5 agosto, 2021

La política y los políticos deben reinventarse

Caricatura de Fernando Tellado / NM

“Los derechos se toman, no se piden; se arrancan, no se mendigan”

                                                                           José Martí                                                                                                                                        

Julio César Guerrero Dias

La política y los políticos la han convertido en un negocio y al mismo tiempo en un instrumento para manejar el poder de acuerdo a sus intereses en todos los ámbitos, en lo social, lo político, lo cultural, lo religioso, es una forma de mantener el poder y tomar decisiones de acuerdo a sus intereses sin considerar lo que piensan los otros.  

La política es un término bastante complejo y hasta polémico cuando se quiere hablar de ella. Una sociedad no puede ocultar ni la política ni a los políticos, lo tenemos que ver o relacionarlos con la vida cotidiana. Cuando expresamos o nos referimos a la política, es una expresión muy amplia en este caso vamos a aplicarlas a gobiernos y naciones.

En su sentido estricto, podemos decir que la política es el conjunto de decisiones y medidas tomadas por determinados grupos que tienen el poder en pos de organizar una sociedad o grupo particular. Muchos autores definen a la política como el “ejercicio del poder.

¿Qué es Política? La política, desde las civilizaciones antiguas hasta la modernidad, es el eje principal donde se articulan las decisiones de los gobiernos. La definición de lo que es la política ha sido materia de debate para infinidades de intelectuales y teóricos políticos, y aun así no existe un acuerdo total sobre qué es la política.

Una de las definiciones más conocidas y contundentes sobre el término política fue dada por el sociólogo alemán Max Weber, definiéndola como, “aquella que se caracteriza por una lucha entre personas o agrupaciones para detentar el ejercicio del poder. Si el Estado es aquel que detenta el uso de la violencia legítima, la política es la lucha por el poder como tal”.

Otro autor que se encuentra en una línea similar a Weber es Antonio Gramsci aunque con profundas diferencias ideológicas, ya que el primero se autodefinía como liberal mientras que Gramsci fue uno de los intelectuales más brillantes que aportó el marxismo ”entendiendo a la política como aquella toma de decisiones por parte del gobierno y agrupaciones parlamentarias dedicadas a la política, y en última instancia dedicada a la coerción. Por ende, la política se encuentra por fuera de las masas, limitada al ámbito burocrático y partidario”.

Me atrevo a señalar que en la mayoría de las sociedades cuando se habla de política a muchos ciudadanos con sólo mencionar o escuchar el término política lo primero que te dicen no me hables de eso, no me meto en política, no me interesa la política, no como con la política, la política es una… en fin un sin números de consideraciones.

Sin embargo, la política es parte del quehacer cotidiano de las personas, nos debería de interesar un poco, las  sociedades se han desencantado con la política y con los políticos, porque  la han prostituido y la han convertido en un negocio; y, sí comparto lo que señala Gramsci la política y los políticos  la han enfocado  hacia sus intereses la han burocratizado y sobre todo la han partidarizado, y han sido cómplices de la judicialización que es lo más grave.

También no es ajeno escuchar a las personas cuando se refieren a la política como un instrumento que permite acceder al poder, para desde allí responder a las necesidades grupales y personales. Es típico que la gente vea la política como una herramienta que se usa para alcanzar el poder sin importar las formas, ni los medios que se utilicen, aunque esto implique no respetar normativas legales, pero mucho menos los principios éticos.

Estas interpretaciones incorrectas, son la instrumentalización y degradación de la esencia y los fundamentos que encierra la política, que vale decir, que es un instrumento, pero no para beneficiar grupos e individuos, sino para alcanzar el bienestar de toda la colectividad.

La política no es la interpretación vacía, canalizada a través de las instituciones registradas como partidos políticos, la política es el compromiso de asumir una trayectoria pedagógica que lleve a la construcción de una ciudadanía nueva, capaz de asumir el sagrado compromiso de respetar el marco legal, pero sobre todo, de hacer un ejercicio ético de las funciones que se desarrollen en nombre de ella.

La política no es el secuestro de las instituciones democráticas, copando todos los espacios donde se pueda ejercer, para controlarlos, manipularlos y cooptar voluntades, comprando plumas, alquilando cerebros y silenciando organizaciones sociales; la política es expresión de pluralidad, de diversidad, de criticidad, de debate de las ideas, de ahí que la misma habilita los espacios para el disenso y el consenso de los ciudadanos (Arendt, 2003).

La política implica que se puedan abrir las academias, que las escuelas sean centros para la criticidad, donde no se impongan las doctrinas, sino que la gente pueda discernir, descubrir y plantearse el tipo de sociedad que desea tener. Por eso que, al revisar nuestra modelo de educación, se puede percibir como esta responde a la manipulación, a la sumisión, generando ciudadanos sin criticidad, sin visión, pero peor aún, ciudadanos que piensen que la política es inmoralidad, es manipulación, es imposición (Bernstein1996).

Es imposible que una sociedad pueda desarrollarse, donde el ejercicio de la política sea visto como un medio para el enriquecimiento ilícito, donde la complicidad de sectores empresariales, religiosos e intelectuales se colocan en una misma dirección, para violentar el orden democrático, crear mecanismos de conveniencia y destruir los valores sociales de la honestidad, la dignidad, la humildad y responsabilidad.

La política y los políticos no pueden seguir alimentando el desorden social, la delincuencia y la inmoralidad, que día a día pervierte a nuestros jóvenes, enrumbándolo por el camino de lo fácil, de acumular riquezas sin producirlas, de violar el marco legal sin tener un régimen de consecuencia.

El surgimiento de la política no es nada nuevo, no es de la modernidad, cuando hablamos del comienzo de lo que hoy conocemos como política, debemos remontarnos al periodo neolítico, en el cual la sociedad empezaba a organizarse de manera jerárquica y algunos individuos obtenían un poder por sobre el resto, en ese sentido podemos señalar que la política surge a partir del dominio de los que tenían poder de diferente índole y los que lo tenía, de tal manera que la política es tan antigua como la humanidad.

Es determinante cambiar esta realidad, no podemos seguir teniendo unos actores que se hacen llamar políticos, que en realidad lo que han practicado es ser mercenarios, que desde el poder social, político, económico, cultural, religioso y de otra naturaleza ocupan las instituciones sociales, políticas y empresariales, religiosas para asaltarlas, y considerarse dueño donde las ideas de los demás no tiene espacio, y por lo tanto hacen un uso irracional del poder.

Por supuesto una sociedad no puede estar exenta de política, políticos y partidos son necesarios para ir creando un estado donde todos los grupos sociales discutan y a través del debate de las ideas y pensamiento hagan aporten al desarrollo del estado y al bien común de toda la sociedad.

El problema no es ese si no preguntarse, ¿cuánto a usted le interesa la Política? ¿Cómo participa en la Política? ¿Es importante que una sociedad tenga cultura política? ¿Son necesario los partidos y los políticos? ¿Se ha convertido en un negocio la política? ¿Y los políticos se mueven al mejor postor? ¿Usted ciudadano aunque diga que no le interesa la política cree que está participando en ella? dialogue usted mismo y respóndase.

 

Julio César Guerrero Días

El ágora nica | Desde la antigua Roma, el espacio público sigue siendo el más idóneo y transparente para el debate.

Ver todas las entradas de Julio César Guerrero Días →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!