5 agosto, 2021

Educación, huérfana de liderazgo en Nicaragua

“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”

                                                                    Benjamín Franklin 

Julio César Guerrero Dias

La educación hoy está destinada no solo para sumar cada día más conocimientos si no para desarrollar al individuo en personas llenas de valores y enfrentar la vida de manera individual y colectiva, e ir colaborando para crear una sociedad humana.

Inicia un nuevo año escolar en el país, con nuevos desafíos en el campo del conocimiento, no solamente el aumento de la cantidad de estudiantes que ingresa en los diferentes subsistemas de la educación, si no ¿que aprenderán? ¿cómo aprenderán? y ¿para que aprenderán?

En un momento de gran complejidad por las diferentes razones, sociales, políticas y económicas que embarga a la sociedad en general es de suma necesidad que la educación se convierta en el recurso fundamental para la vida.  

Para comprender mejor a la educación para la vida y cómo surge esta tendencia pedagógica humanista debemos echar un vistazo al panorama de la educación actual.

Al comenzar el siglo XXI la situación educacional que presenciamos consiste, en sus rasgos esenciales, en la lucha, en el debate, entre dos tendencias pedagógicas fundamentales, una declinante y en vías de extinción la que podemos llamar pedagogía del saber basada solamente en la transferencia de conocimiento y otra emergente que no es nueva, pero que ha costado lograr desarrollarla, podríamos denominarla pedagogía del ser o educación para la vida.

Una presentación inicial de ambas diría que; la primera es la tendencia sobreviviente de la educación tradicional, intelectualista, cognitivista o pedagogía del saber, cuyo objetivo principal es la transmisión y acumulación de conocimientos un aprender para los exámenes de la escuela y no para los exámenes de la vida.

Se caracteriza por ser, informativa y no formativa, memorista, pasiva, reproductiva, dominante, en que el alumno se limita a memorizar y a repetir lo que se le dice o lee, o autoritaria, porque el maestro impone su criterio sin la participación del alumno.

Dogmática porque se le dice al alumno lo que debe saber y creer, cerrada o acabada, porque el maestro suministra conocimientos completos, terminados, abortando o frustrando la creatividad del alumno, este modelo pedagógico a pesar que es criticado sigue siendo el que más prevalece en los diferentes niveles educativos, se le cercena el pensamiento propio autónomo del estudiante.

Frente a esta concepción tradicional, está surgiendo gradual, pero firmemente la tendencia de la educación humanista, con variadas modalidades, pero con un tronco común que podríamos llamar pedagogía del ser, que consiste en una educación para la vida, en sus dos concepciones, individual y social.

Esta pedagogía apuesta al desarrollo integral de la personalidad, de las potencialidades del ser humano y a la plenitud humana. Se caracteriza por los siguientes principios, la educación centrada en el alumno, en su atención y comprensión, el respeto, aceptación y amor al educando, como actitud fundamental del educador, la vitalización de la escuela, su vinculación con la vida en el doble sentido de abrir, de llevar la escuela a la vida y traer e introducir la vida en la escuela, la escuela como un taller para la vida, para la vida naciente y creadora frente al embalsamiento y momificación del pasado en la escuela tradicional, la actividad frente a la pasividad, la inercia y el bostezo de la escuela tradicional.

Hoy los modelos pedagógicos de la enseñanza y aprendizajes desde las academias están en el ojo del huracán, frente a otras formas de aprender, la autoactividad, es decir, la generada y dirigida por el propio alumno, la espontaneidad creadora, frente al formalismo, la rigidez y el autoritarismo, la libertad y la espontaneidad para tener iniciativas, para expresarse y elegir, finalmente, la educación para la vida está orientada hacia la comunidad, hacia la sociedad, para una convivencia armoniosa y cooperativa, para promover la responsabilidad y la conducta social.

