estar conectado, porque cree que sea perdido algo interesante que ha sucedido en alguna parte, en ¿cuál de estas dos enfermedades se encuentra usted?

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

2 comentario en “La magia de las multimedias y los fantasmas de la soledad en tiempos de la internet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!