Hoy día ya no sirve la escuela ni los modelos de aprendizaje de hace cien años. La sociedad 2.0, nuestro presente, dará pie a lo que hoy es la sociedad 3.0 que demanda individuos creativos, emprendedores, críticos, competentes en las TIC, autónomos, con altos dotes sociales, que se adapten fácilmente a los ambientes laborales, capaces de trabajar con cualquier persona, en cualquier lugar y momento.

Los educandos de hoy no sabemos qué serán en el futuro, pero deberán tener los recursos necesarios para adaptarse a lo que venga, está adaptación tiene que ir construyéndose a través de la educación surgida y desarrollada desde las academias, la pregunta es, ¿estamos siguiendo esta ruta que exige la sociedad del momento?, o ¿seguimos con los mismos patrones tradicionales de formar a nuestros profesionales con los mismos contenidos y las mismas formas de aprender?

La sociedad en general y especialmente la comunidad educativa aboga por un cambio revolucionario en la forma de enseñar, de aprender, y facilitar los procesos para formar a los ciudadanos del futuro, que sean capaz de pensar, criticar, emprender, actuar y sobre todo sentirse libre a partir de su propia construcción de su conocimiento, y más que eso, compartir esos aprendizajes con los que lo necesitan e ir colaborando o incidiendo en construir un nuevo individuo que la sociedad exige.

Para aproximarse a este modelo, se requiere liderazgo institucional, la cultura digital lleva años instaurada en la sociedad.

Las instituciones educativas no pueden permanecer ajenas, por lo que se torna fundamental en un liderazgo institucional basado en la construcción de un sentimiento de comunidad sólido, unido a un uso de las TIC desde y para la pedagogía y el currículo como un instrumento que oriente hacia donde se quiere ir, con un grado de flexibilidad que permita ir incorporando nuevos temas en su desarrollo temáticos, en este sentido se tiene que ver la currícula como una bitácora que nos orienta, pero que no es dogma, más bien como un insumo de mucha importancia, pero que se puede mejorar en el proceso mismo de los aprendizajes.

Contenidos Pedagogía y Tecnología es una trilogía fundamental, claves para la introducción de las TIC en los procesos educativos, sólidos conocimientos de los contenidos, dominio de competencias pedagógicas y manejo de herramientas tecnológicas y sus posibles aplicaciones.

La tecnología no reinventa a la pedagogía, sólo amplía sus posibilidades de ampliar, desarrollar crear nuevas maneras de pensar, hoy no podemos negar este recurso para que haya un aprendizaje más significativo, enseñar y aprender para la vida. 

Para aproximarnos a este modelo planteado se requiere del concurso de las instituciones educativas asumiendo el liderazgo de la educación, un nuevo rol del profesor y su formación, desde la forma en que se le facilita el aprendizaje de contenidos y apoyo al alumno, y por supuesto la presencia de los padres de familia generando las condiciones para que sea éste el que, de manera activa y experimental, construya su propio conocimiento.

Es así que tiene que haber una reconfiguración de estos actores si cada uno asume su rol que le corresponde estaremos contemplando la posibilidad de acercarnos a las demandas que exige esta sociedad tan cambiante. Perspectivas y posibilidades de la pedagogía del ser o educación para la vida en el presente estudiar y aprovechar las vías curriculares y extracurriculares para la enseñanza de los aprendizajes básicos a través de los planes de estudios de las asignaturas y de las actividades escolares. Desde esta perspectiva los aprendizajes básicos se convertirían en los ejes transversales con los que se trata de humanizar a la enseñanza escolar.

Es para preguntarse ¿cómo andamos nosotros en los procesos de enseñanza aprendizajes? ¿Seguimos repitiendo los mismos patrones educativos? ¿verdaderamente logramos desarrollar las capacidades que traen nuestros estudiantes? ¿Logramos llegar a que al estudiante le guste lo que no le gustaba hacer? ¿el conocimiento y las competencias que desarrolla las instituciones educativas es válido para enfrentar la vida? Usted, piense, reflexione y haga sus propias consideraciones, el escenario es suyo.

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!